Se­sé aún no ha di­cho la úl­ti­ma pa­la­bra

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Hay quien pa­sa por la vi­da sin sa­lir de la trin­che­ra, y hay quien no sa­le del cam­po de ba­ta­lla. Ma­ría Jo­sé Se­sé Ma­teo (Cha­pe­la, Pon­te­ve­dra, 1965) era una mujer de com­ba­te. A los 18 años se enamo­ró y se mar­chó a vi­vir a Ve­ne­zue­la con su pa­re­ja. Allí, du­ran­te una dé­ca­da, an­du­vo me­ti­da en aso­cia­cio­nes de de­nun­cia po­lí­ti­ca y mo­vi­mien­tos cul­tu­ra­les an­tes de re­gre­sar diez años des­pués a su ca­sa, en Cha­pe­la, con dos hi­jos, Lu­cía y Jos­hua. En Ga­li­cia for­mó par­te del Cen­tro So­cial Ocu­pa­do Rue­la de Núñez por la de­fen­sa a una vi­vien­da dig­na, par­ti­ci­pó en el le­van­ta­mien­to de la fo­sa co­mú­nen la que se en­con­tra­ba en­te­rra­do su abue­lo re­pu­bli­cano, fue de­fen­so­ra de los de­re­chos de las tra­ba­ja­do­ras co­mo de­le­ga­da del sin­di­ca­to CIG en Pes­ca­no­va, su em­pre­sa, y era miem­bro de la Coordinadora Fe­mi­nis­ta Do­ni­ce­la: de­fen­día la igual­dad de de­re­chos de la mujer y el hom­bre, se po­si­cio­nó a fa­vor del di­vor­cio y del abor­to, de­nun­ció la vio­len­cia de gé­ne­ro y se de­jó to­do en una lu­cha, la fe­mi­nis­ta, que ya con­si­de­ra­ba prio­ri­ta­ria a me­dia­dos de los ochen­ta.

Mien­tras to­do es­to se desa­rro­lla­ba, tam­bién cam­bia­ba su vi­da per­so­nal: em­pe­zó una re­la­ción con Emi­lio Fer­nán­dez Cas­tro, con el que tu­vo un hi­jo, Igor, en 2007. Años des­pués su­frió gra­ves pro­ble­mas de es­pal­da que su­peró gra­cias a di­ver­sas ope­ra­cio­nes. Re­cu­pe­ra­da, en 2015 se le diag­nos­ti­có un cán­cer de ma­ma. Se que­dó en las úl­ti­mas, ex­haus­ta, pe­ro sa­na: el cán­cer ha­bía des­apa­re­ci­do. Así fue co­mo el 20 de fe­bre­ro de 2017 la com­ba­tien­te Se­sé Ma­teo po­día pre­su­mir de ha­ber­las pa­sa­do to­das, has­ta una

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.