“Siem­pre ha ha­bi­do un an­ti­se­mi­tis­mo la­ten­te en el Par­ti­do La­bo­ris­ta”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Se­gun­do re­fe­rén­dum

Lu­cia­na Ber­ger (Lon­dres, 37 años) ha si­do lla­ma­da “pe­rra ju­día” en me­dios on­li­ne que se de­cla­ran se­gui­do­res de Je­remy Corbyn, el lí­der del Par­ti­do La­bo­ris­ta. Ha vis­to su ros­tro aso­cia­do a la es­tre­lla de Da­vid jun­to a la ima­gen de Adolf Hitler. Ha si­do in­cre­pa­da por per­tur­ba­dos en me­dio de la ca­lle. Ha vis­to ya có­mo seis per­so­nas han si­do con­de­na­das en fir­me por de­li­tos de odio con­tra ella. Acu­dió al con­gre­so la­bo­ris­ta ce­le­bra­do en Li­ver­pool el pa­sa­do sep­tiem­bre con es­col­ta po­li­cial. Y ha su­fri­do la su­ge­ren­cia de que ex­pre­sa­ra en pú­bli­co su leal­tad a Corbyn co­mo mo­do de aca­bar con sus pro­ble­mas, “al­go así co­mo que be­sa­ra el ani­llo, y to­do se so­lu­cio­na­ría...”. Lu­cia­na Ber­ger ha di­cho bas­ta y su es­ta­lli­do, jun­to al de otros 10 dipu­tados la­bo­ris­tas y con­ser­va­do­res que han aban­do­na­do sus for­ma­cio­nes pa­ra crear The In­de­pen­dent Group (El Gru­po In­de­pen­dien­te), ha si­do co­mo arro­jar una pie­dra en las es­tan­ca­das aguas de la po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca.

“Ni si­quie­ra nos he­mos cons­ti­tui­do aún co­mo par­ti­do y las úl­ti­mas en­cues­tas nos dan un apo­yo del 18%. La ciu­da­da­nía nos con­tem­pla co­mo una pro­pues­ta que en­tu­sias­ma, no sim­ple­men­te co­mo la me­nos ma­la de las op­cio­nes. Y en eso de­be­ría con­sis­tir la po­lí­ti­ca. To­dos he­mos aban­do­na­do nues­tros par­ti­dos por­que pen­sa­mos que no han es­ta­do a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias. No han si­do ca­pa­ces de res­pon­der del mo­do co­rrec­to a los gra­ves pro­ble­mas a los que es­te país de­be en­fren­tar­se. Es­tán gra­vi­tan­do ha­cia los ex­tre­mos, no es­tán­mos­tran­do li­de­raz­go, se de­jan guiar por es­tre­chos in­tere­ses par­ti­dis­tas”, ex­pli­ca Ber­ger.

La par­la­men­ta­ria re­ci­be a EL PAÍS en el des­tar­ta­la­do des­pa­cho que com­par­te con tres co­la­bo­ra­do­res en las ins­ta­la­cio­nes de West­mins­ter. Su es­pa­ñol es im­pe­ca­ble, pe­ro la en­tre­vis­ta pre­fie­re ha­cer­la en in­glés. Se es­fuer­za en sa­car una son­ri­sa pa­ra las fo­tos, por­que le ilu­sio­na que sus ami­gos en Ma­drid pue­dan verla. Es­tu­dió un año en ICADE. Com­ple­tó allí una bri­llan­te for­ma­ción que le lle­vó a ser es­tre­lla emer­gen­te en el Par­ti­do La­bo­ris­ta.

Ber­ger tam­bién es­tu­vo al fren­te de La­bour Friends of Is­rael (La- Es­to­nia quie­re en­se­ñar al mun­do una lec­ción. El país bál­ti­co, de los más di­gi­ta­li­za­dos del pla­ne­ta —el 99% de las ges­tio­nes pú­bli­cas se rea­li­zan con un clic—, ce­le­bra hoy unas elec­cio­nes en las que el i-vo- bo­ris­tas Ami­gos de Is­rael). “Es­toy muy or­gu­llo­sa de ser­miem­bro de la co­mu­ni­dad ju­día bri­tá­ni­ca”, di­ce. Ha lu­cha­do sin des­can­so con­tra el an­ti­se­mi­tis­mo ram­pan­te que, se­gún ella y se­gún otros mu­chos des­ta­ca­dos di­ri­gen­tes, ha con­ta­mi­na­do al la­bo­ris­mo bri­tá­ni­co. “Siem­pre ha ha­bi­do un sen­ti­mien­to an­ti­se­mi­ta la­ten­te que de vez en cuan­do aso­ma­ba a la su­per­fi­cie. Hay que te­ner en cuen­ta que la afi­lia­ción al par­ti­do ha cam­bia­do de un mo­do ra­di­cal du­ran­te el li­de­raz­go de Je­remy Corbyn. El par­ti­do ha cre­ci­do, pe­ro ha abier­to su es­pa­cio a or­ga­ni­za­cio­nes que se si­túan muy a la iz­quier­da de lo que ha si­do el la­bo­ris­mo. Gen­te del Par­ti­do Ver­de, del SWP [Par­ti­do So­cia­lis­ta de los Tra­ba­ja­do­res]. Te­ne­mos aho­ra per­so­nas ting, el sis­te­ma de vo­to elec­tró­ni­co ins­tau­ra­do en 2005, es mo­ti­vo de or­gu­llo na­cio­nal.

“Ya han vo­ta­do 247.232 per­so­nas por In­ter­net”, di­ce Priit Vin­kel, je­fe de la ofi­ci­na elec­to­ral. Cer­ca de 880.000 es­to­nios es­tán lla­ma­dos a vo­tar en unas elec­cio- que fue­ron ex­pul­sa­das en la dé­ca­da de los ochen­ta a los que aho­ra se ha aco­gi­do de nue­vo, co­mo es el ca­so de Hat­ton, en Li­ver­pool”.

Derek Hat­ton fun­dó la fac­ción trots­kis­ta Mi­li­tant y des­de su pues­to en el Ayun­ta­mien­to de Li­ver­pool, apro­bó y gas­tó un pre­su­pues­to ile­gal y al­ter­na­ti­vo a las con­sig­nas de Lon­dres. Su ex­tre­mis­mo y mi­so­gi­nia le lle­va­ron a exi­gir que se ac­tua­ra le­gal­men­te con­tra las mu­je­res víc­ti­mas de vio­la­ción, en el ca­so de que no pu­die­ran de­mos­trar la agre­sión en un jui­cio. “A los dos días de read­mi­tir­le, tu­vie­ron que vol­ver a sus­pen­der­le al des­cu­brir que ha­bía rea­li­za­do co­men­ta­rios an­ti­se­mi­tas. To­da es­ta gen­te ya no te­nía ca­bi­da en el Par­ti­do La­bo­ris­ta, y aho­ra vuel­ve a te­ner­la”. nes en las que los po­pu­lis­tas de ul­tra­de­re­cha de EKRE po­drían ha­cer­se con la ter­ce­ra po­si­ción, se­gún las en­cues­tas. Vin­kel, re­cos­ta­do en una bu­ta­ca de su des­pa­cho, abre su or­de­na­dor mien­tras bus­ca su DNI: “Te­mos­tra­ré có­mo vo­ta­mos”. In­tro­du­ce el nú­me­ro del do­cu­men­to y una con­tra­se­ña. “Du­ran­te la se­ma­na que du­ra el i-vo­ting [del 21 al 27 de fe­bre­ro] ca­da ciu­da­dano pue­de vo­tar cuan­tas ve­ces quie­ra. Tie­nen de­re­cho a cam­biar de opi­nión, pe­ro só­lo con­ta­rá la úl­ti­ma ci­ber­pa­pe­le­ta”.

Des­de cual­quier rin­cón del mun­do con co­ne­xión a In­ter­net, el ciu­da­dano pue­de vo­tar. Co­mo Kers­ti Luha, de 41 años: “He vo­ta­do elec­tró­ni­ca­men­te por­que es más có­mo­do. No ten­go que sa­lir de ca­sa [la sen­sa­ción tér­mi­ca lle­gó el vier­nes has­ta los -12º]”. Luha pen­só en acer­car­se hoy a las ur­nas, pe­ro so­lo “por nos­tal­gia”.

El vo­to elec­tró­ni­co es una for­ma, ex­pli­ca Ro­bert Krim­mer, ex­per­to en la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca de Ta­llin, de “com­ba­tir la ten­den­cia al ab­sen­tis­mo” de for­ma más eco­nó­mi­ca. Los da­tos mues­tran que es­te sis­te­ma es ca­da vez más po­pu­lar: 176.329 ciu­da­da­nos lo ejer­cie­ron en los co­mi­cios de 2015; 185.871 en los de 2017, y ca­si 250.000 es­te año. La ofi­ci­na que di­ri­ge Vin­kel des­de ha­ce seis años ha iden­ti­fi­ca­do que mu­chos de los vo­tos elec­tró­ni­cos lle­ga­ron de 145 paí­ses: “Es­ta­mos en va­ca­cio­nes es­co­la­res. Mu­chos se van de via­je y vo­tan des­de don­de es­tén”. 696 lo han he­cho des­de Es­pa­ña. “Pue­do ver don­de la gen­te ha ido de va­ca­cio­nes”, bro­mea. El país don­de se emi­ten más ci­ber­vo­tos

Corbyn ha pe­di­do per­dón. Are­ga­ña­dien­tes, pe­ro el par­ti­do aca­bó in­cor­po­ran­do en sus es­ta­tu­tos la de­fi­ni­ción de an­ti­se­mi­tis­mo es­ta­ble­ci­da por la Alian­za In­ter­na­cio­nal pa­ra la Me­mo­ria del Ho­lo­caus­to. Aun así, la di­rec­ción de la for­ma­ción se em­pe­ñó en aña­dir a úl­ti­ma ho­ra una fra­se ex­tra, en de­fen­sa de la li­ber­tad de ex­pre­sión a la ho­ra de cri­ti­car la po­lí­ti­ca del Es­ta­do de Is­rael. A pe­sar de los em­pe­ños por de­jar atrás el de­ba­te, Corbyn no lo­gra es­ca­par del pa­sa­do, y se ve cons­tan­te­men­te obli­ga­do a disculparse. Apo­yó un mu­ral ca­lle­je­ro en Lon­dres que re­cor­da­ba a to­do aquel que lo­mi­ra­ra sin pre­jui­cios la fa­la­cia an­ti­se­mi­ta del Pro­to­co­lo de los sa­bios de Sión. Y se en­re­dó en ex­pli­car su par­ti­ci­pa­ción en un ac­to en el que de­po­si­tó una co­ro­na de flo­res en la tum­ba del ideó­lo­go pa­les­tino de la ma­sa­cre de Mú­nich, en 1972. “Ha si­do res­pon­sa­ble de ha­cer co­men­ta­rios an­ti­se­mi­tas, y de com­par­tir pla­ta­for­mas con mo­vi­mien­tos an­ti­se­mi­tas”, acu­sa Ber­ger.

Lue­go es­tá el Bre­xit, el se­gun­do mo­tor de la crea­ción de es­te gru­po de po­lí­ti­cos di­si­den­tes. “Yo me uní a un par­ti­do que era or­gu­llo­sa­men­te in­ter­na­cio­na­lis­ta. Que de­fen­día la solidaridad a ni­vel eu­ro­peo e in­ter­na­cio­nal. El 83% de nues­tros afi­lia­dos quie­re un se­gun­do re­fe­rén­dum. Yo quie­ro se­guir for­man­do par­te de la Unión Eu­ro­pea y lu­char por las re­for­mas ne­ce­sa­rias. Creo que no es el ca­so de Corbyn. Si echas un vis­ta­zo a su his­to­rial par­la­men­ta­rio, te das cuen­ta de que no ha si­do nun­ca un gran de­fen­sor de Eu­ro­pa”.

Es di­fí­cil que Ber­ger y sus com­pa­ñe­ros lle­guen le­jos, en un sis­te­ma don­de el bi­par­ti­dis­mo es­tá ca­si blin­da­do. Pe­ro su irrup­ción ha ser­vi­do al me­nos pa­ra dar un al­da­bo­na­zo que ha pues­to en aler­ta a las prin­ci­pa­les for­ma­cio­nes. “Ve­ni­mos de es­fe­ras di­fe­ren­tes, de tra­di­cio­nes po­lí­ti­cas di­fe­ren­tes, de dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes y de va­rias zo­nas del país. Nos unen los va­lo­res y los prin­ci­pios. De­fen­de­mos el com­pro­mi­so, la po­lí­ti­ca adul­ta ba­sa­da en da­tos reales, el con­sen­so. To­do aque­llo que guía la vi­da de las per­so­nas fue­ra de la po­lí­ti­ca, y que, por la ra­zón que sea, ya no exis­te en nues­tra po­lí­ti­ca, que se ha ro­to”, se la­men­ta. es Fin­lan­dia (4.251), don­de unos 50.000 es­to­nios han emi­gra­do en bús­que­da de me­jo­res con­di­cio­nes so­cia­les y la­bo­ra­les. Le si­gue Sue­cia (1.426), Reino Uni­do (974) y Ale­ma­nia (822). Johan Skyt­te, de la Uni­ver­si­dad de Tar­tu, ase­gu­ra que la gen­te tie­ne “ple­na con­fian­za” (en­tre el 65% y el 77%) en el sis­te­ma elec­tró­ni­co.

El vo­to elec­tró­ni­co ter­mi­nó el miér­co­les. Las au­to­ri­da­des elec­to­ra­les dan tres días pa­ra ela­bo­rar el cen­so de aque­llos que ya vo­ta­ron. Esos da­tos se du­pli­can y guar­dan ba­jo la más es­tric­ta se­gu­ri­dad —so­lo dos per­so­nas tie­nen ac­ce­so a ellos— en va­rios ser­vi­do­res en dis­tin­tos lu­ga­res del mun­do. En bue­na par­te, por el mie­do a su­frir un ci­be­ra­ta­que co­mo el que pa­ra­li­zó el país en 2007 y que las au­to­ri­da­des atri­bu­ye­ron a Ru­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.