Sos­pe­chas de es­pio­na­je en un ba­rrio ri­co de Ma­drid

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La Em­ba­ja­da de Co­rea del Nor­te en Es­pa­ña es un cha­lé con una am­plia fin­ca con pi­nos en una tran­qui­la zo­na re­si­den­cial de vi­vien­das de al­to stan­ding del ma­dri­le­ño dis­tri­to de Ara­va­ca, al nor­te de la ca­pi­tal.

Des­de que el 19 de sep­tiem­bre de 2017, el en­ton­ces mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Al­fon­so Das­tis, ex­pul­sa­ra al em­ba­ja­dor nor­co­reano Kim Hyok Chol, allí “so­lo vi­ve un diplomático con uno o dos asis­ten­tes y sus res­pec­ti­vas fa­mi­lias”, se­gún per­so­nas pró­xi­mas al per­so­nal de esa le­ga­ción. La tar­de del pa­sa­do vier­nes 22 de fe­bre­ro es­ta­ban to­dos allí, ocho per­so­nas, cuan­do ha­cia las tres de la tar­de, 10 hom­bres en­tra­ron, les pu­sie­ron bol­sas en la ca­be­za, les­ma­nia­ta­ron, les in­te­rro­ga­ron y les gol­pea­ron. “Por­ta­ban ar­mas si­mu­la­das y les tu­vie­ron re­te­ni­dos unas dos ho­ras”, ase­gu­ran fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción, que lle­van con má­xi­mo si­gi­lo las pes­qui­sas de “un de­li­ca­do asun­to”, que pa­re­ce pro­ta­go­ni­za­do por “un co­man­do mi­li­tar”, ymás pro­pio de una pe­lí­cu­la de es­pías.

Ha­cia las cin­co de la tar­de, los gri­tos de una de las mu­je­res, que ha­bía lo­gra­do es­ca­par­se por una ven­ta­na de la se­gun­da plan­ta de la vi­vien­da, aler­ta­ron a al­gún ve­cino. Su­pues­ta­men­te, la mujer co­rrió ca­lle aba­jo, don­de se en­cuen­tran un ge­riá­tri­co y un gran ho­tel de lu­jo, aun­que allí di­cen no ha­ber oí­do ni vis­to na­da.

Mi­nu­tos más tar­de, lle­ga­ba has­ta el lu­gar un co­che pa­tru­lla de la Po­li­cía Na­cio­nal. Los agen­tes no lo­gra­ban en­ten­der lo que de­cía la mujer, “he­ri­da en la ca­be­za y que so­lo ha­bla­ba en co­reano” y, a du­ras pe­nas, “usan­do una apli­ca­ción del te­lé­fono mó­vil”, ex­pli­ca­ba lo que ha­bía su­ce­di­do. Se­gún su ver­sión, los vio­len­tos ata­can­tes eran tam­bién co­rea­nos. Ha­bían ac­ce­di­do a la vi­vien­da sal­tan­do por uno de los mu­ros la­te­ra­les que de­li­mi­tan la fin­ca y que lin­da con un des­cam­pa­do, aho­ra cer­ca­do con un cor­dón po­li­cial. Un co­che pa­tru­lla de la po­li­cía per­ma­ne­ce des­de en­ton­ces en la puer­ta del nú­me­ro 43 de la ca­lle Da­río Apa­ri­cio.

La pa­re­ja de agen­tes que lle­gó pri­me­ro al lu­gar lla­mó a la puer­ta me­tá­li­ca que da a la ca­lle. Un hom­bre, de as­pec­to orien­tal, les abrió y les di­jo que es­ta­ba to­do en or­den den­tro. En ese mo­men­to, por los chats po­li­cia­les se di­fun­dió la idea de que to­do era fru­to de la men­te de “una tras­tor­na­da”. Sin em­bar­go, mien­tras los agen- tes per­ma­ne­cie­ron allí, ob­ser­va­ron que otro hom­bre ac­ce­día a la ca­sa y, po­co des­pués, dos co­ches de al­ta ga­ma sa­lían a to­da ve­lo­ci­dad del lu­gar por la puer­ta del ga­ra­je. Den­tro, ma­gu­lla­dos, que­da­ban los ha­bi­tan­tes de la em­ba­ja­da. Les ha­bían ro­ba­do mó­vi­les, or­de­na­do­res y do­cu­men­ta­ción.

Efec­ti­vos del ser­vi­cio de emer­gen­cias Sa­mur acu­die­ron al lu­gar y asis­tie­ron a los he­ri­dos, aque­ja­dos “de he­ma­to­mas de di­ver­sa con­si­de­ra­ción pro­vo­ca­dos por golpes”. Ho­ras más tar­de, los in­ves­ti­ga­do­res en­con­tra­ban los vehícu­los con los que hu­ye­ron los asal­tan­tes en las in­me­dia­cio­nes. Am­bos co­ches, de al­ta ga­ma y con ma­trí­cu­la diplomática, per­te­ne­cen a la Em­ba­ja­da de Co­rea del Nor­te y ha­brían si­do tam­bién ro­ba­dos por los ata­can­tes pa­ra huir. Los vehícu­los es­tán sien­do ins­pec­cio­na­dos por la Po­li­cía Cien­tí­fi­ca.

To­das las hi­pó­te­sis per­ma­ne­cen abier­tas, aun­que la po­li­cía ha acu­di­do a la Em­ba­ja­da de Co­rea del Sur, país ene­mis­ta­do con su ve­cino del nor­te, pa­ra rea­li­zar iden­ti­fi­ca­cio­nes. La po­si­bi­li­dad de que se tra­te de un “es­pio­na­je po­lí­ti­co” es­tá so­bre la me­sa, aun­que no so­lo. El he­cho de que Es­pa­ña de­cla­ra­se per­so­na non gra­ta al an­te­rior em­ba­ja­dor, Kim Hyok Chol, por­que los en­sa­yos nu­clea­res que es­ta­ba rea­li­zan­do su país in­cum­plían gra­ve­men­te las re­so­lu­cio­nes adop­ta­das por el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de las Na­cio­nes Uni­das, le obli­gó a aban­do­nar pre­ci­pi­ta­da­men­te el país, jun­to al que en­ton­ces era su se­gun­do en la em­ba­ja­da. Sin em­bar­go, aho­ra Kim Hyok Chol es uno de los hom­bres de con­fian­za del pre­si­den­te nor­co­reano Kim Jong-un, uno de los ar­tí­fi­ces de la cum­bre so­bre des­nu­clea­ri­za­ción man­te­ni­da con el pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos Do­nald Trump el pa­sa­do miér­co­les en Ha­nói y que con­clu­yó sin acuer­do. Otra de las hi­pó­te­sis ba­ra­ja­das por los in­ves­ti­ga­do­res es que el es­pec­ta­cu­lar ata­que y pos­te­rior ro­bo de to­da cla­se de ma­te­rial in­for­má­ti­co ten­ga que ver con do­cu­men­tos que hu­bie­ran po­di­do que­dar­se en esa se­de con­su­lar tras la sa­li­da del em­ba­ja­dor ha­ce año y me­dio.

Fuen­tes pró­xi­mas al per­so­nal de la em­ba­ja­da ase­gu­ran que es “un lu­gar muy es­par­tano” don­de los di­plo­má­ti­cos y sus fa­mi­lias vi­ven de ma­ne­ra bas­tan­te hu­mil­de y don­de, en con­se­cuen­cia, hay po­co que ro­bar. Los in­ves­ti­ga­do­res atri­bu­yen el ata­que a pro­fe­sio­na­les que “sa­bían lo que bus­ca­ban”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.