Hua­wei des­plie­ga sus ar­mas pa­ra seducir a Eu­ro­pa

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Cen­tro es­tra­té­gi­co

Hua­wei se ha fi­ja­do el ob­je­ti­vo de rom­per el cor­dón sa­ni­ta­rio que la Ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump quie­re im­po­ner­le en to­do el mun­do. En pleno de­ba­te so­bre los ries­gos que pue­den en­tra­ñar sus equi­pos, el gi­gan­te chino de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes si­gue des­ple­gan­do sus ar­mas pa­ra seducir a los Go­bier­nos eu­ro­peos con la aper­tu­ra de un cen­tro de ci­ber­se­gu­ri­dad en Bru­se­las en el que com­pa­ñías y re­gu­la­do­res po­drán po­ner a prue­ba las ga­ran­tías de sus ser­vi­cios. El ges­to no ha di­si­pa­do to­das las re­ti­cen­cias de Bru­se­las, que le ex­pre­só sus “preo­cu­pa­cio­nes le­gí­ti­mas de se­gu­ri­dad”.

La es­tra­te­gia de Hua­wei es dis­tin­ta a uno y otro la­do del Atlán­ti­co. En Es­ta­dos Uni­dos, la com­pa­ñía pre­pa­ra una de­man­da con­tra la Ad­mi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na, que de­ci­dió prohi­bir la com­pra de sus equi­pos a sus agen­cias pú­bli­cas, se­gún pu­bli­ca­ba ayer Financial Ti­mes. El Go­bierno de Trump acu­sa a Chi­na de exi­gir a sus tec­no­ló­gi­cas que creen puer­tas tra­se­ras ( back­doors, en la jer­ga), una se­cuen­cia que po­dría per­mi­tir el es­pio­na­je de los dis­po­si­ti­vos. Es­ta­dos Uni­dos ha lla­ma­do a to­do el mun­do a se­guir sus pa­sos, lo cual han he­cho paí­ses co­mo Ja­pón o Aus­tra­lia. La Co­mi­sión Eu­ro­pea tam­bién ver­tió esas acu­sa­cio­nes so­bre Pe­kín el pa­sa­do mes de di­ciem­bre. El mis­mo ar­gu­men­to usó el vi­ce­pre­si­den­te del Eje­cu­ti­vo co­mu­ni­ta­rio An­drus An­sip pa­ra ad­ver­tir de que la UE de­be “es­tar preo­cu­pa­da” y “te­ner mie­do” de las com­pa­ñías chi­nas, in­clui­da Hua­wei. En Eu­ro­pa, sin em­bar­go, el ma­yor fa­bri­can­te mun­dial de equi­pos es­tá tra­tan­do de ga­nar­se a las ins­ti­tu­cio­nes pa­ra no ser ve­ta- do en el ape­ti­to­so desa­rro­llo de las re­des 5G. Y ayer abrió las puer­tas de su ter­cer cen­tro eu­ro­peo de ci­ber­se­gu­ri­dad a es­ca­sos me­tros de las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias.

La de­ci­sión de crear un nue­vo cen­tro abier­to a clien­tes y re­gu­la­do­res en el co­ra­zón de Eu­ro­pa se to­mó an­tes de que es­ta­lla­ra to­da esa tor­men­ta. Pe­ro los tiem­pos han ju­ga­do a fa­vor de Hua­wei. “Con­si­de­ran­do los acon­te­ci­mien­tos de los úl­ti­mos me­ses, es­tá cla­ro que es­ta ins­ta­la­ción es más cla­ve que nun­ca”, ad­mi­tió Ken Hu, pre­si­den­te ro­ta­ti­vo de Hua­wei. La com­pa­ñía pro­si­guió con la ofen­si­va que arran­có ha­ce ape­nas dos se­ma­nas en el Mo­bi­le World Con­gress de Bar­ce­lo­na pa­ra con­ven­cer a los Go­bier­nos del con­ti­nen­te de que no su­po­ne nin­gún ries­go pa­ra su se­gu­ri­dad. Los men­sa­jes se si­guen re­su­mien­do en que Hua­wei no es­tá res­pal­da­da por ca­pi­tal es­ta­tal, que Pe­kín no le ha pe­di­do que cree puer­tas tra­se­ras y que, en ca­so de ha­cer­lo, se ne­ga­ría.

Los paí­ses de la UE, en­tre ellos Reino Uni­do y Ale­ma­nia, en los úl­ti­mos me­ses han ido re­la­jan­do su po­si­ción res­pec­to a la par­ti­ci- pa­ción de Hua­wei en el des­plie­gue de la red 5G. Y aun­que más con­ci­lia­dor, el tono de Bru­se­las si­gue siendo frío y pru­den­te. An­sip se reunió con Ken Hu a pe­ti­ción del em­pre­sa­rio. Y, se­gún un por­ta­voz, le trans­mi­tió que la UE es un mer­ca­do abier­to al que se pue­de ac­ce­der sin pro­ble­mas si se cum­plen sus nor­mas. No obs­tan­te, tam­bién le tras­la­dó las “preo­cu­pa­cio­nes le­gí­ti­mas de se­gu­ri­dad” que exis­ten y “que de­ben afron­tar­se”.

Los paí­ses miem­bros son cons­cien­tes de que de la mano del lí­der mun­dial pue­den ace­le­rar la ex­pan­sión de la red 5G. Sin em­bar­go, al­gu­nos so­cios co­mo Ale­ma­nia y Fran­cia si­guen te­mien­do el cos­te que su­pon­dría que Chi­na tu­vie­ra con­trol so­bre las in­fra­es­truc­tu­ras y em­pre­sas es­tra­té­gi­cas de la UE. Y en un sec­tor con una abru­ma­do­ra pre­sen­cia de gi­gan­tes es­ta­dou­ni­den­ses y asiá­ti­cos, Bru­se­las te­me so­bre el uso que pue­da ha­cer­se de los da­tos de sus ciu­da­da­nos.

Pe­ro pa­ra Hua­wei esos te­mo­res son ru­mo­res. Y por ello in­sis­tió en la cam­pa­ña de re­des so­cia­les que ha pues­to en mar­cha y que re­su­me con la eti­que­ta #hua­wei­facts (“he­chos de Hua­wei”). “La con­fian­za de­be ba­sar­se en he­chos, los he­chos de­ben ser ve­ri­fi­ca­bles y la ve­ri­fi­ca­ción de­be ba­sar­se en es­tán­da­res co­mu­nes”, sos­tu­vo Hu. Eu­ro­pa, don­de tie­ne una cuo­ta de mer­ca­do del 35% en re­des de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, es un pa­ra­guas de­ma­sia­do gran­de en pleno cha­pa­rrón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.