FE DE ERRO­RES

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes ha co­gi­do por sor­pre­sa tan­to a los que la re­cla­ma­ban con ur­gen­cia co­mo al mis­mo PSOE, que no aca­ba de uni­fi­car sus ideas. El PP, con un Pa­blo Ca­sa­do que no lle­va ni un año en la se­cre­ta­ría ge­ne­ral, tie­ne to­da­vía mu­cha ta­rea in­ter­na que ha­cer. Uni­dos-Po­de­mos, con el fé­rreo con­trol que im­po­ne Pa­blo Igle­sias, se es­tá des­in­flan­do a gran ve­lo­ci­dad. Ciu­da­da­nos de­ci­de de an­te­mano ve­tar al PSOE, ob­vian­do el re­sul­ta­do que pue­dan dar las ur­nas. Vox, ca­da vez que di­ce al­go, in­quie­ta a más gen­te. Los na­cio­na­lis­tas han per­di­do to­tal­men­te el nor­te y es­tán en­ca­lla­dos en un dis­cur­so se­pa­ra­tis­ta que ni ellos mis­mos se creen. Con es­te pa­no­ra­ma, la ba­ta­lla va a ser en­car­ni­za­da. Sin du­da, nos es­pe­ra su­frir una cam­pa­ña llena de in­sul­tos y ame­na­zas de to­do ti­po. Ma­rio Suá­rez Pi­las (Se­vi­lla) No sé lo que pa­sa­rá. A ve­ces veo más cer­ca la re­pe­ti­ción de la con­sul­ta del Bre­xit co­mo úni­ca so­lu­ción; pien­so que no van a en­con­trar otra sa­li­da. Otros días pien­so que un país se­rio no pue­de re­pe­tir un re­fe­rén­dum por­que se ha­yan da­do cuen­ta de que el re­sul­ta­do no les in­tere­sa: que la sa­li­da de Eu­ro­pa es ca­tas­tró­fi­ca pa­ra sus in­tere­ses. Cual­quier ca­mino es ma­lo. Re­pi­to: no sé qué pa­sa­rá. Lo que sí ten­go cla­ro es que un re­fe­rén­dum es al­go mu­cho más se­rio de lo que al­gu­nos po­lí­ti­cos quie­ren ha­cer ver. Un re­fe­rén­dum no pue­de ser una fór­mu­la sa­ca­da de la chis­te­ra pa­ra jus­ti­fi­car una po­si­ción. ¡Cui­da­do con los re­fe­ren­dos! J. Gar­cía-Ca­sa­rru­bios Sainz Val­de­pe­ñas (Ciu­dad Real) La Xun­ta de Ga­li­cia, que no yo, ni una fe­mi­nis­ta, ni una fe­mi­na­zi, de­fi­ne la vio­len­cia de gé­ne­ro co­mo aque­lla “di­ri­gi­da a las mu­je­res por el me­ro he­cho de ser­lo, es de­cir, por con­si­de­rar que el se­xo fe­me­nino es in­fe­rior y de­be con­ti­nuar en una po­si­ción de su­bor­di­na­ción con res­pe­to al mas­cu­lino”, y la vio­len­cia do­més­ti­ca, co­mo aque­lla “di­ri­gi­da a la per­so­na o per­so­nas que con­vi­van jun­tas. No es ne­ce­sa­rio que exis­tan la­zos fa­mi­lia­res”. Si exis­te una di­fe­ren­cia­ción es por­que, por des­gra­cia, ha­ce fal­ta. Es por­que no son lo mis­mo, es por­que se si­gue in­fra­va­lo­ran­do a las mu­je­res so­lo por el he­cho de ser­lo. Co­mo si eso fue­ra al­go ma­lo. Co­mo si va­lié­ra­mos me­nos. Pe­ro no. Te­ned­lo cla­ro, to­das y to­dos, que no va­le­mos me­nos y no va­mos a per­mi­tir que eso se pien­se. La Xun­ta de Ga­li­cia tam­bién di­ce que re­cuer­des que “si es­tás sien­do víc­ti­ma de mal­tra­to, tú no eres res­pon­sa­ble”. Y no es­tás so­la. Eva Pi­ñón Se­ñor Fe­rrol (A Co­ru­ña) El des­ta­ca­do que apa­re­ce en To­das so­mos fe­mi­nis­tas, ar­tícu­lo pu­bli­ca­do ayer en Ba­be­lia, in­du­ce a con­fu­sión: la fra­se “No se na­ce mujer, se lle­ga a ser­lo” no es de Judith Butler sino de Si­mo­ne de Beau­voir, co­mo bien se ci­ta en el tex­to prin­ci­pal. Los tex­tos tie­nen que en­viar­se ex­clu­si­va­men­te a EL PAÍS y no de­ben te­ner más de 100 pa­la­bras (700 ca­rac­te­res sin es­pa­cios). De­ben cons­tar nom­bre y ape­lli­dos, ciu­dad, te­lé­fono y DNI o pa­sa­por­te de sus au­to­res. EL PAÍS se re­ser­va el de­re­cho de pu­bli­car­los, re­su­mir­los o ex­trac­tar­los. No se da­rá in­for­ma­ción so­bre es­tas co­la­bo­ra­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.