Có­mo echar ya a Ma­du­ro

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La idea de una in­ter­ven­ción mi­li­tar re­co­rre ca­da con­ver­sa­ción so­bre el fu­tu­ro de Ve­ne­zue­la. En el cha­vis­mo es­tán con­ven­ci­dos de que es al­go más que una ame­na­za re­tó­ri­ca. Sien­ten que no se pue­de des­car­tar con Do­nald Trump en la Ca­sa Blan­ca y lo que con­si­de­ran una tra­di­ción gol­pis­ta de una par­te de la opo­si­ción. Cons­cien­tes de que no po­drían en­fren­tar un ata­que du­ran­te mu­cho tiem­po, no tiem­blan a la ho­ra de in­sis­tir en que bus­ca­rán re­sis­tir un ase­dio has­ta el úl­ti­mo mo­men­to, con to­das las con­se­cuen­cias.

Con es­ta pre­mi­sa, la opo­si­ción ca­mi­na so­bre una lí­nea muy fina. La ma­yor par­te de los cer­ca­nos a Guai­dó, dipu­tados y ase­so­res, re­cha­zan el uso de la fuer­za pa­ra lo­grar una sa­li­da a la cri­sis. No obs­tan­te, sa­ben que qui­tar ese “co­co” al cha­vis­mo re­ba­ja­ría la pre­sión psi­co­ló­gi­ca y po­dría su­po­ner un re­tro­ce­so en es­te pro­ce­so. Otro más. De ahí que la fór­mu­la de que to­das las op­cio­nes es­tán so­bre la me­sa sea la más re­cu­rren­te. El ries­go, ad­mi­ten las fuen­tes con­sul­ta­das, es que la es­tra­te­gia se en­tre­mez­cla con el sen­tir de gran par­te de la po­bla­ción. El har­taz­go y la de­ses­pe­ra­ción con el cha­vis­mo son ta­les que nos les im­por­ta­ría de qué for­ma pu­die­ran qui­tár­se­los de en me­dio. Los sec­to­res más ra­di­ca­les, con Ma­ría Co­ri­na Ma­cha­do a la ca­be­za y alen­ta­dos por mu­chos ve­ne­zo­la­nos en el exi­lio de Mia­mi o Was­hing­ton, han avi­va­do es­ta op­ción.

“La in­ter­ven­ción ya es­tá aquí”, co­men­ta un co­la­bo­ra­dor. Sin em­bar­go, esa in­ter­ven­ción no es, por aho­ra, de ca­rác­ter hu­ma­ni­ta­rio ni mi­li­tar. ¿Có­mo se con­cre­ta, en­ton­ces, el cer­co de EE UU? Con san­cio­nes di­rec­tas e in­di­vi­dua­les a la cú­pu­la del cha­vis­mo y al al­to man­do mi­li­tar y la ofer­ta de in­cen­ti­vos (vi­sa­dos, des­blo­queo de las cuen­tas) a cam­bio de aban­do­nar a Ma­du­ro. De mo­men­to, ese ca­mino ha re­sul­ta­do in­efi­caz o, al me­nos, in­su­fi­cien­te. Al­re­de­dor de 700 ofi­cia­les y sol­da­dos han de­ser­ta­do des­de el 23 de fe­bre­ro.

Uno de los ob­je­ti­vos de la gi­ra de Guai­dó era pe­dir a los man­da­ta­rios con los que se ha en­tre­vis­ta­do que adop­ten san­cio­nes con­cre- tas contra Ma­du­ro y su en­torno. En un prin­ci­pio se va­lo­ró tam­bién la po­si­bi­li­dad de que via­ja­se a Eu­ro­pa, pa­ra lo­grar una mi­ni­cum­bre en la que es­tu­vie­ran pre­sen­tes, al me­nos, Ale­ma­nia, Fran­cia y Es­pa­ña.

La Unión Eu­ro­pea es vis­ta por am­bas par­tes co­mo una vía pa­ra lo­grar una sa­li­da pa­cí­fi­ca y di­plo­má­ti­ca a la cri­sis. En lo que va de año, Ma­du­ro, que no so­lía re­unir­se con los em­ba­ja­do­res eu­ro­peos, se ha vis­to con ellos en dos oca­sio­nes y los ca­na­les han se­gui­do abier­tos con las em­ba­ja­das más im­por­tan­tes. Va­rios asis­ten­tes a esos en­cuen­tros re­cuer­dan una de las in­ter­ven­cio­nes de Ma­du­ro: “Yo no soy Ga­da­fi ni Sa­dam, pe­ro si me matan sur­gi­rá otro y se­rá más ra­di­cal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.