Las ‘joc­keys’ vas­cas del emir

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

al­gún mo­men­to que­rré es­tar con mi fa­mi­lia y no en mi­tad del de­sier­to”, aña­de Maia­len. La in­ten­ción de am­bas es aho­rrar to­do lo po­si­ble pa­ra com­prar ca­ba­llos, en­tre­nar­los y ven­der­los o po­ner­los a dispu­tar ca­rre­ras. De mo­men­to, van cum­plien­do su ob­je­ti­vo. “Nos pa­gan el al­qui­ler, así que es fá­cil aho­rrar. Amí, ade­más, me en­can­ta”, con­fie­sa Na­roa. El suel­do se lo ga­nan co­mo­maes­tras y, al fi­nal del cur­so, la cua­dra con la que com­pi­ten re­par­te pri­mas se­gún lo con­se­gui­do en pre­mios, siem­pre ge­ne­ro­sos. La prue­ba­más im- fe­so­ra cuan­do acu­dió a es­ta con­fe­ren­cia. El pro­ta­go­nis­ta era ami­go de la cua­dra que el emir te­nía en Ca­ta­lu­ña. “Le pre­gun­ta­ron si co­no­cía a al­guien que le ape­te­cie­ra ir­se y se acor­dó de mí. Te­nía 19 años”. Su her­ma­na la si­guió seis me­ses des­pués. “Yo no era tan fa­ná­ti­ca”, ter­cia Na­roa. “Pe­ro al ter­mi­nar cuar­to de ESO, se­me fue la ca­be­za, de­jé de es­tu­diar y me fui”.

Tres años des­pués, en 2016, una vez den­tro de la ór­bi­ta del je­que, les lle­gó la ofer­ta pa­ra ins­ta­lar­se a las puer­tas del de­sier­to. En­ton­ces, la más atre­vi­da fue Na­roa, que em­pa­que­tó los bár­tu­los y cam­bió de con­ti­nen­te. Su lle­ga­da fue triun­fal: pri­me­ra ca­rre­ra, pri­me­ra vic­to­ria. La tem­po­ra­da si­guien­te, su her­ma­na hi­zo el mis­mo ca­mino. En to­do es­te tiem­po, han aca­ba­do a menudo en las po­si­cio­nes de ca­be­za. Su­mo­da­li­dad,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.