Ar­ge­lia, pen­dien­te de Bu­te­fli­ka

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El país más ex­ten­so de Áfri­ca, el Es­ta­do del nor­te del con­ti­nen­te que más in­vier­te en ar­ma­men­to mi­li­tar y al que Es­pa­ña com­pra el 57% del gas que con­su­me: Ar­ge­lia, con 41 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, es­tá pen­dien­te de la sa­lud y la vo­lun­tad del pre­si­den­te ar­ge­lino Ab­de­la­ziz Bu­te­fli­ka, apo­da­do por mu­chos co­mo La Mo­mia por su as­pec­to y es­ta­do de sa­lud tras el de­rra­me ce­re­bral su­fri­do en 2013. Un hom­bre que cum­plió ayer 82 años, que no pro­nun­cia un dis­cur­so en pú­bli­co des­de ma­yo de 2012 y que el pa­sa­do 10 de fe­bre­ro ex­pre­só por car­ta su in­ten­ción de pre­sen­tar­se a las pre­si­den­cia­les del pró­xi­mo 18 de abril. Hoy, úl­ti­mo día pa­ra ofi­cia­li­zar las can­di­da­tu­ras, se sa­brá si Bu­te­fli­ka con­cu­rre fi­nal­men­te. Si lo ha­ce, a te­nor del re­sul­ta­do de co­mi­cios pre­ce­den­tes, el pre­si­den­te se ha­ría con un quin­to man­da­to.

Mien­tras cien­tos de mi­les de per­so­nas sa­lían es­ta se­ma­na a las ca­lles de las prin­ci­pa­les ciu­da­des pa­ra ex­pre­sar su re­cha­zo a la quin­ta can­di­da­tu­ra de Bu­te­fli­ka, el di­ri­gen­te per­ma­ne­cía in­ter­na­do en un hos­pi­tal de Gi­ne­bra, adon­de acu­dió el do­min­go pa­sa­do pa­ra so­me­ter­se a un “exa­men mé­di­co ru­ti­na­rio”.

La de­ses­pe­ra­ción ha ido au­men­tan­do des­de 2014, en el úl­ti­mo man­da­to de Bu­te­fli­ka, con­for­me el ré­gi­men acu­só la ba­ja­da de los pre­cios del pe­tró­leo, de don­de pro­ce­de el 97% de sus in­gre­sos por ex­por­ta­cio­nes. Las pro­tes­tas fue­ron to­man­do for­ma des­de el año pa­sa­do en los es­ta­dios de fút­bol. Los jó­ve­nes se atre­vie­ron a mo­far­se abier­ta­men­te de Bu­te­fli­ka, cri­ti­ca­ban el in­mo­vi­lis­mo y la co­rrup­ción de un ré­gi­men que so­lo los abo­ca­ba a ju­gar­se la vi­da en una pa­te­ra o a en­gan­char­se a la dro­ga. De los es­ta­dios las crí­ti­cas pa­sa­ron tam­bién a las re­des so­cia­les. Y de las re­des a la ca­lle, el vier­nes 22 de fe­bre­ro.

La ad­mi­ra­ción que des­per­tó Bu­te­fli­ka ha­ce 20 años, cuan­do se al­zó al fren­te de la pre­si­den­cia tras la gue­rra ci­vil, se ha con­ver­ti­do en har­taz­go pa­ra bue­na par­te de la po­bla­ción. En­tre las pan­car­tas que se vie­ron el vier­nes una de­cía: “Ten­go 30 años. So­lo he co­no­ci­do 10 años de te­rro­ris­mo y 20 de Bu­te­fli­ka”. La ma­yo­ría de las pro­tes­tas se desa­rro­lla­ron de for­ma pa­cí­fi­ca, ex­cep­to al fi­nal de la jor­na­da en Ar­gel. Al me­nos una per­so­na per­dió la vi­da y 183 re­sul­ta­ron he­ri­das en los cho­ques con las fuer­zas de se­gu­ri­dad.

La his­to­ria po­drá ab­sol­ver a Bu­te­fli­ka co­mo el hom­bre que ga­ran­ti­zó dos dé­ca­das de paz en un país que en me­nos de me­dio si­glo vi­vió una gue­rra de in­de­pen­den­cia (1954-1962) y otra ci­vil (1992-1999) con más de 100.000muer­tos (se­gún al­gu­nas fuen­tes, 200.000). Des­pués de la lla­ma­da dé­ca­da ne­gra, Bu­te­fli­ka se las arre­gló pa­ra in­dul­tar amu­chos yiha­dis­tas, in­cor­po­rar a unos is­la­mis­tas a las es­fe­ras po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas y di­luir así su fuer­za. Cuan­do lle­gó al po­der, en 1999, su pri­mer ob­je­ti­vo fue sem­brar la paz yman­te­ner­la. Al­re­de­dor de la pa­la­bra es­ta­bi­li­dad le­van­tó su pe­des­tal y se es­cu­dó con­tra las crí­ti­cas. Pe­ro la his­to­ria po­drá con­de­nar­lo tam­bién co­mo el es­ta­dis­ta que se afe­rró a la pre­si­den­cia des­de que su­frie­ra el in­far­to, la ca­ra vi­si­ble de un po­der pé­treo e im­pe­ne­tra­ble, una oli­gar­quía en­can­ta­da de pre­ser­var sus pri­vi­le­gios.

Es­te hom­bre me­nu­do su­po im­po­ner­se so­bre los cla­nes del ver­da­de­ro po­der en la som­bra, so­bre el Ejér­ci­to y los to­do­po­de­ro­sos ser­vi­cios se­cre­tos. En 2001, cuan­do la pri­ma­ve­ra ára­be ba­rrió a ca­si to­dos los au­tó­cra­tas del nor­te de Áfri­ca, no se des­pei­nó. Se va­lió de un mé­to­do tan sen­ci­llo y efi­caz co­mo apla­car a una ju­ven­tud en pa­ro con cré­di­tos re­par­ti­dos con su­ma fa­ci­li- dad y sin ape­nas com­pro­mi­so de pa­go. A eso ha­bía que su­mar­le el har­taz­go de dis­tur­bios vio­len­tos que pa­de­cía el país tras la dé­ca­da de los no­ven­ta.

Bu­te­fli­ka na­ció en 1937 en la ciu­dad ma­rro­quí de Uch­da, a cin­co ki­ló­me­tros de Ar­ge­lia. Sus pa­dres eran ori­gi­na­rios de la ciu­dad ar­ge­li­na de Tlem­cen. En 1956, con 19 años, cru­zó la fron­te­ra des­de Ma­rrue­cos pa­ra unir­se al Fren­te de Li­be­ra­ción Na­cio­nal, que dos años an­tes ha­bía ini­cia­do la lu­cha ar­ma­da con­tra Fran­cia. Al ter­mi­nar el con­flic­to, con so­lo 25 años, fue nom­bra­do mi­nis­tro.

Fue uno de los prin­ci­pa­les ges­to­res del in­cruen­to gol­pe de Es­ta­do me­dian­te el cual el pri­mer pre­si­den­te del país, Ah­med ben Be­lla (1963-1965), fue sus­ti­tui­do por Houa­ri Bu­me­dian (1965-1978). La muer­te de Bu­me­dian en 1978 le des­ca­bal­gó del po­der. El nue­vo pre­si­den­te, el co­ro­nel Chad­li Ben­ye­did (1979-1992), lo fue re­le­gan­do a car­gos sim­bó­li­cos has­ta que en 1981 el Tri­bu­nal de Cuen­tas del Es­ta­do le acu­só de mal­ver­sa­ción de fon­dos. En 1983 se exi­lió en Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Fran­cia y Sui­za. A fi­na­les de los ochen­ta vol­vió al país.

La vic­to­ria del Fren­te Is­lá­mi­co de Sal­va­ción en la pri­me­ra vuel­ta de las le­gis­la­ti­vas de 1992 des­en­ca­de­nó un gol­pe mi­li­tar apo­ya­do por Oc­ci­den­te. A raíz del gol­pe so­bre­vino la gue­rra. Con es­ta, el ase­si­na­to ma­si­vo de ci­vi­les por par­te de los gru­pos is­la­mis­tas y tam­bién del Ejér­ci­to. Y tras la gue­rra, la je­rar­quía mi­li­tar se vio en la ne­ce­si­dad de me­jo­rar la ima­gen del Es­ta­do an­te el mun­do y de­po­si­tó su con­fian­za en Bu­te­fli­ka —con 62 años—, quien te­nía fa­ma de há­bil ne­go­cia­dor y re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal. Ga­nó las elec­cio­nes de 1999 y las de 2004. Des­pués de­ro­gó el ar­tícu­lo 74 de la Cons­ti­tu­ción que li­mi­ta­ba la pre­si­den­cia a dos man­da­tos de cin­co años. Cuan­do to­do el mun­do lo da­ba por mo­ri­bun­do, Bu­te­fli­ka abor­dó en­tre 2014 y 2016 la con­fron­ta­ción con la po­de­ro­sa y te­mi­da Di­rec­ción de In­te­li­gen­cia y de la Se­gu­ri­dad, un Es­ta­do den­tro del Es­ta­do, que aca­bó di­sol­vien­do.

Pa­ra sus de­fen­so­res, Bu­te­fli­ka no fue so­lo el hom­bre que ins­tau­ró la paz. Tam­bién el que im­pul­só las gran­des in­fra­es­truc­tu­ras, el que pu­so a Ar­ge­lia en el ma­pa in­ter­na­cio­nal, el que man­tu­vo bue­nas re­la­cio­nes con Fran­cia, Ru­sia y EE UU, y pre­ser­vó una po­lí­ti­ca so­cial que bus­có fa­vo­re­cer a los más ne­ce­si­ta­dos. Pa­ra sus de­trac­to­res, fue un au­tó­cra­ta sin co­ra­je pa­ra abor­dar las re­for­mas li­be­ra­les en un país de­ma­sia­do de­pen­dien­te de los com­bus­ti­bles. La his­to­ria irá ha­cien­do su tra­ba­jo. Pe­ro la ca­lle ya se ha pro­nun­cia­do: “Bu­te­fli­ka, ve­te ya”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.