El es­co­llo es fi­jar el al­can­ce y la gra­ve­dad de los epi­so­dios ca­lle­je­ros

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El prin­ci­pal re­to de ads­cri­bir las con­duc­tas al de­li­to de re­be­lión con­sis­te en de­mos­trar feha­cien­te­men­te la exis­ten­cia de vio­len­cia a lo lar­go de la se­cuen­cia del oto­ño ca­lien­te ca­ta­lán. O sea, des­de las le­yes de des­co­ne­xión del 6 y 7 de sep­tiem­bre, a la pro­cla­ma­ción de la in­de­pen­den­cia del 27 de oc­tu­bre, pa­san­do por el re­fe­rén­dum del día 1 y la huel­ga ge­ne­ral del día 3.

Y no so­lo eso, na­tu­ral­men­te, sino tam­bién de­ter­mi­nar qué al­can­ce —fuer­te o sua­ve— tu­vie­ron los epi­so­dios de rup­tu­ra ca­lle­je­ra, me­ra­men­te co­la­te­ral, tu­mul­tua­rio o vio­len­to. Si fue­ron (y cuá­les) pro­pios de des­ór­de­nes pú­bli­cos o de obs­truc­ción a la jus­ti­cia; o bien fue­ron idó­neos pa­ra con­fi­gu­rar con­duc­tas de se­di­ción o de re­be­lión. Si hu­bo aco­sos vio­len­tos, un al­za­mien­to o in­ti­mi­da­cio­nes.

El Có­di­go Pe­nal de 1995, en el ar­tícu­lo 472, repu­ta de re­bel­des a “quie­nes se al­za­ren vio­len­ta y pú­bli­ca­men­te” pa­ra fi­nes co­mo “de­cla­rar la in­de­pen­den­cia de una par­te del te­rri­to­rio na­cio­nal”. El ju­ris­ta de la lí­nea du­ra En­ri­que Gim­ber­nat, ali­nea­do con la po­si­ción del fa­lle­ci­do fis­cal ge­ne­ral Jo­sé Ma­nuel Ma­za, sos­tie­ne que “no ti­pi­fi­ca co­mo re­be­lión la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia me­dian­te un al­za­mien­to vio­len­to y pú­bli­co, sino que bas­ta con que tal al­za­mien­to va­ya di­ri­gi­do al fin de de­cla­rar­la” (El Mun­do, 29-11-2018).

Pe­ro el au­tor de una en­mien­da cla­ve de ese ar­tícu­lo, Die­go Ló­pez Ga­rri­do, afir­mó en su de­fen­sa de la mis­ma que “al­zar­se pú­bli­ca­men­te es des­obe­de­cer y re­sis­tir, en­fren­tar­se vio­len­ta­men­te al po­der le­gí­ti­ma­men­te cons­ti­tui­do… ese es el lí­mi­te de la ac­ción po­lí­ti­ca” (El Pe­rió­di­co, 28-3-2018). Y con­clu­ye: “Sin vio­len­cia no hay de­li­to de re­be­lión. Así fue la vo­lun­tad del le­gis­la­dor”. Fue pre­ci­sa­men­te Ga­rri­do quien lo­gró in­cor­po­rar al có­di­go el re­qui­si­to de que el al­za­mien­to fue­se vio­len­to.

Más allá de la dis­cu­sión doc­tri­nal, hay que echar­mano de la es­ca­sa ju­ris­pru­den­cia, las re­so­lu­cio­nes que in­ter­pre­tan la ley. La úni­ca sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (16-12-1987) en que se de­fi­ne la re­be­lión es­ta­ble­ce que, “por de­fi­ni­ción, la re­be­lión se rea­li­za por un gru­po que tie­ne el pro­pó­si­to de uso ile­gí­ti­mo de ar­mas de gue­rra o ex­plo­si­vos, con una fi­na­li­dad de pro­du­cir la des­truc­ción o ever­sión del or­den cons­ti­tu­cio­nal”.

Hay quie­nes con­si­de­ran que esa sen­ten­cia no es­tá vi­gen­te, pues se re­dac­tó en 1987, con un có­di­go dis­tin­to del ac­tual (da­ta­do en 1985). El an­te­rior (1973) no in­cluía el ele­men­to de vio­len­cia en el ti­po de­lic­ti­vo de re­be­lión: cas­ti­ga­ba a quie­nes “se al­za­ren pú­bli­ca­men­te y en abier­ta hos­ti­li­dad con­tra el Go­bierno” (ar­tícu­lo 214), pa­ra, en­tre otros po­si­bles fi­nes, el de “sus­traer la Na­ción o par­te de ella, a la obe­dien­cia del Go­bierno”.

Pe­ro se pue­de de­fen­der lo con­tra­rio. Si en­ton­ces, en 1987, no se re­que­ría si­quie­ra la vio­len­cia pa­ra en­con­trar re­bel­des y, si así y to­do, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de­fi­nía la re­be­lión co­mo un ac­to rea­li­za­do con el pro­pó­si­to de usar sin le­gi­ti­mi­dad “ar­mas de fue­go o ex­plo­si­vos”; en­ton­ces, cuan­do hoy ya se res­trin­ge el ti­po de la re­be­lión a un al­za­mien­to vio­len­to, con me­jor ra­zón de­be­ría con­si­de­rar­se vi­gen­te el aco­ta­mien­to de la re­bel­día a los ac­tos con los que se as­pi­ra a usar “ar­mas de gue­rra o ex­plo­si­vos”.

No es es­te el ra­zo­na­mien­to de los ju­ris­tas más du­ros. El mis­mo Gim­ber­nat ale­ga que co­mo hay un ti­po agra­va­do de re­be­lión (el del ar­tícu­lo 473.1), cuan­do en es­ta “se han es­gri­mi­do ar­mas”, se de­du­ce por ar­gu­men­to a con­tra­rio que “las res­tan­tes mo­da­li­da­des de re­be­lión se ca­rac­te­ri­zan, ne­ga­ti­va­men­te, por­que no se han es­gri­mi­do ar­mas”. O sea, que no ha­cen fal­ta pa­ra in­cu­rrir en el de­li­to tí­pi­co. Pe­ro aten­ción con el des­li­za­mien­to: la agra­van­te vie­ne de ha­ber “es­gri­mi­do” ar­mas, no de ha­ber te­ni­do el “pro­pó­si­to” de usar­las. Así se cae­ría el ra­zo­na­mien­to.

En cam­bio, sí hay un ar­gu­men­to con­tra­rio tras­cen­den­tal: una re­be­lión o al­za­mien­to pú­bli­co y vio­len­to es “al­go pa­re­ci­do a una in­su­rrec­ción, ele­men­to que des­en­ca­de­na­ría, por cier­to, la apli­ca­ción del es­ta­do de si­tio” del ar­tícu­lo 116 de la Cons­ti­tu­ción, co­mo sub­ra­yó Ló­pez Ga­rri­do en el de­ba­te de la re­for­ma de 1995. La no de­cla­ra­ción del es­ta­do de si­tio cons­ti­tui­ría, pues, una se­ria in­fe­ren­cia de la inexis­ten­cia de una re­be­lión pre­via que lo pro­vo­ca­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.