El ál­bum ín­ti­mo de los fu­si­la­dos

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

pre­sen­te al “pa­dre ro­jo” per­ju­di­ca­ba el ne­go­cio. En otros ho­ga­res, los re­tra­tos se co­lo­ca­ron en la me­si­lla de no­che pa­ra vol­ver a ver­los en sue­ños, “la glo­rio­sa pa­tria de los muer­tos”, de­cía Oc­ta­vio Paz.

Pa­ra gran par­te de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, su pri­mer re­tra­to fue a tra­vés de los fo­tó­gra­fos am­bu­lan­tes que acu­dían a las fe­rias y fies­tas lo­ca­les. Los Cal­vo Na­vas po­san en 1930 de­lan­te de un pa­nel que si­mu­la Se­vi­lla. Diez años des­pués, la fa­mi­lia re­cu­rre de nue­vo a un fo­tó­gra­fo am­bu­lan­te. El fon­do es idén­ti­co, pe­ro cues­ta re­cono- ños. Pa­ra am­pliar­los o in­tro­du­cir a los que ha­bían des­apa­re­ci­do en mon­ta­jes di­se­ña­dos por las fa­mi­lias, los re­pre­sa­lia­dos acu­die­ron a la­bo­ra­to­rios que usa­ban la téc­ni­ca del bro­mó­leo (pin­tar so­bre la ima­gen). Luis Mo­ra­les, hi­jo de fo­tó­gra­fo, era un ni­ño, pe­ro re­cuer­da las vi­si­tas de mu­je­res —“siem­pre eran­mu­je­res”— de ne­gro que acu­dían al es­ta­ble­ci­mien­to. “A mi her­ma­na y amí nos da­ban­mie­do aque­llas fo­tos. Sa­bía­mos que aquel hom­bre no es­ta­ba vi­vo…”. Ellas no lo de­cían al ha­cer el en­car­go, pe­ro Luis no ne­ce­si­ta­ba oír­lo pa­ra sa­ber­lo.

El li­bro ana­li­za tam­bién el in­ter­cam­bio de fo­tos en­tre pre­sos y fa­mi­lia­res —que per­mi­tió que pa­dres co­no­cie­ran a sus hi­jos al sa­lir de la cár­cel— y en­tre los exi­lia­dos y sus ho­ga­res. “Aquí nun­ca se ha­bla­ba de aque­llo y en el exi­lio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.