An­drés vuel­ve a ca­mi­nar

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

An­drés He­rre­ra, de 39 años, su­frió un ac­ci­den­te de trá­fi­co en 2006 que lo de­jó en una si­lla de rue­das. “Cuan­do el mé­di­co te di­ce que no vas a vol­ver a ca­mi­nar se te cae el mun­do en­ci­ma”, ex­pli­có ayer. Ha­ce cin­co años de­ci­dió par­ti­ci­par en un en­sa­yo clí­ni­co en el hos­pi­tal Puer­ta de Hie­rro (Ma­drid), que pro­ba­ba una te­ra­pia con cé­lu­las ma­dre del pro­pio pa­cien­te pa­ra tra­tar las le­sio­nes me­du­la­res par­cia­les, un pro­yec­to de Je­sús Va­que­ro, je­fe de Neu­ro­ci­ru­gía del cen­tro hos­pi­ta­la­rio. Los re­sul­ta­dos de es­ta in­ves­ti­ga­ción de la sa­ni­dad pú­bli­ca, co­mo se ex­pu­sie­ron ayer, son muy po­si­ti­vos: los pa­cien­tes han me­jo­ra­do la sen­si­bi­li­dad, la elas­ti­ci­dad, el con­trol de es­fín­te­res y la ca­pa­ci­dad mo­to­ra. La Agen­cia Es­pa­ño­la del me­di­ca­men­to ha au­to­ri­za­do el uso de es­ta te­ra­pia de­ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca, y el hos­pi­tal ma- dri­le­ño va a ini­ciar­lo con 30 pa­cien­tes en un pri­mer año. Se tra­ta, se­gún el Go­bierno re­gio­nal, del pri­mer me­di­ca­men­to de te­ra­pia avan­za­da y fa­bri­ca­ción no in­dus­trial au­to­ri­za­do en la sa­ni­dad pú­bli­ca eu­ro­pea.

He­rre­ra de­mos­tró la me­jo­ría ca­mi­nan­do­muy des­pa­cio, ayu­da­do de dos mu­le­tas, y man­te­nién­do­se de pie apo­ya­do en el atril. “El doc­tor Va­que­ro tie­ne una va­ri­ta má­gi­ca”, bro­meó. El tra­ta­mien­to no pue­de apli­car­se a las le­sio­nes me­du­la­res com­ple­tas (cuan­do es­ta se sec­cio­na). El equi­po de Va­que­ro lo ha pro­ba­do, y no ha fun­cio­na­do (las cé­lu­las ma­dre cul­ti­va­das ne­ce­si­tan que que­de al­go de la co­ne­xión me­du­lar pa­ra fun­cio­nar). Pe­ro abre una puer­ta a me­jo­rar la vi­da de las per­so­nas que han te­ni­do un ac­ci­den­te.

Va­que­ro ex­pli­có que el pro­ce­so con­sis­te en una “ex­trac­ción de cé­lu­las ma­dre me­sen­qui­ma­les de la mé­du­la ósea del pa­cien­te”. “Las lle­va­mos a una sa­la de pro­duc­ción ce­lu­lar —de­no­mi­na­da sa­la blan­ca por sus con­di­cio­nes ex­tre­mas de asep­sia—, don­de rea­li­za­mos un cul­ti­vo que in­clu­ye tam­bién el plas­ma del pro­pio pa­cien­te. Des­pués le in­yec­ta­mos a esa mis­ma per­so­na el me­di­ca­men­to ge­ne­ra­do en el lu­gar exac­to de la le­sión me­du­lar o en el lí­qui­do ce­fa­lo­rra­quí­deo”. Se tra­ta de una téc­ni­ca per­so­na­li­za­da, ya que se rea­li­za con las cé­lu­las del pro­pio pa­cien­te y de acuer­do con las ca­rac­te­rís­ti­cas en neu­ro­ima­gen de ca­da le­sión. Des­pués ha­ce fal­ta reha­bi­li­ta­ción. Mu­cha reha­bi­li­ta­ción. Los re­sul­ta­dos per­mi­ten que quie­nes han su­fri­do le­sio­nes me­du­la­res par­cia­les pue­dan al­ber­gar es­pe­ran­zas de me­jo­rar su si­tua­ción. Se­gún Va­que­ro, quie­nes se han so­me­ti­do a es­ta ini­cia­ti­va han no­ta­do avan­ces co­mo una ma­yor sen­si­bi­li­dad y una me­nor ri­gi­dez mus­cu­lar, una li­ge­ra me­jo­ría en la fun­ción mo­to­ra de al­gu­nos pa­cien­tes, una me­nor sen­sa­ción de do­lor neu­ro­pá­ti­co, una me­jo­ría en la fun­ción se­xual y, en mu­chos ca­sos, un ma­yor con­trol de es­fín­te­res. He­rre­ra pu­so voz a es­te ejem­plo. “Des­pués de mi ac­ci­den­te, me ne­ga­ba a sa­lir a la ca­lle con mis ami­gos por­que no po­día con­tro­lar si ne­ce­si­ta­ba ir al wa­ter o no. Des­de que en 2013 en­tré en es­te pro­yec­to he me­jo­ra­do mu­chí­si­mo y ya no ten­go es­te pro­ble­ma. Ade­más, es­toy me­jo­ran­do en cuan­to a mo­vi­li­dad. Me ha cam­bia­do la vi­da”, di­jo.

En la pre­sen­ta­ción de ayer, Va­que­ro de­ta­lló al­gu­nos as­pec­tos téc­ni­cos de la in­no­va­ción. “Uti­li­za­mos plas­ma au­tó­lo­go, que se usa co­mo ex­ci­pien­te de las cé­lu­las; apos­ta­mos por una al­ta con­cen­tra­ción de cé­lu­las pa­ra re­lle­nar pe­que­ñas fi­su­ras; rea­li­za­mos una ad­mi­nis­tra­ción in­tra­te­cal [di­rec­ta­men­te a la co­lum­na], re­pe­ti­mos el pro­ce­di­mien­to va­rias ve­ces y tra­ta­mos de lo­grar la su­per­vi­ven­cia ce­lu­lar más lar­ga po­si­ble”, se­ña­ló.

El pro­ce­di­mien­to so­lo se pue­de apli­car a pa­cien­tes en fa­se cró­ni­ca, da­do que en los dos años si­guien­tes a una le­sión me­du­lar hay un pe­que­ño por­cen­ta­je de per­so­nas que me­jo­ran su si­tua­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.