“La te­le no es lo que me­jor ha­go, pe­ro pa­gan más”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Aun­que ha si­do la te­le­vi­sión la que le ha da­do po­pu­la­ri­dad, so­bre to­do por sus co­la­bo­ra­cio­nes en Za­pean­do, Qui­que Pei­na­do (Ma­drid, 39 años) se des­cri­be pri­me­ro co­mo pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo, cam­po en el que tra­ba­jó en di­fe­ren­tes me­dios en­tre 1999 y 2011, y co­mo guio­nis­ta. Ma­ña­na es­tre­na Le­yen­das (DMax, 22.30), pro­gra­ma en el que re­gre­sa a ese pe­rio­dis­mo y en el que ha­bla­rá con cua­tro de las ma­yo­res fi­gu­ras del de­por­te es­pa­ñol re­cien­te.

Pa­ra sus re­por­ta­jes, Pei­na­do ha pa­sa­do va­rias jor­na­das jun­to a de­por­tis­tas tan re­le­van­tes co­mo Fer­nan­do To­rres, Pau Ga­sol, Al­ber­to Con­ta­dor y Ca­ro­li­naMa­rín, que le han abier­to las puer­tas de su día a día ymos­tra­do su ca­ra me­nos co­no­ci­da. “Te­ner tres días de ac­ce­so a es­te ti­po de gen­te ge­ne­ra unos len­gua­jes y re­ve­la­cio­nes que son di­fe­ren­tes de las que ha­cen nor­mal­men­te. Di­cen co­sas di­fe­ren­tes y las di­cen de una ma­ne­ra di­fe­ren­te”, cuen­ta Pei­na­do a EL PAÍS.

Del ex­fut­bo­lis­ta ro­ji­blan­co se con­fie­sa “un po­co enamo­ra­do”. Y aña­de: “To­rres me pa­re­ce un tío con el que me gus­ta­ría ce­nar to­dos los me­ses, co­mo con mu­chos ami­gos míos”.

Ga­sol le sor­pren­dió con una de sus vi­si­tas a un hos­pi­tal pa­ra ver a ni­ños en­fer­mos de cán­cer. “Lo ha­ce en ca­da ciu­dad en la que tra­ba­ja. Él que­ría ha­ber es­tu­dia­do Me­di­ci­na y su ma­dre tra­ba­ja en sa­ni­dad y tie­ne mu­cho in­te­rés por la sa­ni­dad”.

Con Con­ta­dor ha­bla de la san­ción por do­pa­je tras dar po­si­ti­vo por clem­bu­te­rol que le su­pu­so la re­ti­ra­da del tí­tu­lo del Tour de Fran­cia de 2010. “Es una es­ce­na muy heavy por­que lo ha­bla de­lan­te­de su­ma­dre y suher­mano. Fue­ron mo­men­tos muy ten­sos”, re­me­mo­ra Pei­na­do.

De la tri­cam­peo­na mun­dial de bád­min­ton di­ce: “Nun­ca he co­no­ci­do a na­die que sa­cri­fi­que tan­to por su pro­fe­sión. Tie­ne un pun­to ca­si de lo­cu­ra que se re­fle­ja en el pro­gra­ma”.

Le­yen­das es uno de los va­rios pro­yec­tos en los que es­tá in­mer­so Pei­na­do. Ade­más de su co­la­bo­ra­ción en Za­pean­do en La Sex­ta, pre­sen­ta jun­to a Ma­nuel Bur­que Ra­dio Ga­ga en #0 y Bue­nis­mo bien en la app de la SER. Ade­más, con­du­ce Ge­ne­ra­ción NBA en #Va­mos jun­to a An­to­ni Dai­miel.

No pa­ran de lle­gar­le opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo. “Aca­bo de sa­lir de una reunión, y si ves lo que me aca­ban de ofre­cer, que es al­go que me ha en­can­ta­do, fli­pas. To­do es­tá pa­san­do muy rá­pi­do; ha si­do co­mo en los úl­ti­mos cin­co años. Ten­go ca­si 40 años y ves las co­sas de otra ma­ne­ra. Ha­ce cin­co años yo que­ría ser guio­nis­ta de co­me­dia y ya es­tá, pe­ro co­mo to­do se ha ido de­ma­dre, no le doy mu­chas vuel­tas. So­lo in­ten­to que mi vi­da cua­dre”, co­men­ta.

Mu­chos de esos pro­yec­tos son te­le­vi­si­vos, pe­se a que no es el me­dio en el que se sien­te más có­mo­do: “En te­le­vi­sión no soy es­pe­cial­men­te fan de mí mis­mo; no creo que sea lo que me­jor ha­go, creo que soy me­jor ha­cien­do ra­dio o es­cri­bien­do. Pe­ro si tie­nes en cuen­ta que lo pa­gan me­jor, tie­nes más ex­po­si­ción, te abre más ca­mi­nos y en­ci­ma tra­ba­jo­me­nos, se­ría de gi­li­po­llas de­cir que no”.

Mu­cho de lo que ha cam­bia­do en su vi­da des­de que em­pe­za­se a tra­ba­jar en 1999 en la re­vis­ta Gi­gan­tes del Bas­ket se lo de­be, se­gún él mis­mo, a Ra­dio Ga­ga, pre­mia­do con un On­das al me­jor pro­gra­ma de ac­tua­li­dad en 2018. “Me ha qui­ta­do ca­pas de pe­rio­dis­ta. Me he da­do cuen­ta de que ha­ce­mos mu­chas co­sas mal los pe­rio­dis­tas. Siem­pre que he en­tre­vis­ta­do a al­guien te­nía pen­sa­do sa­car­le un ti­tu­lar”, re­co­no­ce. “Te­nía un en­fo­que, y lo tie­nen mu­chos pe­rio­dis­tas, no di­ría agre­si­vo, pe­ro sí de que ten­go que sa­car al­go de ahí. Y esa no es la ma­ne­ra. Por lo que he apren­di­do en Ra­dio Ga­ga, la ma­ne­ra es te­ner una char­la re­la­ja­da, que te in­tere­se de ver­dad lo que di­ce el otro. Así sa­len co­sas me­jo­res y el en­tre­vis­ta­do no se sien­te atra­ca­do”.

Si pu­die­ra ele­gir, ci­ta dos de­seos pa­ra su fu­tu­ro pro­fe­sio­nal: pre­sen­tar un con­cur­so y te­ner un pro­gra­ma de ra­dio pro­pio. “Cuan­do eres pre­sen­ta­dor, tu po­der so­bre lo que ha­ces es muy po­co. Amí­me gus­ta la idea de te­ner un equi­po, desa­rro­llar mis ideas, mis con­te­ni­dos... Eso en la ra­dio es po­si­ble por­que te per­mi­te te­ner tiem­po. En la te­le, si el cuar­to pro­gra­ma no fun­cio­na, te vas a ca­sa. La ra­dio per­mi­te otros tiem­pos, otros rit­mos, y es don­de más ten­go que apor­tar”, re­ma­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.