Pla­nos

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

icen que el do­cu­men­tal Behind the Cur­ve (en es­pa­ñol, La Tie­rra es pla­na, re­cién es­tre­na­do en Net­flix) se ríe de los te­rra­pla­nis­tas, pe­ro yo no creo que ha­ya mo­fa, be­fa ni es­car­nio. Si así fue­ra, su in­te­rés no pa­sa­ría del de una ocu­rren­cia, pe­ro la pe­lí­cu­la es fas­ci­nan­te por­que su au­tor, Da­niel J. Clark, tra­ta de com­pren­der qué lle­va a un mon­tón de ve­ci­nos de una so­cie­dad ins­trui­da a de­fen­der que la Tie­rra es pla­na.

Los te­rra­pla­nis­tas, que cuen­tan sus de­li­rios a cá­ma­ra sin el me­nor de los com­ple­jos y con la más osa­da de las con­vic­cio­nes, creen que hay una cons­pi­ra­ción mun­dial que lle­va 450 años en­ga­ñan­do a la hu­ma­ni­dad so­bre la for­ma es­fé­ri­ca del pla­ne­ta. La CIA, la NASA y Holly­wood son los ins­tru­men­tos pa­ra ocul­tar la reali­dad ob­via que cual­quie­ra que mi­re al ho­ri­zon­te ob­ser­va: to­do es plano, no hay cur­va­tu­ra.

Al prin­ci­pio de la pe­lí­cu­la, es­tos per­so­na­jes son ca­ri­ca­tu­ras, pe­ro con­for­me avanzan los mi­nu­tos se man­chan de ter­nu­ra y dra­ma. Po­co a po­co, los des­cu­bri­mos frá­gi­les y al bor­de de la mar­gi­na­li­dad so­cial. Su cre­do te­rra­pla­nis­ta es una re­be­lión con­tra una in­sig­ni­fi­can­cia que no so­por­tan; por eso dis­pa­ran con­tra la as­tro­fí­si­ca, que es la cien­cia que nos cuen­ta cuán in­sig­ni­fi­can­tes so­mos: un pu­ña­do de se­res pe­ga­dos a una ro­ca di­mi­nu­ta que da vuel­tas por una ga­la­xia, que a su vez es una por­ción irri­so­ria del uni­ver­so.

Creer en cons­pi­ra­cio­nes es una for­ma de nar­ci­sis­mo tan­to co­mo de con­sue­lo. No so­lo sig­ni­fi­ca que el mun­do tie­ne sen­ti­do, sino que quie­nes lo go­bier­nan han ur­di­do un tram­pan­to­jo so­fis­ti­ca­dí­si­mo pa­ra no­so­tros. So­mos tan im­por­tan­tes que al­guien no ha re­pa­ra­do en gas­tos ni en ima­gi­na­ción pa­ra ocul­tar­nos la ver­dad, del mis­mo mo­do que unos pa­dres amo­ro­sos fin­gen que el Ra­ton­ci­to Pé­rez de­ja cin­co eu­ros ba­jo la al­moha­da. Por eso no se pue­de con­ven­cer a un te­rra­pla­nis­ta des­de la bur­la y el ata­que. Al con­tra­rio; hay que bus­car las raí­ces de su an­gus­tia y de su so­le­dad, y ur­ge ha­cer­lo por­que ca­da día son más y más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.