Su­bir im­pues­tos a los ri­cos ya no es ta­bú en EE UU

El País (1ª Edición) - - PORTADA - La efi­ca­cia del men­sa­je

Lo ex­tra­or­di­na­rio del mo­men­to po­lí­ti­co que vi­ven los Es­ta­dos Uni­dos de Trump ha­ce que ideas que an­tes es­ta­ban en los már­ge­nes ocu­pen aho­ra el cen­tro del de­ba­te. Qui­zá no es sor­pren­den­te que, en los com­pa­ses ini­cia­les de unas su­per­po­bla­das pri­ma­rias de­mó­cra­tas pa­ra de­ci­dir quién se en­fren­ta­rá al he­te­ro­do­xo pre­si­den­te en 2020, al­gu­nos can­di­da­tos ha­blen de su­bir drás­ti­ca­men­te los im­pues­tos a los ri­cos. Lo lla­ma­ti­vo es que esas pro­pues­tas, con­de­na­das al es­car­nio ha­ce no tan­to, sus­ci­ten aho­ra un am­plio res­pal­do aca­dé­mi­co, me­diá­ti­co y po­pu­lar. Oque en Da­vos los mul­ti­mi­llo­na­rios dis­cu­tan las ideas en ma­te­ria de po­lí­ti­ca fiscal de una jo­ven de 29 años, la con­gre­sis­ta de­mó­cra­ta Ale­xan­dria Oca­sio-Cor­tez, que ha­ce unos me­ses ser­vía en­chi­la­das en un ga­ri­to de Man­hat­tan.

“Hay una sen­sa­ción de que los ri­cos do­mi­nan in­jus­ta­men­te la so­cie­dad, y la ten­den­cia a la de­sigual­dad se es­tá pro­nun­cian­do”, opi­na Wi­lliam Ga­le, co­di­rec­tor del Cen­tro de Po­lí­ti­ca Fiscal, un think tank no par­ti­dis­ta. “Los po­lí­ti­cos pro­gre­sis­tas in­ten­tan dis­tan­ciar­se de los in­tere­ses de los ri­cos. En círcu­los aca­dé­mi­cos, el sen­ti­mien­to es mix­to. Hay es­tu­dios que apo­yan un im­pues­to a la ri­que­za, pe­ro otros ha­llan una sig­ni­fi­ca­ti­va res­pues­ta frau­du­len­ta”.

La se­na­do­ra y can­di­da­ta de­mó­cra­ta Eli­za­beth Wa­rren pro­po­ne un im­pues­to a las gran­des for­tu­nas, una ta­sa que nun­ca ha exis­ti­do en EE UU. Ber­nie San­ders, se­na­dor in­de­pen­dien­te que le dispu­ta el fa­vor del sec­tor iz­quier­dis­ta del par­ti­do, promete un im­pues­to de su­ce­sio­nes del 77% a los más ri­cos. Y Oca­sio-Cor­tez, que no es- tá en las pri­me­ras, pe­ro des­de su es­ca­ño im­pul­sa la agen­da­más so­cial, ha­bla de du­pli­car el ti­po más al­to so­bre la ren­ta al 70%-80%. Las pro­pues­tas fue­ron ta­cha­das de “eco­nó­mi­ca­men­te anal­fa­be­tas” por el ase­sor eco­nó­mi­co jefe de la Ca­sa Blan­ca, Ke­vin Has­sett, pe­ro sus­ci­ta­ron en­cen­di­das de­fen­sas de otros ana­lis­tas po­co sos­pe­cho­sos de anal­fa­be­tis­mo. La idea de Oca­sio-Cor­tez, iro­ni­zó en The New York Times el No­bel de Eco­no­mía Paul Krugman, “es cla­ra­men­te una lo­cu­ra, ¿ver­dad?”. “Quie­ro de­cir: ¿quién cree que tie­ne sen­ti­do? So­lo gen­te ig­no­ran­te co­mo Pe­ter Diamond, pre­mio No­bel de Eco­no­mía y qui­zá el­ma­yor ex­per­to del mun­do en fi­nan­zas públicas (...). Y es una po­lí­ti­ca que na­die ha im­ple­men­ta­do ja­más, apar­te de EE UU en los 35 años si­guien­tes a la II Gue­rra Mun­dial, que in­clu­yen el pe­rio­do más exi­to­so de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de nues­tra his­to­ria”, aña­dió.

El te­mor a que una subida de im­pues­tos des­in­cen­ti­ve el cre­ci­mien­to es, se­gún Ga­le, “exa­ge­ra- a co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción so­bre la cri­sis fi­nan­cie­ra de Es­pa­ña ha he­cho un tra­ba­jo ex­tra­or­di­na­rio del que ha que­da­do una com­ple­ta cons­tan­cia en los Dia­rios de Se­sio­nes y en el dic­ta­men de con­clu­sio­nes de 273 pá­gi­nas. Se tra­ta de una va­lio­sa do­cu­men­ta­ción a la que los le­gis­la­do­res de­be­rán acu­dir pa­ra evi­tar que se re­pi­tan los da­ños cau­sa­dos. El dic­ta­men fi­nal, sin em­bar­go, ado­le­ce de unas con­clu­sio­nes sin­té­ti­cas pa­ra que los ciu­da­da­nos pu­die­ran ha­cer­se una idea cla­ra de los as­pec­tos fun­da­men­ta­les de la cri­sis. Ca­ren­cia que ha si­do com­pen­sa­da en par­te por el dis­cur­so fi­nal de la pre­si­den­ta de la co­mi­sión, Ana Ora­mas, dipu­tada por Coa­li­ción Ca­na­ria. Hay que re­cor­dar el re­tra­so do”. “Pe­ro de­pen­de de la po­lí­ti­ca que se apli­que, y hay ma­ne­ras muy ma­las de ha­cer­lo”, ad­vier­te. “La evi­den­cia mues­tra que el ni­vel im­po­si­ti­vo no tie­ne mu­cho im­pac­to en el cre­ci­mien­to. Los da­tos mues­tran enor­mes cam­bios en los im­pues­tos que ape­nas pro­du­cen­mo­vi­mien­tos en los in­di­ca­do­res de cre­ci­mien­to. De 1960 a 2010, el ti­po im­po­si­ti­vo má­xi­mo ca­yó en más de 40 pun­tos en EE UU, y ape­nas va­rió en Es­pa­ña y Ale­ma­nia. Sin em­bar­go, los ín­di­ces me­dios de cre­ci­mien­to en los tres paí­ses fue­ron ca­si idén­ti­cos”.

Los son­deos re­ve­lan que tres de ca­da cua­tro vo­tan­tes apo­yan su­bir los im­pues­tos a los ri­cos, una ten­den­cia cons­tan­te en los úl­ti­mos 25 años. Hoy, in­clu­so en­tre con el que na­ció es­ta co­mi­sión que no se cons­ti­tu­yó has­ta­ma­yo de 2017, una dé­ca­da des­pués del ini­cio de la cri­sis, y fue gra­cias a una ini­cia­ti­va de Uni­dos Po­de­mos.

Es­ta tar­dan­za con­tras­ta con la ac­tua­ción en Es­ta­dos Uni­dos, donde el in­for­me de la co­mi­sión nacional, The Fi­nan­cial Cri­sis In­quiry Re­port, se pu­bli­có en enero de 2011. El in­for­me es­ta­dou­ni­den­se de 663 pá­gi­nas con­tie­ne unas con­clu­sio­nes —tan so­lo 14—, que con gran sen­ti­do prác­ti­co res­pon­de al man­da­to del pre­si­den­te Oba­ma de ex­pli­car “qué ocu­rrió, có­mo ocu­rrió y por qué ocu­rrió”. El in­for­me es­ta­dou­ni­den­se sin­te­ti­za los prin­ci­pa­les he­chos cla­ve de la cri­sis: 26mi­llo­nes de ame­ri­ca­nos que­da­ron sin em­pleo, cua­tro mi­llo­nes de fa­mi- vo­tan­tes re­pu­bli­ca­nos. Se­gún una en­cues­ta que hi­zo en enero la ca­de­na con­ser­va­do­ra Fox News, la ma­yo­ría son par­ti­da­rios de su­bir las ta­sas a quie­nes ga­nan más de 10 mi­llo­nes de dó­la­res al año.

“A la gen­te no le pa­re­ce mal freír a im­pues­tos a Geor­ge So­ros o a Bill Ga­tes”, de­fien­de Mi­ke Tan­ner, del Ins­ti­tu­to Cato, un think tank li­ber­ta­rio de cen­tro-de­re­cha. “El pú­bli­co es re­cep­ti­vo a las subidas siem­pre que el lí­mi­te que­de por en­ci­ma de su ni­vel de in­gre­sos. Los re­pu­bli­ca­nos di­rán que los de­mó­cra­tas ha­blan de gra­var a ri­cos, pe­ro al fi­nal irán a por las clases me­dias. Se­rá in­tere­san­te ver quién re­sul­ta más efi­caz a la ho­ra de trans­mi­tir su men­sa­je”.

Lo cier­to es que el de­ba­te eco- lias per­die­ron sus ca­sas, otros cua­tro­mi­llo­nes y me­dio se en­con­tra­ban en pro­ce­sos hi­po­te­ca­rios y cer­ca de 11 bi­llo­nes de dó­la­res de los aho­rros de las fa­mi­lias se eva­po­ra­ron. Los be­ne­fi­cios de los ban­cos ha­bían pa­sa­do de re­pre­sen­tar el 15% de las ga­nan­cias em­pre­sa­ria­les en 1980 al 27% en 2006.

Si­guien­do la­mis­ma me­to­do­lo­gía, en Es­pa­ña se per­die­ron 3,8 mi­llo­nes de em­pleos, que si­tua­ron el pa­ro en 6,2 mi­llo­nes de per­so­nas; unas 400.000 fa­mi­lias han si­do ex­pul­sa­das de sus ca­sas y otras tan­tas pen­den de li­ti­gios ju­di­cia­les (hi­po­te­cas, al­qui­le­res y ocupaciones), y mi­llo­nes de aho­rra­do­res (pre­fe­ren­tis­tas y ac­cio­nis­tas) per­die­ron una par­te de sus aho­rros o se en­cuen­tran in­vo­lu­cra­dos en plei­tos con las en­ti­da­des El en­tu­sias­mo por los im­pues­tos a los más ri­cos en Es­ta­dos Uni­dos hun­de sus raí­ces teó­ri­cas en las in­ves­ti­ga­cio­nes, du­ran­te las dos úl­ti­mas dé­ca­das, de eco­no­mis­tas que cues­tio­nan el con­sen­so neo­li­be­ral y aler­tan de la ex­ce­si­va con­cen­tra­ción de la ri­que­za, co­mo Tho­mas Pi­ketty, Em­ma­nuel Sáez y Ga­briel Zuc­man.

Es­tos dos úl­ti­mos, pro­fe­so­res de la Uni­ver­si­dad de Ber­ke­ley, apo­yan la pro­pues­ta de la se­na­do­ra Eli­za­beth Wa­rren pa­ra po­ner un im­pues­to a las gran­des for­tu­nas y han apor­ta­do nú­me­ros: con una ta­sa del 2% a ho­ga­res con un pa­tri­mo­nio su­pe­rior a los 50 mi­llo­nes de dó­la­res, y un 1% adi­cio­nal a aque­llos con va­lo­res de más de 1.000 mi­llo­nes, ex­pli­can, se re­cau­da­rían en 10 años 2,75 bi­llo­nes de dó­la­res (más de 2.400 mi­llo­nes de eu­ros), o un 1% del PIB al año. nó­mi­co se ha abier­to enor­me­men­te. An­tes de la Gran Re­ce­sión era im­pen­sa­ble que al­guien ini­cia­se una ca­rre­ra se­ria pa­ra ser pre­si­den­te de­fi­nién­do­se, co­mo ha­ce San­ders, co­mo un “so­cia­lis­ta de­mo­crá­ti­co”. La de­sigual­dad y la con­cen­tra­ción de ri­que­za llevan a cues­tio­nar cer­te­zas de po­lí­ti­ca fiscal que pa­re­cían ina­mo­vi­bles.

En la ac­tua­li­dad, el ca­rác­ter pro­gre­si­vo del sis­te­ma im­po­si­ti­vo es­ta­dou­ni­den­se es re­la­ti­vo. Más des­de la gran re­ba­ja de im­pues­tos de Trump, que los de­mó­cra­tas ca­li­fi­ca­ron de re­ga­lo his­tó­ri­co a los más ri­cos. “En­tre 1979 y 2015, la ren­ta de los ho­ga­res del 1% más ri­co subió un 233%. Los im­pues­tos fe­de­ra­les a ese co­lec­ti­vo ba­ja­ron un 2%, y aún más con el re­cor­te fiscal de Trump”, ex­pli­ca Ga­le.

Pe­ro Trump ha da­do a los de­mó­cra­tas la opor­tu­ni­dad de pen­sar a lo gran­de. Un pre­si­den­te que se ha car­ga­do mu­chos dog­mas re­pu­bli­ca­nos tien­ta a los de­mó­cra­tas a ha­cer lo pro­pio. Ha reabier­to los acuer­dos más só­li­dos, ha desata­do gue­rras co­mer­cia­les, así que los de­mó­cra­tas no ne­ce­si­tan preo­cu­par­se por po­ner ner­vio­so al mun­do em­pre­sa­rial: ya lo ha­ce el pre­si­den­te. fi­nan­cie­ras, que tam­bién re­gis­tra­ron una ex­plo­sión de be­ne­fi­cios an­tes de la cri­sis.

La pri­me­ra con­clu­sión del in­for­me de Es­ta­dos Uni­dos es que “la cri­sis pu­do ser evi­ta­ble”. Pre­ci­sa que los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles fue­ron los di­rec­ti­vos de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras y los ad­mi­nis­tra­do­res pú­bli­cos que ig­no­ra­ron las ad­ver­ten­cias y no su­pie­ron ges­tio­nar la evo­lu­ción de los ries­gos. No se pue­de ol­vi­dar que en Es­ta­dos Uni­dos las ayu­das ge­ne­ra­ron 55.000 mi­llo­nes de be­ne­fi­cios pú­bli­cos, mien­tras que aquí se han per­di­do 47.966 mi­llo­nes, se­gún la UE.

De las re­co­men­da­cio­nes que reali­zó Ora­mas hay una que de­be­ría abor­dar­se con ur­gen­cia: “La inex­cu­sa­ble ar­ti­cu­la­ción de una ins­ti­tu­ción que per­mi­ta pro­te­ger con la­má­xi­ma efi­ca­cia a to­dos los usua­rios del sis­te­ma fi­nan­cie­ro en to­dos sus ám­bi­tos”. Los ciu­da­da­nos pre­ci­san con­fiar en los ban­cos, que en in­te­rés de to­dos de­ben me­jo­rar su repu­tación, lo que exi­ge des­te­rrar las ma­las prác­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.