Con dis­tin­tos ni­ve­les de éxi­to, Ru­sia ac­túa en Eu­ro­pa a tra­vés de ga­so­duc­tos, pro­pa­gan­da, es­pio­na­je, víncu­los po­lí­ti­cos y re­li­gio­sos. La UE afron­ta el re­to de res­pon­der con uni­dad al desafío

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

no a uno, día tras día, co­mo en un ate­rra­dor re­la­to mi­to­ló­gi­co, po­li­mór­fi­cos ten­tácu­los se ex­tien­den des­de la im­pe­ne­tra­ble ata­la­ya del Krem­lin y al­can­zan y ci­ñen el her­mo­so cuer­po de Eu­ro­pa. Un día apa­re­cen en for­ma de un nue­vo gi­gan­tes­co ga­so­duc­to ex­ten­di­do por el le­cho del mar Bál­ti­co; otro con el as­pec­to de una be­ca­ria en el Par­la­men­to Eu­ro­peo que re­sul­ta ser la hi­ja del por­ta­voz del pre­si­den­te ru­so; otro más con la apa­rien­cia de la es­tre­cha re­la­ción en­tre Mos­cú y un vi­ce­pre­si­den­te ita­liano; otro más to­da­vía sus­tan­cián­do­se en ve­ne­nos le­ta­les de cor­te so­vié­ti­co en Reino Uni­do; o en bro­tes de fa­ke news in­yec­ta­dos pa­ra sem­brar dis­cor­dia. Por ra­zo­nes de pul­cri­tud de re­dac­ción es­te pá­rra­fo de­be con­cluir, pe­ro, que­rien­do, po­dría alar­gar­se bas­tan­te.

Es­ta se­ma­na aflo­ra­ron tres anéc­do­tas que ali­men­tan el re­la­to: la cues­tión Eli­za­ve­ta Pes­ko­va, hi­ja del por­ta­voz de Vla­dí­mir Pu­tin, y be­ca­ria en la Eu­ro­cá­ma­ra con un dipu­tado de la ul­tra­de­re­cha fran­ce­sa; la de­ten­ción en Sue­cia de un pre­sun­to es­pía ru­so; la pre­sen­ta­ción de un in­for­me del King’s Co­lle­ge que se­ña­la que me­dios es­ta­ta­les ru­sos —RT y Sput­nik— pu­bli­ca­ron 735 ar­tícu­los con 138 ver­sio­nes con­tra­dic­to­rias so­bre el ata­que con el agen­te quí­mi­co No­vi­chok ha­ce un año en Reino Uni­do en las cua­tro se­ma­nas si­guien­tes al su­ce­so: un cla­ro in­ten­to de en­tur­biar las aguas.

El pri­mer asun­to es un te­ma pro­ba­ble­men­te me­nor e in­clu­so irre­le­van­te (pe­ro se­gu­ro que Pu­tin ha­brá go­za­do vien­do el es­cán­da­lo que se ha mon­ta­do); el se­gun­do, or­di­na­ria ad­mi­nis­tra­ción en el vie­jo ofi­cio del es­pio­na­je; el ter­ce­ro, otro in­di­cio de pe­li­gro­sas tác­ti­cas, aun­que que­da por de­ter­mi­nar su im­pac­to real.

Enor­me­men­te más gra­ve, en cam­bio, es el re­cio pul­so que se li­bra al­re­de­dor del ga­so­duc­to Nord Stream 2, que pre­ten­de ele­var la ca­pa­ci­dad de su­mi­nis­tro di­rec­to des­de Ru­sia has­ta Ale­ma­nia sor­tean­do el pa­so por los paí­ses del Es­te eu­ro­peo. El pro­yec­to, li­de­ra­do por la ru­sa Gaz­prom, tie­ne una gran re­le­van­cia geo­po­lí­ti­ca. En % 100 80 60 40 Pri­mer se­mes­tre 2018 Qa­tar Ar­ge­lia No­rue­ga Otros Sus­ci­ta enor­mes sus­pi­ca­cias en to­da Eu­ro­pa, en un es­ce­na­rio de cre­cien­te de­pen­den­cia ener­gé­ti­ca del con­ti­nen­te, y es­pe­cial­men­te en los paí­ses del Es­te que ven ero­sio­na­da su po­si­ción co­mo paí­ses de trán­si­to del gas. El fra­gor de la ba­ta­lla es má­xi­mo, y a me­dia­dos de mes las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas al­can­za­ron una so­lu­ción de com­pro­mi­so, que su­po­ne un pa­so ade­lan­te por­que ex­tien­de a ga­so­duc­tos pro­ce­den­tes de fue­ra de la UE la apli­ca­ción de las re­glas del­mer­ca­do co­mún y por­que de­ja en ma­nos de la Co­mi­sión la úl­ti­ma pa­la- No­rue­ga Ka­za­jis­tán Ni­ge­ria bra so­bre po­si­bles ex­cep­cio­nes; pe­ro no lle­ga a abor­tar el pro­yec­to Nord Stream 2 co­mo re­cla­ma­ban sus crí­ti­cos. Ber­lín y Mos­cú si­guen ade­lan­te. Ru­sia es el ma­yor ex­por­ta­dor de gas y pe­tró­leo a la UE. El ten­tácu­lo se mue­ve.

Si el prin­ci­pal país eu­ro­peo lu­cha a pe­cho des­cu­bier­to por un pro­yec­to tan fa­vo­ra­ble pa­ra Ru­sia en ma­te­ria ener­gé­ti­ca, tam­bién con­vie­ne de­te­ner la mi­ra­da en otro im­por­tan­te país de laUE: Ita­lia. El vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno y mi­nis­tro del In­te­rior, Mat­teo Sal­vi­ni, es un ex­plí­ci­to de­fen­sor de una me­jo­ra de re­la­cio­nes con Ru­sia. Ha via­ja­do en múl­ti­ples oca­sio­nes a Mos­cú. El pri­mer mi­nis­tro, Giu­sep­pe Con­te, que­bró la uni­dad eu­ro­pea en un G7 el año pa­sa­do al afir­mar que Ru­sia de­be­ría vol­ver a ese fo­ro. Ro­ma no ha lle­ga­do a rom­per el fren­te eu­ro­peo en ma­te­ria de san­cio­nes, pe­ro es cla­ra­men­te una fuer­za que po­ne la sor­di­na.

En cuan­to a san­cio­nes, la UE y EE UU es­tu­dian una nue­va ron­da con­jun­ta co­mo reac­ción al apre­sa­mien­to por par­te de Ru­sia de tres bar­cos y un par de de­ce­nas de ma­ri­ne­ros de Ucra­nia—otro ten­tácu­lo— el pa­sa­do mes de no­viem­bre. Es po­si­ble que ha­ya desa­rro­llos pron­to. De mo­men­to, ca­be des­ta­car en­tre los lo­gros la uni­dad man­te­ni­da por los eu­ro­peos al res­pec­to des­de la in­va­sión ru­sa en Ucra­nia en 2014. Pe­ro tam­bién hay que se­ña­lar que el opo­si­tor ru­so Ale­xéi Na­val­ni cri­ti­ca­ba en una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da es­ta se­ma­na por Fi­nan­cial Ti­mes la in­efi­ca­cia del ac­tual sis­te­ma san­cio­na­to­rio oc­ci­den­tal.

Ru­sia, una ex­tra­ña su­per­po­ten­cia con el PIB de Ita­lia y gra­ves pro­ble­mas de­mo­grá­fi­cos, cuen­ta con múl­ti­ples pa­lan­cas pa­ra al­can­zar sus ob­je­ti­vos es­tra­té­gi­cos en Eu­ro­pa. No so­lo los re­cur­sos ener­gé­ti­cos, mi­li­ta­res, de in­te­li­gen­cia. Tam­bién víncu­los his­tó­ri­cos, ideo­ló­gi­cos, o ca­pa­ci­dad de pe­ne­tra­ción vía nue­vas tec­no­lo­gías. La co­ne­xión es­la­va u or­to­do­xa es útil en los Bal­ca­nes; el con­ser­va­du­ris­mo pa­trió­ti­co y tra­di­cio­na­lis­ta crea la­zos en Eu­ro­pa oc­ci­den­tal; las de­mos­tra­das ca­pa­ci­da­des de al­bo­ro­to del de­ba­te pú­bli­co vía ro­bo y fil­tra­ción de con­te­ni­dos po­lí­ti­cos o di­se­mi­na­ción de fa­ke news tam­bién es una pa­lan­ca gra­ve, má­xi­me aho­ra que se acer­can las elec­cio­nes eu­ro­peas. Pu­tin re­equi­li­bra con in­te­li­gen­cia su in­fe­rio­ri­dad en múl­ti­ples do­mi­nios. Con­vie­ne no so­bre­rreac­cio­nar his­té­ri­ca­men­te an­te asun­tos me­no­res y de es­ca­so im­pac­to; pe­ro no ca­be du­da de que es im­pres­cin­di­ble man­te­ner las fi­las prie­tas y la guar­dia al­ta. Prio­ri­zar el in­te­rés ener­gé­ti­co ale­mán o el in­te­rés ex­por­ta­dor ita­liano no pa­re­ce el ca­mino ade­cua­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.