Cam­bios sí, pe­ro no en la esen­cia

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Al vi­si­tan­te pri­me­ri­zo tal vez no le im­pre­sio­ne, pe­ro quien ha­ya co­no­ci­do la Ara­bia Sau­dí de an­tes de que el rey Sal­mán lle­ga­ra al trono y die­ra las rien­das del po­der a su hi­jo y he­re­de­ro, Moha­med Bin Sal­mán, no­ta­rá la di­fe­ren­cia. El Reino del De­sier­to es­tá en ebu­lli­ción. Mien­tras el mun­do se fi­ja en el ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta Ja­mal Khas­hog­gi, las ac­ti­vis­tas de los de­re­chos de la mu­jer en­car­ce­la­das o las jó­ve­nes que es­ca­pan del país, den­tro se es­tá lle­van­do a ca­bo un ex­pe­ri­men­to so­cial sin pre­ce­den­tes.

Du­ran­te dé­ca­das la so­cie­dad sau­dí ha es­ta­do ali­men­ta­da por una in­ter­pre­ta­ción pu­ri­ta­na e in­tran­si­gen­te del is­lam, con cu­yo pre­tex­to la po­li­cía de la mo­ral im­po­nía la se­gre­ga­ción de se­xos y ta­cha­ba de pe­ca­mi­no­sa la más inocen­te de las ac­ti­vi­da­des de ocio. Hoy, los sau­díes tie­nen ac­ce­so a con­cier­tos y es­pec­tácu­los de ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les co­mo Ma­riah Ca­rey, Da­vid Guet­ta, An­drea Bo­ce­lli o el Cir­co del Sol, y even­tos de­por­ti­vos co­mo la re­cien­te ca­rre­ra de Fór­mu­la E. Has­ta hay un “mi­nis­te­rio de la di­ver­sión”, co­mo de­no­mi­nan a la Di­rec­ción Ge­ne­ral del En­tre­te­ni­mien­to.

Al­gu­nos han cri­ti­ca­do que se tra­ta de di­ver­sio­nes pa­ra las éli­tes. Es cier­to que al­gu­nas de esas ac­ti­vi­da­des no es­tán al al­can­ce de to­dos, pe­ro otras son gra­tis. En la Cor­ni­che de Yed­da, un pa­seo ma­rí­ti­mo de 15 ki­ló­me­tros de lar­go, se han ins­ta­la­do nu­me­ro­sos par­ques in­fan­ti­les y quios­cos de re­fres­cos, que fa­ci­li­tan los po­pu­la­res píc­nics fa­mi­lia­res; ade­más, se ha ce­rra­do to­do el ca­rril cen­tral pa­ra pa­ti­ne­tes, bi­ci­cle­tas y pa­sean­tes. A la caí­da de la tar­de se lle­na de ado­les­cen­tes que ha­cen ca­brio­las so­bre sus dos rue­das y, sor­pre­sa, en­tre ellos bas­tan­tes chi­cas. Quien ha­ya vis­to la pe­lí­cu­la La bi­ci­cle­ta ver­de, de Hai­faa al Man­sour, en­ten­de­rá que una chi­ca so­bre una bi­ci en Ara­bia Sau­dí es un ges­to tan reivin­di­ca­ti­vo co­mo la huel­ga del 8-M en Es­pa­ña.

“Por fin, sí, las co­sas es­tán cam­bian­do. Ya era ho­ra”, co­men­ta Alaa Bin Moha­med en­tre lla­ma­das de mó­vil pa­ra que­dar con sus ami­gos el jue­ves por la no­che, el ini­cio del fin de se­ma­na sau­dí. A es­te vein­tea­ñe­ro que aca­ba de em­pe­zar un tra­ba­jo en prác­ti­cas en una tien­da de te­le­fo­nía, to­dos los cam­bios le pa­re­cen po­cos. ¿Que las mu­je­res con­duz­can? ¿Los con­cier­tos? ¿El apo­yo a los jó­ve­nes? “Ge­nial, pe­ro va­mos tar­de. Que­re­mos más”, di­ce. “Nos que­dan por lo me­nos diez años de re­for­mas pa­ra po­ner­nos al día”, ase­gu­ra con­ven­ci­do de que aún fal­ta lo más im­por­tan­te: “el cam­bio de men­ta­li­dad”.

Con dos ter­cios de la po­bla­ción por de­ba­jo de los 30 años, los pla­nes del he­re­de­ro han en­con­tra­do una au­dien­cia en­tu­sias­ta, so­bre to­do en­tre las mu­je­res. “Aho­ra ne­ce­si­ta­mos que ha­ya más tra­ba­jo”, res­pon­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.