Han­sel y Gre­tel y la zo­na eu­ro

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

an­sel y Gre­tel sem­bra­ban pie­dre­ci­tas blan­cas pa­ra iden­ti­fi­car el ca­mino de vuel­ta a ca­sa. Un día las cam­bia­ron por mi­gas de pan, pe­ro los pá­ja­ros se las co­mie­ron y aca­ba­ron en la gua­ri­da de la bru­ja.

La his­to­ria del pre­su­pues­to de la eu­ro­zo­na, has­ta hoy, re­cuer­da la de la pri­me­ra par­te de ese cuen­to. O sea, que los pro­ta­go­nis­tas van des­cu­brien­do di­fi­cul­to­sa­men­te el ca­mino.

Pri­me­ro sur­gió co­mo pro­pues­ta de la Co­mi­sión, aun­que co­mo una lí­nea den­tro del pre­su­pues­to glo­bal de la UE. Lue­go la re­cu­pe­ró Em­ma­nuel Ma­cron, co­mo san­to y se­ña de su es­tam­pi­da eu­ro­peís­ta, mien­tras Ber­lín frun­cía dis­cre­ta­men­te el ce­ño. La Li­ga Han­seá­ti­ca, o de la tor­tu­ra aus­te­ri­ta­ria, tra­tó de co­mer­se los gui­ja­rros en el Eu­ro­gru­po, a fi­nal del año pa­sa­do.

Pe­ro eran du­ros de mas­ti­car, yHan­sel/Ma­cron, re­sis­ten­te: ne­ce­si­ta ofre­cer a los elec­to­res prue­bas tan­gi­bles de los re­sul­ta­dos de su eu­ro­peís­mo. Pre­sen­tó con Gre­tel/Mer­kel un pa­pel, vía mi­nis­tros.

Era no­ta­ble por­que te­nía vir­tu­des: el apo­yo a las in­ver­sio­nes de los paí­ses­más afec­ta­dos por los cho­ques asi­mé­tri­cos, la vin­cu­la­ción al pa­que­te pre­su­pues­ta­rio sep­te­nal de la UE, la ac­ti­va­ción au­to­má­ti­ca de los fon­dos. Jun­to con de­fec­tos: la ca­ren­cia de pro­pues­ta de ta­ma­ño, la ti­mi­dez en el uso de la ex­pre­sión “fun­ción es­ta­bi­li­za­do­ra”. Y al ca­bo, le­van­ta­ba, bra­vo, iras de la reac­ción.

Han­sel yG­re­tel lo­gra­ron pa­vi­men­tar de pie­dri­tas el Con­se­jo Eu­ro­peo del pa­sa­do di­ciem­bre y ob­te­ner un man­da­to a los ti­tu­la­res de Eco­no­mía yHa­cien­da pa­ra que es­te pró­xi­mo ju­nio pre­sen­ten un pro­yec­to. ¿Muy lio­so? Así avan­zan, a vai­ve­nes, las co­sas en es­ta Eu­ro­pa tré­mu­la.

Aho­ra Pa­rís y Ber­lín han pre­sen­ta­do un nue­vo do­cu­men­to, una nue­va pie­dri­ta: Eu­ro­zo­ne bud­ge­tary ins­tru­ment, poss­si­ble ways for­ward af­ter the de­cem­ber 2018 sum­mit. De­fec­tos: fo­ca­li­za­ción ex­clu­si­va en la con­ver­gen­cia y la com­pe­ti­ti­vi­dad (aun­que eso lo blin­da fren­te a los han­seá­ti­cos); go­ber­nan­za de­ma­sia­do in­ter­gu­ber­na­men­tal.

Ven­ta­jas. Men­ta la bi­cha pe­que­ña: el ins­tru­men­to ten­drá “efec­tos es­ta­bi­li­za­do­res du­ran­te los ma­los tiem­pos”; ten­drá “un rol es­ta­bi­li­za­dor”. Y la gran­de: po­drá aco­ger­se al “apa­lan­ca­mien­to” de los fon­dos pre­su­pues­ta­rios, pa­ra me­dian­te ¡eu­ro­bo­nos! o cré­di­tos, au­men­tar su po­ten­cial.

Lo de­ci­si­vo es que los gui­ja­rros no aca­ben con­vir­tién­do­se en mi­gas y no los de­glu­tan los bui­tres han­seá­ti­cos. No sea que aca­be­mos to­dos con la bru­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.