El cam­bio cli­má­ti­co re­du­ce la pes­ca

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El ca­len­ta­mien­to del mar afec­ta a los gran­des ca­la­de­ros pes­que­ros. Aun­que al­gu­nas es­pe­cies y áreas se es­tán vien­do fa­vo­re­ci­das, el re­sul­ta­do ne­to del au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras ma­rí­ti­mas es una re­duc­ción de la pes­ca dis­po­ni­ble. En­tre las zo­nas más afec­ta­das es­tán las cos­tas es­pa­ño­las y otras zo­nas ex­plo­ta­das por pes­que­ros es­pa­ño­les, co­mo el gol­fo de Viz­ca­ya o el mar de Ir­lan­da.

Con da­tos de 235 gran­des po­bla­cio­nes de 124 es­pe­cies de in­te­rés pes­que­ro en 38 eco­rre­gio­nes del pla­ne­ta y la evo­lu­ción de las cap­tu­ras y las tem­pe­ra­tu­ras des­de 1930, un gru­po de cien­tí­fi­cos ha ana­li­za­do el im­pac­to del cam­bio cli­má­ti­co en cur­so so­bre la pes­ca. El tra­ba­jo in­di­ca un pro­gre­si­vo em­peo­ra­mien­to del stock pes­que­ro a me­di­da que ha ido au- El Go­bierno dio ayer un pa­so pa­ra aca­bar con el lim­bo le­gal en el que se en­cuen­tran los jó­ve­nes que aca­ban la uni­ver­si­dad, es­tu­dian un más­ter y co­mien­zan su ca­rre­ra in­ves­ti­ga­do­ra en con­di­cio­nes mu­chas ve­ces pre­ca­rias, con in­fra­suel­dos e ines­ta­bi­li­dad la­bo­ral. El Con­se­jo deMi­nis­tros apro­bó el Es­ta­tu­to del per­so­nal in­ves­ti­ga­dor pre­doc­to­ral en for­ma­ción, que es­ta­ble­ce un sa­la­rio mí­ni­mo men­tan­do la tem­pe­ra­tu­ra me­dia del­mar. Aun­que en tér­mi­nos glo­ba­les ape­nas ha subido un gra­do des­de fi­na­les del si­glo XIX, hay áreas geo­grá­fi­cas, es­pe­cies y po­bla­cio­nes que no es­tán pu­dien­do adap­tar­se al ca­lor ex­tra.

“Se ha pro­du­ci­do un des­cen­so de las cap­tu­ras sos­te­ni­bles de pes­ca del 4% des­de 1930 en las po­bla­cio­nes es­tu­dia­das”, ex­pli­ca el in­ves­ti­ga­dor del Gru­po de Pes­ca Sos­te­ni­ble de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia San­ta Bar­ba­ra (EE UU) y prin­ci­pal au­tor del es­tu­dio, Ch­ris Free. “Es­to sig­ni­fi­ca un des­cen­so del 4% del pes­ca­do dis­po­ni­ble pa­ra co­mer y dis­po­ni­ble pa­ra man­te­ner a los pes­ca­do­res que lo pes­can. Pue­de no pa­re­cer­mu­cho, pe­ro su­po­nen ca­si 1,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das”, aña­de. Hay que te­ner en cuen­ta que el es­tu­dio ma­ne­ja da­tos que abar­can un ter­cio de de 16.422 eu­ros bru­tos anua­les y fi­ja un má­xi­mo de 180 ho­ras de ta­reas do­cen­tes du­ran­te el con­tra­to pre­doc­to­ral pa­ra evi­tar que los jó­ve­nes sean usa­dos co­mo mano de obra ba­ra­ta y sus­ti­tu­yan en las au­las a pro­fe­so­res con­tra­ta­dos.

“Es muy po­si­ti­vo, lle­vá­ba­mos más de sie­te años es­pe­ran­do es­to. Es el pri­mer pa­so pa­ra lo­grar una ca­rre­ra in­ves­ti­ga­do­ra dig­na en es­te país, que a día de hoy no exis­te”, aplau­de Pa­blo Gi­mé­nez, las cap­tu­ras glo­ba­les, así que el des­cen­so to­tal ha­bría que mul­ti­pli­car­lo por tres.

El tra­ba­jo, pu­bli­ca­do en Scien­ce, mues­tra que el im­pac­to es muy de­sigual. De las 38 áreas más im­por­tan­tes pa­ra la pes­ca, un psi­có­lo­go de 29 años de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid que bus­ca en ra­to­nes com­pues­tos que re­duz­can la adic­ción al al­cohol.

En Es­pa­ña ha­bía 66.000 es­tu­dian­tes de doc­to­ra­do ma­tri­cu­la­dos en el cur­so 2016-2017, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca. ElMi­nis­te­rio de Cien­cia cal­cu­la que unos 15.000 de ellos tie­nen al­gún ti­po de con­tra­to. Hay ca­sos co­mo los de los be­ne­fi­cia­rios de los ca­la­de­ros que más pier­den son, por es­te or­den, los del mar de Ja­pón, el mar del Nor­te, las cos­tas de Es­pa­ña y Por­tu­gal, las aguas de la co­rrien­te de Ku­ros­hio (al es­te de Chi­na, Tai­wán y Ja­pón) y las pla­ta­for­mas del gol­fo de Viz­ca­ya y el mar de Ir­lan­da. Los por­cen­ta­jes de re­duc­ción del pes­ca­do dis­po­ni­ble es­tán en­tre el 35% y el 15%. Cua­tro de es­tas re­gio­nes son ca­la­de­ros tra­di­cio­na­les de la flo­ta es­pa­ño­la, la quin­ta del mun­do en cap­tu­ras.

Mien­tras, las zo­nas que ga­nan con el cam­bio cli­má­ti­co son los ma­res que ro­dean a la pe­nín­su­la del La­bra­dor (no­res­te de Ca­na­dá), el mar Bál­ti­co, el océano Ín­di­co o las frías aguas de la cos­ta no­res­te del es­te de EE UU. Eso sí, los in­cre­men­tos aquí no com­pen­san las pér­di­das del res­to. Otros gran­des ca­la­de­ros, co­mo las Ayu­das de la Fun­da­ción Val­hon­do, en la Uni­ver­si­dad de Ex­tre­ma­du­ra, que re­ci­ben 11.520 eu­ros bru­tos anua­les, unos 880 eu­ros lim­pios al mes. “Ha­bla­mos de per­so­nas que han es­tu­dia­do un más­ter”, la­men­ta Gi­mé­nez, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Jó­ve­nes In­ves­ti­ga­do­res-Pre­ca­rios. En el otro ex­tre­mo, los in­ves­ti­ga­do­res pre­doc­to­ra­les de las con­vo­ca­to­rias del Pro­gra­ma Ta­len­to de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid ga­nan unos 19.750 eu­ros bru­tos anua­les.

El Go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro apro­bó en 2011 la ley de la cien­cia, que ya es­ta­ble­cía un ti­po de con­tra­to pre­doc­to­ral es­pe­cí­fi­co, fi­jan­do un pla­zo de dos años pa­ra su desa­rro­llo re­gla­men­ta­rio. Sin em­bar­go, Ma­riano Ra­joy su­pri­mió el Mi­nis­te­rio de Cien­cia y el desa­rro­llo de la ley el de la co­rrien­te de Hum­boldt (por­ción es­te del sur de Amé­ri­ca), Ben­gue­la, Áfri­ca del sur o la pla­ta­for­ma pa­ta­gó­ni­ca ape­nas han cam­bia­do.

El tras­torno cli­má­ti­co afec­ta de for­ma di­fe­ren­te a las dis­tin­tas es­pe­cies o po­bla­cio­nes de la mis­ma es­pe­cie. “Los pe­ces son co­mo Ri­ci­tos de Oro: no les gus­ta que el agua es­té de­ma­sia­do ca­lien­te o de­ma­sia­do fría. He­mos com­pro­ba­do que las po­bla­cio­nes que vi­ven en aguas más frías que sus tem­pe­ra­tu­ras idea­les tien­den a ver­se be­ne­fi­cia­das por el ca­len­ta­mien­to mien­tras que las que lo ha­cen en aguas con tem­pe­ra­tu­ras cer­ca­nas o más ca­lien­tes de las idea­les es­tán su­frien­do un im­pac­to ne­ga­ti­vo”.

En­tre las po­bla­cio­nes que ya es­tán en el um­bral tér­mi­co se en­cuen­tran las de es­pe­cies tan re­le­van­tes co­mo el ba­ca­lao atlán­ti­co, el aren­que o el len­gua­do. En el otro ex­tre­mo, es­pe­cies co­mo el fle­tán ne­gro, la lu­bi­na ne­gra, viei­ras y ca­ma­rón nór­di­co es­tán­me­dran­do. Pe­ro in­clu­so es­tas po­drían ver­se com­pro­me­ti­das en el fu­tu­ro. “Las po­bla­cio­nes de pe­ces so­lo pue­den to­le­rar el ca­len­ta­mien­to has­ta cier­to pun­to”, re­cuer­da en una no­ta el pro­fe­sor del De­par­ta­men­to de Cien­cias Ma­ri­nas y Cos­te­ras de la Uni­ver­si­dad Rut­gers (EE UU) y coau­tor del es­tu­dio, Olaf Jen­sen. “Es pro­ba­ble que mu­chas de las es­pe­cies que se han be­ne­fi­cia­do del ca­len­ta­mien­to has­ta aho­ra co­mien­cen a per­der efec­ti­vos a me­di­da que las tem­pe­ra­tu­ras si­gan au­men­tan­do”, aña­de.

Co­no­cer la si­tua­ción de la pes­ca dis­po­ni­ble en el fu­tu­ro es vi­tal. Se­gún el úl­ti­mo in­for­me de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO), el 50% de las pro­teí­nas de ori­gen ani­mal que ali­men­tan a los hu­ma­nos vie­nen de la pes­ca. Y de po­co ser­vi­rá re­du­cir la so­bre­pes­ca si, por otro la­do, el im­pac­to de otro fe­nó­meno an­tro­po­gé­ni­co co­mo son las emi­sio­nes de CO neu­tra­li­za la me­jo­ra en la ges­tión de los re­cur­sos.

“De no cum­plir­se con los Acuer­dos de Pa­rís, los paí­ses me­nos res­pon­sa­bles del ca­len­ta­mien­to so­por­ta­rían el 90% de sus im­pac­tos ne­ga­ti­vos, tam­bién en la pes­ca”, re­cuer­da An­drés Cis­ne­ro­sMon­te­ma­yor, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to pa­ra los Océa­nos y la Pes­ca de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca (Ca­na­dá). nun­ca se pro­du­jo, has­ta hoy. Son ca­si seis años de re­tra­so. El ga­bi­ne­te de Pe­dro Du­que cree que las nue­vas con­di­cio­nes la­bo­ra­les ayu­da­rán a ha­cer la ca­rre­ra in­ves­ti­ga­do­ra más atrac­ti­va y a fre­nar la fu­ga de ce­re­bros. Has­ta la ley de la cien­cia de 2011, los in­ves­ti­ga­do­res pre­doc­to­ra­les eran con­si­de­ra­dos be­ca­rios en sus pri­me­ros años, sin po­si­bi­li­dad de co­brar el pa­ro o co­ti­zar pa­ra una pen­sión.

Gi­mé­nez, pe­se a la ale­gría, cree que el de­cre­to es “un do­cu­men­to de mí­ni­mos” que de­ja ta­reas pen­dien­tes: “Los in­ves­ti­ga­do­res pre­doc­to­ra­les no te­ne­mos de­re­cho a in­dem­ni­za­ción. No pue­de ser que al­guien que es­tá cua­tro años tra­ba­jan­do en un mis­mo cen­tro no ten­ga de­re­cho a un fi­ni­qui­to o a una in­dem­ni­za­ción. Es nues­tra gran ba­ta­lla per­di­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.