Mer­ce­des Mi­lá

Pe­rio­dis­ta

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

¿El gran lu­jo es la se­re­ni­dad? Cuan­do me se­pa­ré, mi ma­yor deseo era es­tar en paz. Ne­ce­si­ta­ba paz. Aho­ra, más que se­re­ni­dad es tran­qui­li­dad, te­ner la sen­sa­ción de que es­tás con­tro­lan­do tu vi­da.

¿Me­jor que­rer y des­pués per­der que nun­ca ha­ber que­ri­do?

Ab­so­lu­ta­men­te. Cuan­do te enamo­ras, te apa­sio­nas tan­to que cuan­do lle­ga el desamor crees que pre­fe­ri­rías no ha­ber­lo vi­vi­do. Pe­ro cuan­do pa­sa el due­lo, te das cuen­ta de que hay mu­chas co­sas bue­nas que guar­dar.

Lord By­ron de­cía: cuan­to más co­noz­co a los hom­bres, más quie­ro a mi pe­rro. ¿De acuer­do?

Pues no, mi­ra. Quie­ro mu­chí­si­mo a Scott, y él a mí, y aho­ra mis­mo­mi vi­da sin él no tie­ne sen­ti­do. Pe­ro si­go que­rien­do y me si­guen gus­tan­do mu­chí­si­mo los tíos.

Ha­ce 10 años, me di­jo que a los se nos ba­ja­rían los hu­mos cuan­do su­pié­ra­mos cuán­tos nos leen. ¿Se nos han ba­ja­do?

Bien­ve­ni­dos al club, co­le­gas. Aúnno sé si se os­han­ba­ja­do, por­que por aho­ra so­lo per­ci­bo ca­ri­ño. Yo amo a la au­dien­cia. Si no te ven es co­mo te­ner un res­tau­ran­te de pes­ca­do y que no ven­gan clien­tes, ha­ces el cu­rro, no in­gre­sas un eu­ro y tie­nes que ti­rar el pro­duc­to.

Pues aho­ra va a pa­sar de mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res a mu­chos me­nos. ¿Cuán­tos son su­fi­cien­tes?

Cuan­do ha­blas a la cá­ma­ra, ves un agu­je­ro ne­gro, nun­ca sa­bes quié­nes ni cuán­tos hay de­trás. El sha­re, el que sean uno o un mi­llón, le im­por­ta a quien pa­ga el pro­gra­ma. Lo que me im­por­ta a mí es que me si­gan, que me pi­llen, que me en­tien­dan. Bueno, es com­par­tir. Exac­ta­men­te, tía. Soy una mujer nue­va y ese es mi nue­vo sha­re. Va­ya se ha mar­ca­do. Siem­pre me han gus­ta­do los strip­tea­ses, y aho­ra me ha lle­ga­do la ho­ra. Con es­te pro­gra­ma me he sen­ti­do­más des­nu­da que nun­ca y mehe pre­gun­ta­do has­ta dón­de he lle­ga­do. Es un des­nu­do pro­fun­do, pe­ro útil, por­que ayu­da a otros a en­ten­der­se. Me sien­to co­bi­ja­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.