El Go­bierno jus­ti­fi­ca los decretos pa­ra pa­liar el blo­queo de 50 le­yes

El País (1ª Edición) - - PORTADA - A la ca­be­za

El Go­bierno no ha­rá ca­so a las pro­tes­tas del PP y Ciu­da­da­nos. En su lu­gar, de­fen­de­rá con ahín­co las ma­te­rias que lle­va­rá pa­ra su con­va­li­da­ción a la Dipu­tación Per­ma­nen­te del Con­gre­so, ór­gano que sus­ti­tu­ye a las Cor­tes una vez di­suel­tas por la con­vo­ca­to­ria elec­to­ral, y pe­di­rá el vo­to a to­dos los gru­pos par­la­men­ta­rios. Si no lo apo­yan, de­nun­cia­rá es­te blo­queo, al tra­tar­se, se­gún su cri­te­rio, de ma­te­rias so­cia­les de in­te­rés ge­ne­ral. La fór­mu­la se­rá, co­mo ya ha he­cho con pro­fu­sión el Go­bierno de Pe­dro Sán­chez en sus nue­ve me­ses de man­da­to, el real de­cre­to ley, pre­vis­to pa­ra si­tua­cio­nes de ur­gen­cia. ¿Y qué es ur­gen­te?: “Lo que el Go­bierno es­ti­me que lo es”. Es­ta es la res­pues­ta de fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les a las crí­ti­cas de un po­si­ble abu­so de esa fór­mu­la le­gal. A jui­cio de es­tas fuen­tes, el sis­te­ma po­lí­ti­co es­pa­ñol “ha nor­ma­li­za­do y re­la­ti­vi­za­do” la uti­li­za­ción del de­cre­to.

Pa­ra re­for­zar su ar­gu­men­to, esas fuen­tes in­ci­den en que el pro­ble­ma de ba­se ha si­do que al­gu­nas de las ini­cia­ti­vas del Go­bierno han si­do pro­rro­ga­das has­ta 60 ve­ces, con una fuer­te car­ga de fi­li­bus­te­ris­mo par­la­men­ta­rio. Eso es lo que con­si­de­ran “la no­ve­dad de la le­gis­la­tu­ra” du­ran­te los me­ses de Pe­dro Sán­chez, en los que la Me­sa del Con­gre­so ha blo­quea­do la tra­mi­ta­ción de 50 le­yes a ba­se de pe­ti­cio­nes de pró­rro­gas de en­mien­das. Has­ta aho­ra el Go­bierno ha apro­ba­do 30 decretos le­yes. En un pe­rio­do de tiem­po equi­va­len­te (los pri­me­ros nue­ve me­ses s po­si­ble as­pi­rar a go­ber­nar con el blo­que de de­re­chas, ne­gar­se a ha­cer­lo con el cen­tro-iz­quier­da y sos­te­ner a la vez que se es­tá en el cen­tro po­lí­ti­co? Co­sas más ra­ras ocu­rren en po­lí­ti­ca, pe­ro me re­co­no­ce­rán que es­ta que pro­po­ne Ciu­da­da­nos pa­re­ce un tan­to ex­tra­va­gan­te. Al me­nos si ana­li­za­mos la lla­ma­da po­lí­ti­ca mo­re geo­mé­tri­co, don­de los di­fe­ren­tes ac­to­res se ex­tien­den en un plano en el que van crean­do círcu­los que ine­vi­ta­ble­men­te se su­per­po­nen en­tre sí o no lle­gan a to­car­se si­quie­ra. Es in­du­da­ble que en nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co ha­bía un es­pa­cio co­mún so­bre el que se su­per­po­nían en par­te ca­si to­dos ellos. Es lo que se lla­ma­ba con­sen­so cons­ti­tu­cio­nal, que ope­ra­ba co­mo al­go pa- de man­da­to), el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy uti­li­zó la fór­mu­la 28 ve­ces. Mu­chas me­nos lo hi­zo Jo­sé Ma­ría Az­nar (16) y ocho Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. No hay cálcu­lo aún de cuán­tos decretos más apro­ba­rá el Con­se­jo de Mi­nis­tros has­ta que en­tre en fun­cio­nes. “Has­ta en­ton­ces es per­fec­ta­men­te le­gal y le­gí­ti­mo apro­bar decretos le­yes por­que el Go­bierno no es­tá en fun­cio­nes”, de­fien­de el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Gru­po So­cia­lis­ta, Ra­fael Si­man­cas, que in­vo­ca el re­cur­so de amparo que el pa­sa­do mar­tes pre­sen­tó su gru­po al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal por el blo­queo de ini­cia­ti­vas en la Me­sa del Con­gre­so.

“¿No es ur­gen­te apro­bar un plan de contingencia pa­ra pro­te­ger los in­tere­ses es­pa­ño­les si se re­ci­do al con­sen­so en­tre­cru­za­do (over­lap­ping con­sen­sus) del que ha­bla Rawls. Por mu­cho que se pu­die­ra dis­cre­par po­lí­ti­ca­men­te, los prin­ci­pios que ema­na­ban de ese acuer­do de ba­se no se cues­tio­na­ban.

La in­con­gruen­cia del nue­vo gi­ro de Ciu­da­da­nos con­sis­te en de­ci­dir quién se in­te­gra o que­da fue­ra de ese es­pa­cio en co­mún. Lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción es la so­ber­bia de su lí­der, un re­cién lle­ga­do a la po­lí­ti­ca, pa­ra en­tre­gar —a Vox— o qui­tar —al PSOE— car­nés de cons­ti­tu­cio­na­lis­mo. O sea, que el par­ti­do que siem­pre ha sa­bi­do en­car­nar me­jor que nin­gún otro el es­pí­ri­tu de la Cons­ti­tu­ción ya no es cons­ti­tu­cio­na­lis­ta y sí lo es un par­ti­do de ul­tra­de­re­cha. ¡Es­tu­pen­do! pro­du­ce un Bre­xit sin acuer­do el 30 de mar­zo?”. Es una de las pre­gun­tas que lan­za el Go­bierno pa­ra jus­ti­fi­car el de­cre­to apro­ba­do el pa­sa­do vier­nes, jun­to a otro so­bre igual­dad la­bo­ral—con am­plia­ción de per­mi­sos de pa­ter­ni­dad— y otro so­bre al­qui­ler. Ur­gen­tes o no, es­tas me­di­das se­rán re­sal­ta­das por el Go­bierno en su cam­pa­ña elec­to­ral co­mo mues­tra de es­tra­te­gia po­lí­ti­ca. Si to­dos los Go­bier­nos han usa­do es­ta fi­gu­ra, el de Pe­dro Sán­chez es­ta­rá a la ca­be­za y no so­lo por el blo­queo del PP y Ciu­da­da­nos, sino por la in­ten­ción de de­jar su im­pron­ta cuan­do cuen­ta con muy po­co tiem­po de ges­tión, re­co­no­cen fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les.

Lo cier­to es que su de­cre­to de ex­pul­sión ope­ra in­tui­tu per­so­nae, se di­ri­ge más a Sán­chez que a su pro­pio gru­po, co­mo si él tu­vie­ra la ca­pa­ci­dad de de­cir a otro par­ti­do có­mo ha­ya de or­ga­ni­zar­se. Otro ras­go de pe­tu­lan­cia, que en es­te ca­so va aso­cia­do al atre­vi­mien­to de in­ter­pre­tar lo que sea o de­je de ser Es­pa­ña. Si la in­ten­ción de vo­to pue­de ser­vir co­mo cri­te­rio her­me­néu­ti­co, di­cha idea de nues­tro país no se co­rres­pon­de con lo que pien­sa —o “sien­te”— ni la mi­tad de quie­nes lo ha­bi­tan. Ni si­quie­ra Vox la com­par­te, que as­pi­ra a eli­mi­nar las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas.

Aquí es don­de deseo de­te­ner­me. Por­que cuan­do ha­bla­mos de “cen­tro” ope­ra­mos con el clá­si­co eje iz­quier­da/de­re­cha. En­tre el úl­ti­mo Con­se­jo de Mi­nis­tros an­tes de con­vo­car las elec­cio­nes y el pri­me­ro de des­pués de la ci­ta elec­to­ral, el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy apro­bó en 2015 sie­te decretos le­gis­la­ti­vos. Es­te “gran des­co­no­ci­do”, co­mo lo de­no­mi­nan en fuen­tes par­la­men­ta­rias, es dis­tin­to al de­cre­to ley, ya que, a di­fe­ren­cia de es­te, no re­quie­re la con­va­li­da­ción del Con­gre­so. El Go­bierno aprue­ba pre­via­men­te una “ley de de­le­ga­ción” y tie­ne vía li­bre pa­ra sa­car es­tos decretos le­gis­la­ti­vos en Con­se­jo de Mi­nis­tros.

No fue­ron te­mas me­no­res los que Ra­joy apro­bó en ese tiem­po preelec­to­ral. Co­mo ejem­plos, des­ta­can el Real De­cre­to Le­gis­la­ti­vo so­bre Ley del Sue­lo; los tex­tos re­fun­di­dos de la Ley de Em­pleo y Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res; el del Mer­ca­do de Va­lo­res; el Es­ta­tu­to del Em­plea­do Pú­bli­co y la Ley Ge­ne­ral de la Se­gu­ri­dad So­cial. En teo­ría, es­ta fór­mu­la no de­be uti­li­zar­se pa­ra nue­vas le­yes, sino pa­ra re­fun­dir tex­tos. Ade­más Ra­joy apro­bó de­ce­nas de decretos or­di­na­rios, de ple­na com­pe­ten­cia gu­ber­na­men­tal, pa­ra desa­rro­llar re­gla­men­tos de le­yes.

Con 76 decretos ter­mi­nó Ra­joy su le­gis­la­tu­ra en­tre 2011 y 2015; Za­pa­te­ro im­pul­só 55 en­tre 2008 y 2011, que su­ben a 85 en el ca­so de Az­nar en­tre 1996 y 2000. Fe­li­pe Gon­zá­lez uti­li­zó los decretos una me­dia de 30 ve­ces en ca­da uno de sus cua­tro man­da­tos.

Las pro­tes­tas de la opo­si­ción por ca­da de­cre­to que se aprue­be has­ta las elec­cio­nes lle­ga­rán a la Jun­ta Elec­to­ral Cen­tral. Es­te ór­gano de­be ve­lar por­que no ha­ya uti­li­za­ción par­ti­da­ria de las ac­cio­nes de­lGo­bierno. Pe­ro los decretos le­yes no en­tran en esa fis­ca­li­za­ción, se­ña­lan fuen­tes so­cia­lis­tas. Es­te or­ga­nis­mo se li­mi­ta a tra­tar de evi­tar el lla­ma­do “au­to­bom­bo”. Co­mo ejem­plo, po­nen la inau­gu­ra­ción de obras en cam­pa­ña o la co­lo­ca­ción de pri­me­ras pie­dras. ¿Es apli­ca­ble es­ta me­tá­fo­ra es­pa­cial a las po­lí­ti­cas iden­ti­ta­rias? Se­gu­ra­men­te no, por­que eso nos lle­va­ría a la con­clu­sión ab­sur­da de que cen­tris­ta en es­te ám­bi­to so­lo po­drían ser­lo los fa­mo­sos “equi­dis­tan­tes”. Y es una ob­vie­dad que hay na­cio­na­lis­tas de iz­quier­da y de de­re­chas; in­clu­so, co­mo el pro­pio Ciu­da­da­nos, de “cen­tro”. Da­do que es­te par­ti­do ha he­cho de la cues­tión na­cio­nal el nú­cleo de su ac­ción po­lí­ti­ca, su su­pues­to cen­tris­mo se ha di­lui­do ya ba­jo es­ta de­ci­di­da apues­ta por lo iden­ti­ta­rio.

Es­ta mis­ma apues­ta es­tá de­trás de lo que de ver­dad preo­cu­pa a Ciu­da­da­nos y sos­tie­ne su ve­to a Sán­chez, la po­si­bi­li­dad de ima­gi­nar que el ser de Es­pa­ña sea “ne­go­cia­ble”, co­mo si es­te hu­bie­ra si­do ta­lla­do ya de for­ma in­de­le­ble en la Cons­ti­tu­ción. Pe­ro en un país tan di­ver­so co­mo el nues­tro, ne­go­ciar es­tas cues­tio­nes tras­cien­de las clá­si­cas dis­tin­cio­nes en­tre iz­quier­da y de­re­cha. A es­to se le lla­ma, sim­ple­men­te, ha­cer po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.