El can­gre­jo azul se adue­ña del del­ta del Ebro

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

“Aho­ra pes­ca­mos so­lo can­gre­jo azul. ¿Qué vas a ha­cer an­te es­ta ex­plo­sión? Es lo que hay, si el año pa­sa­do co­gía­mos 15 ki­los al día aho­ra son en­tre 200 y 300”, ex­pli­ca Ivan Sam­per, pa­trón del Sa­ron, mien­tras pi­lo­ta rum­bo a las mo­ne­tas (tram­pas pa­ra crus­tá­ceos) que le es­pe­ran en las aguas del del­ta del Ebro. El can­gre­jo azul ( Ca­lli­nec­tes sa­pi­dus), au­tóc­tono del Atlán­ti­co Oc­ci­den­tal des­de Nue­va Es­co­cia, Mai­ne y nor­te de Mas­sa­chu­setts has­ta Ar­gen­ti­na, in­clu­yen­do Ber­mu­das y las An­ti­llas, se de­tec­tó por pri­me­ra vez Es­pa­ña en 2012, aun­que ya es­ta­ba por Ita­lia, Tur­quía o Gre­cia. Aho­ra el del­ta del Ebro es­tá in­fes­ta­do y la es­pe­cie, que vi­ve en es­tua­rios y la­gu­nas, avan­za ha­cia otros li­to­ra­les.

Mien­tras el Sa­ron se me­ce en las tran­qui­las aguas, los can­gre­jos van lle­nan­do gran­des ces­tas de plás­ti­co, ayu­da­dos por el pes­ca­dor Sal­va­dor Mo­re­so, que avi­sa: “Cui­da­do, si te aga­rran ha­cen da­ño”. El ta­ma­ño de las pin­zas del im­po­nen­te crus­tá­ceo, con pun­tas de un azul in­ten­so en los ma­chos y ro­jo en las hem­bras, no en­ga­ña. Su ca­pa­ra­zón pue­de al­can­zar los 24 cen­tí­me­tros y se han cap­tu­ra­do ejem­pla­res de un ki­lo.

El vo­raz can­gre­jo se ali­men­ta de bi­val­vos de con­cha fi­na —es ca­paz de co­mer 575 al­me­jas al día en un ban­co ma­ris­que­ro que no es­té pro­te­gi­do— ade­más de anéli­dos, pe­ces, plan­tas y ca­si de cual­quier otro ele­men­to que pue­da en­con­trar, in­clu­so in­di­vi­duos de la mis­ma es­pe­cie. Su úni­co de­pre­da­dor na­tu­ral es el pul­po, “y no hay tan­tos co­mo pa­ra aca­bar con ellos”, iro­ni­za Sam­per. So­lo que­da el hom­bre, “pe­ro es ne­ce­sa­rio que al­can­ce un buen pre­cio de­mer­ca­do co­mo en Es­ta­dos Uni­dos”. La se­ma­na pa­sa­da os­ci­ló en­tre 0,70 y tres eu­ros el ki­lo en la lon­ja de Sant Car­les de la Rà­pi­ta, des­de don­de se co­mer­cia­li­za el can­gre­jo, que se abre pa­so in­clu­so en las co­ci­nas de más repu­tación.

Joan Ba­la­guer, se­cre­ta­rio de la co­fra­día de pes­ca­do­res de Sant Car­les, in­di­ca que cap­tu­ran una me­dia de 1.000 ki­los al día. “El año pa­sa­do al­can­za­mos las 60 to­ne­la­das y, es­te año, en dos me­ses es­ta­mos en 37, lo que da una vi­sión de có­mo ha cre­ci­do”, con­cre­ta. Na­da ex­tra­ño, por­que las hem­bras liberan en­tre dos y ocho mi­llo­nes de hue­vos por pues­ta, y vi­ven en agua dul­ce y sa­la­da, se­ña­la Pe­re Abe­lló, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Cien­cias de­lMar del CSIC. “Se fo­men­ta su pes­ca, por­que erra­di­car­lo es im­po­si­ble”, avi­sa.

Vi­cent Mo­ya, pes­ca­dor en Sant Car­les des­de los 14 años, se en­fren­ta aho­ra, con 52, al cam­bio de rum­bo que mar­ca el ar­tró­po­do. “Han des­apa­re­ci­do los ber­be­re­chos, las al­me­jas y el can­gre­jo ver­de, el de aquí, aun­que to­da­vía hay na­va­ja”, enu­me­ra. Mo­ya se pre­gun­ta có­mo afec­ta­rá al pul­po, a la se­pia... El fa­mo­so lan­gos­tino de la zo­na tam­bién aguan­ta y es­te año ha ba­ti­do ré­cords.

Con es­tos an­te­ce­den­tes, la es­pe­cie se con­si­de­ra una de las 100 más in­va­si­vas del Me­di­te­rrá­neo, aun­que to­da­vía no es­tá ca­ta­lo­ga­do co­mo es­pe­cie exó­ti­ca in­va­so­ra en Es­pa­ña. El Mi­nis­te­rio pa­ra la Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca es­tá a la es­pe­ra del dic­ta­men del co­mi­té cien­tí­fi­co. La Ge­ne­ra­li­tat, por su par­te, cuen­ta con un plan de ges­tión y ha crea­do un co­mi­té en el que par­ti­ci­pan pes­ca­do­res, ma­ris­ca­do­res, cien­tí­fi­cos y eco­lo­gis­tas.

El mie­do a los da­ños que pue­da cau­sar la pla­ga se pal­pa en­tre los acui­cul­to­res. Je­sús Car­les, de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.