Pin­to

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

l due­lo por la­muer­te de Jo­sé Pin­to, el con­cur­san­te de ¡Boom! y de Sa­ber y ga­nar, ha si­do una pe­que­ña gran ca­tar­sis que ha re­cor­da­do que la te­le­vi­sión la ha­cen per­so­nas y no so­lo per­so­na­jes. Vi­vi­mos en un mun­do don­de to­dos in­ter­pre­ta­mos un tex­to ajeno. No so­lo en la pan­ta­lla, con po­lí­ti­cos que re­pi­ten con­sig­nas y ar­gu­men­ta­rios (sic) ypre­sen­ta­do­res que leen el te­le­prom­pter, sino en cual­quier as­pec­to de la vi­da: em­plea­dos que di­cen lo que sus je­fes es­pe­ran que di­gan, je­fes que di­cen lo que creen que les va a ha­cer más je­fes, pro­fe­so­res con adoc­tri­na­mien­to pe­da­gó­gi­co, pa­re­jas que si­guen con­se­jos psi­co­ló­gi­cos pa­ra tra­ba­jar­se la re­la­ción, pa­dres que te di­cen fra­ses te­rri­bles por tu bien y has­ta co­lum­nis­tas que dan ro­deos re­tó­ri­cos pa­ra lle­var al lec­tor a huer­tos don­de nun­ca en­tra­ría por su pro­pio pie. Cuán­ta gen­te co­no­ce­mos que so­lo ha­bla con fra­ses he­chas y jer­ga apren­di­da en un más­ter uni­ver­si­ta­rio. Cuán­ta chá­cha­ra so­por­ta­mos a lo lar­go del día sin es­cu­char o pro­nun­ciar una so­la pa­la­bra es­pon­tá­nea o fue­ra de tono, y cuan­tí­si­mo agra­de­ce­mos los ra­ros mo­men­tos en que esa pa­la­bra es­ta­lla y rom­pe las ceremonias y los pro­to­co­los que nos as­fi­xian co­mo cor­ba­tas.

Jo­sé Pin­to ha­bla­ba sin guion. Era un con­cur­san­te, no le es­cri­bían las fra­ses. Y el pú­bli­co lo sa­bía, por­que no se pue­de fin­gir du­ran­te tan­tos me­ses ser al­go que no eres (pue­des fin­gir una tar­de, pe­ro ni si­quie­ra una tar­de en­te­ra). Se­du­jo a la au­dien­cia sin que 10 guio­nis­tas pen­sa­ran una es­tra­te­gia de se­duc­ción. Sim­ple­men­te, se plan­tó fren­te a la cá­ma­ra y fue él mis­mo. Por eso, aun­que la re­la­ción que el pú­bli­co tu­vo con él se pa­re­cía mu­cho a la que los lec­to­res tie­nen con los per­so­na­jes de las gran­des no­ve­las que no quie­ren que se aca­ben, su muer­te ha si­do llo­ra­da co­mo la deu­na­mi­go. Nin­gún per­so­na­je, nin­gún pro­duc­to sa­li­do de la ca­be­za de na­die e in­ter­pre­ta­do por el cuer­po de otro, pue­de sus­ti­tuir a una per­so­na es­pon­tá­nea y di­rec­ta. Jo­sé Pin­to no se po­día fa­bri­car. Por eso es in­sus­ti­tui­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.