La ci­ber­trin­che­ra de Oc­ci­den­te

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Las cen­tra­les eléc­tri­cas de un país oc­ci­den­tal se co­lap­san, los clien­tes de los ban­cos no pue­den ac­ce­der a sus cuen­tas co­rrien­tes, el trá­fi­co ci­vil por tie­rra, mar y ai­re es un caos por­que los man­dos de con­trol se han caí­do, y el agua que sa­le de los gri­fos es­tá con­ta­mi­na­da con agen­tes quí­mi­cos. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción son in­ca­pa­ces de ex­pli­car qué su­ce­de. Y la gen­te es­tá en pe­li­gro, des­con­fía del sis­te­ma. Es­to es un ci­be­ra­ta­que.

Ese es el escenario so­bre el que un gru­po de in­ge­nie­ros y mi­li­ta­res de 21 paí­ses tra­ba­ja des­de un pe­que­ño cuar­tel en Ta­llin, la ca­pi­tal de Es­to­nia (1,3 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes). La re­pú­bli­ca bál­ti­ca es uno de los paí­ses más di­gi­ta­li­za­dos del mun­do y, tras su­frir en pri­me­ra per­so­na un ata­que ci­ber­né­ti­co ma­yúscu­lo, que pa­ra­li­zó el país en 2007 —atri­bui­do ofi­cial­men­te a Ru­sia—, la pe­que­ña na­ción em­pe­zó a desa­rro­llar el eco­sis­te­ma per­fec­to pa­ra aco­ger el ma­yor cen­tro de ame­na­zas en la red le­van­ta­do en el mar­co de la OTAN: el Cen­tro de Ex­ce­len­cia de De­fen­sa Ci­ber­né­ti­ca Coo­pe­ra­ti­va (CCDCOE, por sus si­glas en in­glés). Pe­ro, ade­más, el país par­tía con ven­ta­ja por­que “du­ran­te la ocu­pa­ción so­vié­ti­ca, Es­to­nia fue la re­pú­bli­ca más avan­za­da en cues­tio­nes tec­no­ló­gi­cas”, ilus­tra por co­rreo elec­tró­ni­co Ri­car­do Le­noir-Grand Pons, doc­to­ran­do y pro­fe­sor ad­jun­to de la Uni­ver­si­dad Car­los III de Ma­drid y ex­per­to en es­ta re­gión.

En una gé­li­da aun­que so­lea­da ma­ña­na de prin­ci­pios de mar­zo el CCDCOE ama­ne­ce con uni­for­ma­dos, ca­si to­dos hom­bres, pa­sean­do por los jar­di­nes ne­va­dos de lo que en tiem­pos más os­cu­ros en la his­to­ria de Es­to­nia tam­bién fue una de­pen­den­cia mi­li­tar. El te­nien­te co­ro­nel Franz Lan­ten­ham­mer, un ale­mán de pe­lo y bar­ba blan­cos y an­te el que to­dos se cuadran con res­pe­to, tra­ba­ja en su des­pa­cho abo­ve­da­do de la pri­me­ra plan­ta de es­te edi­fi­cio de pie­dra y la­dri­llo vis­to de fi­na­les del si­glo XIX. “Si quie­res de­fen­der­te bien, ne­ce­si­tas en­ten­der có­mo ata­car”, re­co­no­ce, y aña­de que la ame­na­za que lle­ga a Oc­ci­den­te es prin­ci­pal­men­te de dos lu­ga­res muy con­cre­tos con los que la ten­sión ha ido en cons­tan­te au­men­to: Ru­sia, des­de la ane­xión de Crimea en 2014, y Chi­na, es­pe­cial­men­te en la ac­tua­li­dad por los ca­sos de es­pio­na­je y la tec­no­lo­gía 5G.

De­fen­der y, so­bre to­do, ofen­der, es lo que San­dra Bar­dón Mo­ral, ma­dri­le­ña de 36 años, lle­va ha­cien­do aquí des­de ha­ce po­co más de un año. En el cen­tro to­dos la lla­man te­chie y jun­to a “de­ce­nas” de com­pa­ñe­ros de los 21 paí­ses que con­for­man el Cen­tro (equi­po ro­jo, con se­de en Es­to­nia), se en­car­ga ca­da año de in­ten­tar ata­car des­de sus or­de­na­do­res a su­pues­tas na­cio­nes (equi­po azul, que fun­cio­na des­de cual­quier lu­gar del mun­do) y anu­lar­las. “Es muy es­tre­san­te”, ex­pli­ca, nes, pe­ro tam­bién op­ti­mis­ta en cuan­to al avan­ce de sus de­man­das. En lo que an­tes era un mun­do só­lo de aho­ra van lle­gan­do las es­tra­te­gias po­lí­ti­cas. “Es co­mo en el asun­to de des­nu­clea­ri­za­ción. ¡No to­dos los in­vo­lu­cra­dos tie­nen que ser fí­si­cos!”, di­ce res­pec­to al mun­do ci­ber­né­ti­co. Por eso la es­pa­ño­la San­dra Bar­dón Mo­ral, con va­que­ros, ca­mi­se­ta y de­por­ti­vas, tra­ba­ja día a día con el uni­for­ma­do y co­rrec­to te­nien­te co­ro­nel Lan­ten­ham­mer. Tie­nen cla­ro quién es el enemi­go co­mún. aun­que tam­bién “muy mo­ti­va­dor”. Son más de mil má­qui­nas vir­tua­les tra­ba­jan­do a pleno ren­di­mien­to du­ran­te el ejer­ci­cio lla­ma­do Loc­ked Shields (Es­cu­dos blo­quea­dos).

El te­nien­te co­ro­nel Pedro Cor­té­sRuiz, de 51 años, es el en­car­ga­do de en­ca­jar los ejer­ci­cios de los te­chies en las ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res más tra­di­cio­na­les. “Has­ta aho­ra, es­ta ra­ma [ope­ra­cio­nes ci­ber­né­ti­cas] no se te­nía en cuen­ta” en el cam­po mi­li­tar, ex­pli­ca. Su di­vi­sión tra­ba­ja con hi­pó­te­sis. La más pro­ba­ble, di­ce, son las cam­pa­ñas pa­ra in­fluir en la opi­nión pú­bli­ca, co­mo la des­in­for­ma­ción o las fa­ke news. Pe­ro la más pe­li­gro­sa se­ría el ata­que a in­fra­es­truc­tu­ras crí­ti­cas co­mo cen­tra­les eléc­tri­cas, de­pó­si­tos de agua, ae­ro­puer­tos, etc. Es al­go que hoy en día pa­re­ce re­mo­to, re­co­no­ce, pe­ro en el CCDCOE, con un pre­su­pues­to de en­tre uno y dos mi­llo­nes de eu­ros, se tra­ba­ja y se en­tre­na pa­ra de­fen­der las in­fra­es­truc­tu­ras pro­pias, y ata­car las aje­nas.

Es­pa­ña fue en 2008 uno de los paí­ses fun­da­do­res del CCDCOE —jun­to a Ale­ma­nia, Ita­lia, Es­lo­va­quia, Es­to­nia, Le­to­nia y Li­tua­nia—, aun­que ocu­pa­ría la mi­tad de la ta­bla en cuan­to a ca­pa­ci­da­des pa­ra po­der ata­car so­bre to­do, se­gún los ex­per­tos del Cen­tro. “Los an­glo­sa­jo­nes co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Reino Uni­do y Ho­lan­da tie­nen, ade­más de las de­fen­si­vas, unas ca­pa­ci­da­des ofen­si­vas muy desa­rro­lla­das. Tam­bién Es­to­nia”, ex­pli­ca Cor­tés. Uno de los mo­ti­vos por los que el ma­yor cen­tro de ope­ra­cio­nes que fun­cio­na en el mar­co de la Alian­za Atlán­ti­ca —en el mar­co, por­que no to­dos los miem­bros que con­for­man el CCDCOE son de la OTAN co­mo Sue­cia, Fin­lan­dia y Aus­tria— es­tá en Es­to­nia es el ci­be­ra­ta­que que su­frió en 2007 y que mar­có un an­tes y un des­pués en su po­bla­ción. “La so­cie­dad tie­ne mu­cha con­cien­cia­ción de que un ci­be­ra­ta­que que ame­na­ce a la se­gu­ri­dad na­cio­nal pue­de su­ce­der en cual­quier mo­men­to y con­fía mu­cho en sus ca­pa­ci­da­des ci­ber­né­ti­cas”, ilus­tra el te­nien­te co­ro­nel es­pa­ñol. Ade­más, “a ni­vel téc­ni­co”, aña­de Bar­dón Mo­ral, “los es­to­nios lo han he­cho bien”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.