La his­te­ria y el fre­ne­sí

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

inali­za fe­bre­ro con dos fe­rias, la MWC en Bar­ce­lo­na, de­di­ca­da a la tec­no­lo­gía mó­vil. Y Ar­co, de­di­ca­da al ar­te con­tem­po­rá­neo, en Ma­drid. Una com­pa­ñe­ra que asis­tió a am­bas fe­rias por mo­ti­vos pro­fe­sio­na­les, me con­fe­só que ha­bía su­fri­do un ata­que de an­sie­dad en el AVE en­tre las dos ciu­da­des. “¿Por la ma­la se­ña­li­za­ción en los an­de­nes de Sants, en Bar­ce­lo­na, o por la len­ti­tud de la sa­li­da de Ato­cha, en Ma­drid?”, pre­gun­té. “No”, me di­jo res­pi­ran­do aún so­fo­ca­da: “Vi­ví un mo­men­to co­mo fue­ra de mí, y a mi al­re­de­dor to­do el mun­do subía y ba­ja­ba co­sas en las re­des. Unos pa­ra que Trump de­ci­die­ra una in­ter­ven­ción mi­li­tar en Ve­ne­zue­la aho­ra mis­mo. Al­gu­nos po­cos pre­gun­tán­do­se qué po­ner­se pa­ra el cóc­tel en ca­sa de Pas­cua Or­te­ga. Y otros va­ti­ci­nan­do que el fa­bri­can­te chino Hua­wei le da­rá a Trump una sor­pre­sa de­mos­tran­do la in­con­sis­ten­cia de sus acu­sa­cio­nes de es­pio­na­je”. La abra­cé en plan so­li­da­rio. Ymur­mu­ró: “¡Tan­ta in­for­ma­ción al mis­mo tiem­po so­lo trae his­te­ria y fre­ne­sí!”.

La acom­pa­ñé a la sa­la vip, o loun­ge a se­cas co­mo se di­ce aho­ra, de Ar­co y la per­dí de vis­ta en­vuel­ta en el fre­ne­sí de la fe­ria. To­do el mun­do­me su­ge­ría que vie­ra el ni­not del Rey fir­ma­do por San­tia­go Sie­rra, que pue­de ser ad­qui­ri­do con la con­di­ción de in­ci­ne­rar­lo an­tes de un año. Mien­tras mu­chos se pro­cla­ma­ban mo­les­tos, otros pro­po­nían un in­dul­to, pe­ro na­die ol­vi­da­ba ha­cer­se el sel­fie con la fa­mo­sa fi­gu­ra hi­per­rea­lis­ta de cua­tro me­tros. So­lo pu­de ver­la en los Ins­ta­gram de ami­gos. Asom­bro­sa­men­te, se ha­bla­ba po­co de ar­te por­que to­do el mun­do que­ría opi­nar so­bre la reali­dad que, un año más, lo su­pera to­do. Un gru­po de se­ño­ras co­lom­bia­nas obs­ta­cu­li­zó mi avan­ce, pre­gun­tán­do­me por Ve­ne­zue­la, ges­ti­cu­lan­do con sus ma­nos lle­nas de sor­ti­jas y co­pas de cham­pán. “Es­ta­mos abru­ma­das, con un nu­do en el co­ra­zón”, me ase­gu­ra­ron, mi­ran­do ha­cia los la­dos es­pe­ran­do atis­bar un fa­mo­so­más fa­mo­so que yo. In­ten­té ex­pli­car­les que pa­ra mí era tam­bién abru­ma­dor por­que­mi pa­dre vi­ve en Ca­ra­cas, sin po­der con­se­guir me­di­ci­nas ne­ce­sa­rias pa­ra su tra­ta­mien­to. Ya no me oían, o es­ta­ban más in­tere­sa­das en el fre­ne­sí cir­cun­dan­te. “Tie­ne que ha­ber in­ter­ven­ción mi­li­tar ya”, ex­cla­ma­ron mien­tras sa­lu­da­ban a otras con­tem­po­rá­neas y con­fun­dían sus­mó­vi­les pa­ra ha­cer­se au­to­re­tra­tos que con­fir­ma­sen su pre­sen­cia hi­per­real en la fe­ria. ¿Qué es­tá pa­san­do en el mun­do que to­do ne­ce­si­ta ser in­mor­ta­li­za­do por un sel­fie? Nos gus­ta­ría que se aca­ba­ra la dic­ta­du­ra y que Ve­ne­zue­la re­cu­pe­re los ali­men­tos y me­di­ci­nas cu­ya fal­ta cas­ti­ga mi­les de vi­das que ja­más es­ta­rán en si­tios co­mo Ar­co, a me­nos que sea en fo­to­gra­fías cruen­tas y de­nun­cia­do­ras que des­pués apa­re­cen co­mo fon­do con­tem­po­rá­neo de esos sel­fies.

Otro te­ma muy con­tem­po­rá­neo, la ciu­da­da­nía quie­re co- men­tar có­mo en­ca­jan los sim­pa­ti­zan­tes de Ciu­da­da­nos la irrup­ción de la ciu­da­da­na Ma­lú en la vi­da y cam­pa­ña de Al­bert Ri­ve­ra. En una fies­ta en Ma­drid el te­ma pa­ra­li­zó el jol­go­rio por­que­mu­chos se­gui­do­res del par­ti­do na­ran­ja no lo son tan­to de la can­tan­te, so­bri­na de Pa­co de Lu­cía. Pue­de ocu­rrir que en un en­torno li­be­ral con­ser­va­dor se pre­sen­ten sim­pa­tías cla­sis­tas, bá­si­ca­men­te por­que son tics que for­man par­te de la edu­ca­ción que mu­chas fa­mi­lias neo li­be­ra­les han pre­fe­ri­do no erra­di­car del to­do. Una asis­ten­te muy in­fluen­cer a esa fies­ta, aler­tó: “Eso tie­ne pin­ta de ter­mi­nar no Ma­lú, sino sen­ci­lla­men­te Mal”. “¿An­tes o des­pués de las elec­cio­nes?”, pre­gun­té en plan Mer­ce­des Mi­lá. “Ve­nía­mos muy bien, no ne­ce­si­tá­ba­mos es­ta pren­sa”. Es­tá cla­ro que Al­bert Ri­ve­ra no pien­sa igual. ¿En­ton­ces lo de Ma­lú y Al­bert es amor o po­lí­ti­ca?

La reapa­ri­ción es­te­lar de So­ra­ya Sáenz San­ta­ma­ría y Ma­riano Ra­joy en el de­co­ra­dí­si­mo Tri­bu­nal Su­pre­mo, con muy buen as­pec­to y el ci­nis­mo in­tac­to, re­cor­dó la de Lady Ga­ga y Brad­ley Coo­per en los Os­car. Ne­ce­si­to un cal­man­te. O un ma­le­fi­cio co­mo el de La be­lla dur­mien­te pa­ra dor­mir cien años y des­per­tar­me en otro si­glo me­nos re­vuel­to. Y que al des­per­tar­me, re­pi­tan esa ac­tua­ción de Lady Ga­ga y Brad­ley Coo­per can­tan­do Sha­llow en los Os­car. Lady Ga­ga es mi nue­va ído­lo, pe­ro­me en­can­ta­ría ha­cer con mi len­gua lo que Coo­per ha­ce con la su­ya cuan­do en­to­na la la laaa. Ya es uno de los mo­men­tos eró­ti­cos de es­te año. Du­ran­te un se­gun­do sen­tí a mi­les de mu­je­res desean­do ese la la la. Y esa len­gua. Y si Brad­ley pu­die­ra com­pla­cer­nos a to­dos, ¡ay!, por un ins­tan­te ol­vi­da­ría­mos a Ma­du­ro, a Trump, a Hua­wei y de­ja­ría­mos atrás la his­te­ria hue­ca y el fre­ne­sí hi­per­real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.