Ro­bots

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

ace mu­cho tiem­po que no re­vi­so dos pe­lí­cu­las de cien­cia fic­ción, o de es­tric­to te­rror, ti­tu­la­das La in­va­sión de los la­dro­nes de cuer­pos y su re­ma­ke La in­va­sión de los ul­tra­cuer­pos, pe­ro es­tán te­ne­bro­sa­men­te pre­sen­tes en mi en­fer­mo ce­re­bro ca­da vez que pi­so las ca­lles po­bla­das por ca­ra­va­nas de gen­te en­gan­cha­das a su mó­vil, ha­blan­do a gri­tos a tra­vés de au­ri­cu­la­res, le­yen­do li­bros elec­tró­ni­cos, ma­sa­jean­do su ta­ble­ta. Aun­que per­te­nez­can a un gru­po o for­men pa­re­jas ca­da uno va a lo su­yo. Y no mi­ran lo que tie­nen en­fren­te. Te lle­van por de­lan­te sin ne­ce­si­dad de dis­cul­par­se. En las ace­ras, en los se­má­fo­ros, en los pa­sos de ce­bra. Es tan ame­na­zan­te co­mo na­tu­ral. Y si lo­gras so­bre­po­ner­te a es­ce­na­rio tan mar­ciano, ten­drás que es­qui­var, o que te atro­pe­llen, los eco­lo­gis­tas de las bi­cis y los pa­ti­ne­tes.

Hay más mar­ti­rios pa­ra los an­cia­nos, los in­ca­pa­ces men­tal­men­te de usar las nue­vas tec­no­lo­gías, los in­cu­ra­bles y ran­cios año­ran­tes del mun­do de ayer (ay... los ci­nes, las li­bre­rías de ba­rrio, las tien­das de dis­cos), y es la si­tua­ción kaf­kia­na de que ca­da vez que uti­li­zas el te­lé­fono pa­ra pe­dir ci­tas mé­di­cas, con­sul­tas ban­ca­rias, agen­cias de se­gu­ros o de via­jes, com­pa­ñías te­le­fó­ni­cas, te en­con­tra­rás con vo­ces gra­ba­das, de­ses­pe­ran­tes ro­bots, que te pi­den que mar­ques cla­ves pa­ra que te in­for­men de sus ser­vi­cios, te re­mi­ten a sus pá­gi­nas web, te exi­gen tu usua­rio y tu con­tra­se­ña. ¿Nor­mal? No, de­men­cial. Y los de siem­pre se es­ta­rán fo­rran­do con lo de sus­ti­tuir la voz hu­ma­na por los au­tó­ma­tas.

En su no­ve­la Dia­rio de la gue­rra del cer­do, Bioy Ca­sa­res ima­gi­nó la ca­za mor­tal de in­ser­vi­bles vie­jos. En la pe­lí­cu­la Yo, Da­niel Bla­ke, Ken Loach re­tra­ta­ba la an­gus­tia de un hom­bre gra­ve­men­te en­fer­mo que in­ten­ta que le con­ce­dan la in­va­li­dez, pe­ro al que obli­gan a bus­car tra­ba­jo pa­ra otor­gar­le el sub­si­dio. Y esa bar­ba­rie bu­ro­crá­ti­ca de­be re­sol­ver­la a tra­vés de In­ter­net. No sa­be, no apren­de, no pue­de. El co­ra­zón le es­ta­lla. Uno me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.