El pre­si­den­te que ge­ne­ra ilu­sión (y te­mor)

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Cuan­do Ri­ta Paim, 52 años, re­pre­sen­tan­te de una far­ma­céu­ti­ca, oyó por pri­me­ra vez a Bol­so­na­ro ha­blar so­bre se­gu­ri­dad pú­bli­ca du­ran­te la cam­pa­ña se acor­dó in­me­dia­ta­men­te del atra­co a mano ar­ma­da que su­frió en la puer­ta de su ca­sa. “Se lle­va­ron el co­che, se lo lle­va­ron to­do. Fue una ex­pe­rien­cia ho­rri­ble. Por eso vo­té al pre­si­den­te, pen­san­do real­men­te en la se­gu­ri­dad”, cuen­ta en su apar­ta­men­to de un ba­rrio de cla­se me­dia al­ta de Salvador de Bahía, al la­do del pa­seo ma­rí­ti­mo.

Bra­sil fue el año pa­sa­do, con 64.000, el país con más ase­si­na­tos del­mun­do. Y Bahía es uno de los Es­ta­dos más pe­li­gro­sos; tie­ne el ré­cord de muer­tes vio­len­tas de jó­ve­nes en­tre 15 y 29 años, se­gún el úl­ti­mo Atlas de la Vio­len­cia. So­lo en Salvador, la capital, que tie­ne 2,6 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, hu­bo 80 ase­si­na­tos con ro­bo (un au­men­to del 27%) y unos 2.000 atra­cos en au­to­bu­ses, se­gún las au­to­ri­da­des.

Paim y su no­vio, el di­se­ña­dor gráfico Sér­gio Pret­to, de 60 años, per­te­ne­cen a la mi­no­ría que vo­tó a Bol­so­na­ro en Salvador, donde Fer­nan­do Had­dad (del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res) ga­nó en to­dos los dis­tri­tos. El aho­ra pre­si­den­te lo­gró sus me­jo­res re­sul­ta­dos en los ba­rrios más ri­cos, co­mo Pi­tu­ba, donde vi­ve la pa­re­ja y en el que la cre­cien­te vio­len­cia preo­cu­pa al ve­cin­da­rio. “So­mos no­so­tros los que vi­vi­mos en una cár­cel. Los co­mer­cian­tes tie­nen que te­ner re­jas, no­so­tros es­ta­mos en­ce­rra­dos en ca­sa, te­ne­mos mie­do de sa­lir. Mi hi­jo tie­ne una tien­da y es­tá siem­pre asus­ta­do, du­ran­te el car­na­val no la abre por mie­do a que au­men­ten los atra­cos”, se la­men­ta Pret­to, en un sa­lón de­co­ra­do con un gran ora­to­rio ba­rro­co con un Cris­to cru­ci­fi­ca­do.

Cuen­tan que am­bos vo­ta­ron a Lula du­ran­te años, has­ta que a la ter­ce­ra fue ele­gi­do, cre­yen­do que “sal­va­ría el mun­do”. Hoy se sien­ten de­cep­cio­na­dos con el “desas­tre que fue­ron los go­bier­nos de Lula” y evi­tan has­ta nom­brar­le. Bol­so­na­ro se ga­nó su ad­mi­ra­ción y su vo­to con pro­me­sas co­mo ba­jar la ma­yo­ría de edad pe­nal (de 18 a 16 años) y en­du­re­cer las pe­nas pa­ra los cri­mi­na­les.

Es­ta pa­re­ja co­no­ció al ac­tual man­da­ta­rio ha­ce años, cuan­do era dipu­tado y sus po­lé­mi­cas fra­ses triun­fa­ban en un pro­gra­ma que po­dría ser el equi­va­len­te a Cai­ga quien cai­ga en Bra­sil. “El ti­po te­nía unas sa­li­das un po­co lo­cas, co­mo cuan­do de­cía ‘hay que ma­tar­los de ver­dad’, pe­ro hoy ex­pre­sa me­jor esas ideas”, co­men­ta Pret­to. Él y su com­pa­ñe­ra ce­le­bran el de­cre­to que fa­ci­li­ta la te­nen­cia de ar­mas —Bahía es el Es­ta­do con más muer­tes por dis­pa­ros (5.450, en 2016), se­gún el Atlas de la Vio­len­cia—. “Si tie­nes un ar­ma, el la­drón se lo pen­sa­rá dos ve­ces an­tes de en­trar en tu ca­sa. Es­ta­rás pre­pa­ra­do pa­ra de­fen­der­te”, di­ce ella, que no se con­si­de­ra “ca­pa­ci­ta­da” pa­ra te­ner una.

“La gen­te es­tá en contra por- que di­ce que la vio­len­cia contra la mu­jer au­men­ta­ría, pe­ro las­mu­je­res que son víc­ti­mas de fe­mi­ni­ci­dio, des­gra­cia­da­men­te, se­gui­rán mu­rien­do con o sin una ley de te­nen­cia de ar­mas. Es una cues­tión cul­tu­ral, de edu­ca­ción de la so­cie­dad”, aña­de Pret­to.

La pa­re­ja tam­bién aplau­de el pro­yec­to de ley an­ti­cri­men que pre­sen­tó el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Sér­gio Mo­ro (el pri­mer juez que con­de­nó a Lula por co­rrup­ción), que en­du­re­ce la lu­cha contra la co­rrup­ción, el cri­men or­ga­ni­za­do y los de­li­tos vio­len­tos.

Dis­cre­pan de los que cri­ti­can en nom­bre de los de­re­chos hu­ma­nos la mano du­ra que pre­go­na Bol­so­na­ro. “Es­to de ser bueno no El pas­tor evan­gé­li­co Mar­ce­lo Gal­dino Jú­nior su­po pron­to que Bol­so­na­ro era su can­di­da­to. Le gus­ta­ban los va­lo­res que de­fen­día, su dis­cur­so y sus pro­me­sas. Gal­dino, 34 años, y su es­po­sa, Li­lia­na, eran vein­tea­ñe­ros cuan­do em­pe­za­ron a for­mar una fa­mi­lia tra­di­cio­nal que hoy in­clu­ye tres hi­jos. Pa­ra ellos es prio­ri­ta­rio que el nue­vo Go­bierno se cen­tre en la edu­ca­ción. Que, co­mo di­cen los bol­so­na­ris­tas, “desideo­lo­gi­ce las escuelas”, ex­pli­ca él en el tem­plo de la Igle­sia Asam­blea de Dios, en un ba­rrio del sur de São Pau­lo, donde li­de­ra a 100.000 fe­li­gre­ses. Y eso sig­ni­fi­ca que la es­cue­la dé a Gio­van­na (de 12 años), Mar­ce­lo Levy (4) y al be­bé Pe­dro (18 me­ses) edu­ca­ción bá­si­ca, pe­ro no los edu­que en va­lo­res. Ese ca­pí­tu­lo de la for­ma­ción de­be que­dar en el ho­gar. Que si les ha­blan de se­xua­li­dad en el co­le­gio, les ha­blen de bio­lo­gía, no de ideo­lo­gía, di­ce. “No­so­tros edu­ca­mos a nues­tros hi­jos en va­lo­res cris­tia­nos. Si otras fa­mi­lias quie­ren edu­car a los su­yos en otros, es­tá bien, pe­ro que lo ha­gan en su ca­sa”, sub­ra­ya.

Es­te pas­tor ex­pli­ca así qué es lo pri­me­ro que es­pe­ra del Go­bierno Bol­so­na­ro en ma­te­ria de va­lo­res: “Que aca­be con la ideo­lo­gía im­plan­ta­da por el an­te­rior Go­bierno que pre­ten­día ta­par en la men­te de nues­tros ni­ños lo que es­tá en la Cons­ti­tu­ción, que di­ce que la fa­mi­lia es la unión de un hom­bre, una mu­jer y sus hi­jos”. Así cons­ta en el ar­tícu­lo 226.3 del men­cio­na­do tex­to, pe­ro ha­ce seis años el Po­der Ju­di­cial le­ga­li­zó las unio­nes gais. Es pre­ci­sa­men­te por de­ci­sio­nes co­mo esa por lo que a Gal­dino le mo­les­ta que “el Tri­bu­nal Su­pre­mo le­gis­le” sin que el Con­gre­so se pro­nun­cie. Sos­tie­ne que, si el Es­ta­do quie­re ha­blar de “la cues­tión de gé­ne­ro” o de fa­mi­lias con dos ma­dres o dos pa­dres, de­be ha­cer­lo en la uni­ver­si­dad, “donde los alum­nos ya dis­cier­nen”, no a críos co­mo su pe­que­ño Mar­ce­lo Levy.

Gal­dino y sus fie­les en­car­nan el vo­to evan­gé­li­co en Bra­sil, la pu­jan­za de una co­mu­ni­dad que no pa­ra de al­can­zar nue­vas co­tas de po­der so­cial y po­lí­ti­co. Apo­ya­ron en ma­sa a Bol­so­na­ro has­ta co­lo­car los va­lo­res, la mo­ral, en lo al­to de la agen­da po­lí­ti­ca. Si en 1991 su­po­nían el 9% de los bra­si­le­ños, dos dé­ca­das des­pués eran ya el 20%, se­gún el úl­ti­mo cen­so.

El tem­plo de Gal­dino im­pre­sio­na in­clu­so va­cío. Pue­de al­ber-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.