La ban­da de nar­cos que en­va­só al va­cío 5,2 mi­llo­nes de eu­ros

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

En­tre los abo­ga­dos que fre­cuen­tan los juz­ga­dos de los mu­ni­ci­pios del Cam­po de Gi­bral­tar se di­ce que hay dos ti­pos de clien­tes re­la­cio­na­dos con el nar­co­trá­fi­co: el hor­te­ra, ca­ni y des­ca­ra­do o el ele­gan­te y po­de­ro­so, siem­pre ves­ti­do con tra­jes a me­di­da y ocul­to por una res­pe­ta­ble vi­da em­pre­sa­rial. Los pri­me­ros son los que sue­len tra­fi­car con ha­chís; los se­gun­dos, con co­caí­na. El prin­ci­pal de­te­ni­do de las nue­ve per­so­nas arres­ta­das ayer, en una ope­ra­ción con­jun­ta de Po­li­cía y Guar­dia Ci­vil que mo­vi­li­zó a 250 agen­tes, es uno de los se­gun­dos. “Es­te es un ca­po im­por­tan­te. La ca­za ha si­do gran­de, le han man­da­do de­te­ner con un ejér­ci­to de me­tra­lle­tas”, co­men­ta­ba uno de los guar­dias ci­vi­les pre­sen­tes en el re­gis­tro de su ca­sa.

Un cha­let ubi­ca­do en la lu­jo­sa y ex­clu­si­va ur­ba­ni­za­ción de So­to­gran­de (en la lo­ca­li­dad de San Ro­que) da­ba al­gu­nas pis­tas de su ni­vel de vi­da: una man­sión de 700 me­tros cua­dra­dos pro­te­gi­da con más de 12 cá­ma­ras de se­gu­ri­dad y equi­pa­da con dos pis­ci­nas —interior y ex­te­rior—, pis­ta de pá­del, sa­la de jue­gos y gim­na­sio. El de­te­ni­do es un em­pre­sa­rio hos­te­le­ro y ga­na­de­ro de 45 años muy co­no­ci­do en la zo­na. “Den­tro de la or­ga­ni­za­ción, en la que par­ti­ci­pa­ban otros tres em­pre­sa­rios de la zo­na, él era el res­pon­sa­ble de sa­car la mer­can­cía del puer­to: con­tro­la­ba a po­li­cías, vi­gi­lan­tes de adua­nas, trans­por­tis­tas... to­da la lo­gís­ti­ca”, se­ña­lan fuen­tes pró­xi­mas a una in­ves­ti­ga­ción que ha du­ra­do dos años.

Es­tas úl­ti­mas de­ten­cio­nes su­po­nen el des­man­te­la­mien­to to­tal, “de arri­ba aba­jo”, de una de las or­ga­ni­za­cio­nes de trá­fi­co de co­caí­na que ope­ra­ban en Es­pa- ña y que lo­gra­ron me­ter mi­les de ki­los por el puer­to de Al­ge­ci­ras pro­ce­den­tes de La­ti­noa­mé­ri­ca. “Es la de­mos­tra­ción de que Es­pa­ña, jun­to a Ho­lan­da, es puer­ta de en­tra­da de gran par­te de la co­caí­na que se con­su­me en Eu­ro­pa”, sos­tie­nen fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción.

Dos de los em­pre­sa­rios de­te­ni- dos en otras dos ac­tua­cio­nes, desa­rro­lla­das en di­ciem­bre de 2017 —cuan­do se in­cau­ta­ron 3.500 ki­los de co­caí­na— y en enero de 2019 —cuan­do se de­tu­vo tam­bién a un fa­mo­so ins­pec­tor de po­li­cía de la zo­na y a un vi­gi­lan­te adua­ne­ro—, eran los en­car­ga­dos de fi­nan­ciar la im­por­ta­ción de la mer­can­cía des­de Amé- ri­ca. Uno de ellos, arres­ta­do en enero y que res­pon­de a las ini­cia­les de J. C., se de­di­ca­ba pre­sun­ta­men­te a la pes­ca y se le in­ter­vino tam­bién un ya­te en So­to­gran­de, se­gún se­ña­lan fuen­tes pró­xi­mas a la in­ves­ti­ga­ción. Los otros dos ca­ye­ron ayer, “uno era res­pon­sa­ble de la lo­gís­ti­ca del Puer­to y el otro es el pro­pie­ta­rio de una em- presa de ca­mio­nes, que se en­car­ga­ba de dis­tri­buir la dro­ga por to­do el país, dán­do­le sa­li­da des­de Se­vi­lla y Má­la­ga, prin­ci­pal­men­te”, ex­pli­can las mis­mas fuen­tes. Fue pre­ci­sa­men­te en uno de los re­gis­tros rea­li­za­dos en Se­vi­lla don­de los agen­tes se to­pa­ron con “va­rias ma­le­tas lle­nas de pa­que­ti­tos de di­ne­ro en­va­sa­do al va­cío: bi­lle­tes de to­dos los ta­ma­ños, de cin­co eu­ros en ade­lan­te, pro­ce­den­tes de la ven­ta y que su­ma­ban 5,2 mi­llo­nes de eu­ros”, ase­gu­ran.

En es­ta úl­ti­ma ac­tua­ción, que arran­ca­ba a las sie­te de la ma­ña­na de ayer y se pro­lon­gó du­ran­te la tar­de, se lle­va­ron a ca­bo 11 re­gis­tros en las lo­ca­li­da­des de San Ro­que, Al­ge­ci­ras, Al­ca­lá de los Ga­zu­les o Co­nil de la Fron­te­ra. Los agen­tes han in­ter­ve­ni­do un to­tal de 500.000 eu­ros en efec­ti­vo, un ar­ma cor­ta mu­ni­cio­na­da, di­ver­so ma­te­rial y do­cu­men­ta­ción.

El em­pre­sa­rio de So­to­gran­de “se ha des­per­ta­do con la guar­dia ci­vil lla­mán­do­le a la puer­ta”, cuen­ta uno de los in­ves­ti­ga­do­res. Ya por la tar­de, el de­te­ni­do es­tu­vo pre­sen­te en otros re­gis­tros. Tan­to él co­mo sus so­cios en la or­ga­ni­za­ción son per­so­nas muy co­no­ci­das en la zo­na, fa­mo­sos por su tren de vi­da: “Era vox po­pu­li que es­ta­ban re­la­cio­na­dos con el nar­co­trá­fi­co”, ase­gu­ran fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción.

Los agen­tes no des­car­tan nue­vas de­ten­cio­nes que afec­ten a la red de dis­tri­bui­do­res, por lo que las di­li­gen­cias per­ma­ne­cen se­cre­tas y los de­te­ni­dos “cus­to­dia­dos en los ca­la­bo­zos de la co­mi­sa­ría de Al­ge­ci­ras y la co­man­dan­cia de la Guar­dia Ci­vil”.

To­dos los de­te­ni­dos, in­clui­do el agen­te de la Po­li­cía Na­cio­nal, eran per­so­nas muy co­no­ci­das en la zo­na por su im­pli­ca­ción en la vi­da so­cial y cul­tu­ral de la ciu­dad de Al­ge­ci­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.