To­mar mu­cho aloe y ba­ti­dos ver­des no siem­pre es sano

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Un con­su­mo ri­dícu­lo

Nue­vos ali­men­tos, nue­vas cos­tum­bres, y tam­bién nue­vos re­tos. La Or­ga­ni­za­ción de Con­su­mi­do­res y Usua­rios (OCU) ad­vir­tió ayer de que in­ge­rir en ex­ce­so pro­duc­tos co­mo zu­mo de aloe, su­ple­men­tos de té ver­de, al­gas, se­tas shii­ta­ke cru­das o be­bi­das que pro­me­ten ser des­in­to­xi­can­tes, los fa­mo­sos de­tox, no es siem­pre si­nó­ni­mo de há­bi­tos sa­lu­da­bles. Al con­tra­rio, po­dría ser con­tra­pro­du­cen­te. La Au­to­ri­dad Eu­ro­pea de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria (EFSA, por sus si­glas en in­glés) ya ha aler­ta­do de que la in­ves­ti­ga­ción so­bre los efec­tos de cier­tos ali­men­tos en la sa­lud y la to­xi­ci­dad de al­gu­nos de sus com­po­nen­tes es to­da­vía es­ca­sa. “Hay que to­mar pre­cau­cio­nes, la in­ges­ta de­be­ría ser es­po­rá­di­ca”, di­ce Ilea­na Iz­ver­ni­cea­nu, por­ta­voz de la OCU.

An­te la mo­da de lo sa­lu­da­ble y la ava­lan­cha de nue­vos pro­duc­tos mi­la­gro­sos, la OCU ha ela­bo­ra­do un es­tu­dio a par­tir de los ha­llaz­gos de EREN, red de in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción de la EFSA que de­tec­ta ries­gos emer­gen­tes en la ca­de­na ali­men­ta­ria. Pue­de tra­tar­se de pro­pie­da­des tó­xi­cas des­co­no­ci­das o, en general, ries­gos que no han si­do eva­lua­dos por ser ali­men­tos re­cién in­tro­du­ci­dos o de los cua­les no exis­te una re­co­men­da­ción so­bre el lí­mi­te de in­ges­ta.

Es el ca­so del aloe ve­ra co­mer­cia­li­za­do co­mo zu­mo o en su­ple­men­tos. Uno de sus com­po­nen­tes, la aloí­na, que tie­ne pro­pie­da­des la­xan­tes, pue­de ser tó­xi­ca si su con­su­mo es ex­ce­si­vo. “Pe­ro no es­tá muy cla­ro cuál de­be­ría ser su in­ges­ta dia­ria”, di­ce Iz­ver­ni­cea­nu.

La OCU tam­bién ha va­lo­ra­do los ba­ti­dos y zu­mos de fru­tas y ver­du­ras de ho­ja ver­de, y ha se­ña- la­do que los efec­tos pu­bli­ci­ta­dos co­mo de­pu­ra­ti­vos no es­tán de­mos­tra­dos cien­tí­fi­ca­men­te. Por otro la­do, ha ad­ver­ti­do que es­pi­na­cas y col ri­za­da con­tie­nen áci­do oxá­li­co, que pue­de au­men­tar el ries­go de for­ma­ción de cálcu­los re­na­les si su con­su­mo es ha­bi­tual. Sin em­bar­go, her­vi­das, los ni­ve­les de es­ta sus­tan­cia se re­du­cen en­tre un 30% y un 87%. La or­ga­ni­za­ción aler­ta tam­bién del ele­va­do con­te­ni­do en ni­tra­tos. Al­ba San­ta­lies­tra, del Con­se­jo Nu­tri­cio­nis­ta de Ara­gón, re­co­mien­da con­su­mir siem­pre fru­tas o ver­du­ras en su ali­men­to completo, y con­fir­ma que “al rom­per su es­truc­tu­ra, el ni­tra­to de car­bono pa­sa en for­ma de azú­ca­res di­rec­ta­men­te al torrente san­guí­neo”. Por ello, no acon­se­ja to­mar es­tos zu­mos más de una vez a la se­ma­na o ca­da 15 días, e in­sis­te en que hay que edu­car al con­su­mi­dor an­te es­tos nue­vos pro­duc­tos.

Je­sús Ro­mán, pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Die­té­ti­ca y Cien­cias de la Ali­men­ta­ción, ma­ti­za que el con­su­mo de es­tos ali- men­tos en Es­pa­ña “es ri­dícu­lo” y que, den­tro de las ad­ver­ten­cias ló­gi­cas, no hay ries­go pa­ra la sa­lud. “To­dos es­tos ali­men­tos su­ple­men­ta­rios no tie­nen lu­gar fue­ra del con­su­mo es­po­rá­di­co”, di­ce, y ejem­pli­fi­ca que ni el aloe es be­ne­fi­cio­so pa­ra to­do ni pe­li­gro­so si se to­ma con mo­de­ra­ción.

Las preo­cu­pa­cio­nes de la OCU son reales pe­ro no re­pre­sen­tan “pro­ble­mas de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria”, ase­gu­ra la EFSA por co­rreo elec­tró­ni­co, y de­ta­lla que su pa­pel “es eva­luar cien­tí­fi­ca­men­te los ries­gos (o su au­sen­cia) re­la­cio­na­dos con los ali­men­tos e in­for­mar a los le­gis­la­do­res y au­to­ri­da­des pa­ra que pue­dan to­mar de­ci­sio­nes in­for­ma­das”.

La OCU tam­bién re­cuer­da que ha ha­bi­do “un nú­me­ro cre­cien­te” de der­ma­ti­tis en Fran­cia por con­su­mir se­tas shii­ta­ke cru­das o po­co co­ci­na­das, y que una in­ges­ta ex­ce­si­va de al­gas pue­de su­pe­rar las do­sis de yo­do to­le­ra­das por los oc­ci­den­ta­les. San­ta­lies­tra con­fir­ma­que per­ci­bi­mos la cul­tu­ra asiá­ti­ca, y la ja­po­ne­sa en par­ti­cu­lar, co­mo sa­lu­da­ble, por lo que abra­za­mos ca­da vez más ele­men­tos de su ali­men­ta­ción aun­que no ha­ya to­da­vía es­tu­dios ex­haus­ti­vos so­bre có­mo nos pue­dan afec­tar.

La OCU tam­bién aler­ta so­bre los ex­trac­tos muy con­cen­tra­dos de té ver­de ven­di­dos co­mo su­ple­men­tos con su­pues­tas pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes y que con­tie­nen do­sis de ca­te­qui­nas (com­pues­to an­ti­oxi­dan­te pre­sen­te en esa plan­ta) su­pe­rio­res a los 800 mi­li­gra­mos dia­rios, aso­cia­das a da­ños he­pá­ti­cos. En es­te ca­so el pro­ble­ma es do­ble: se ven­den co­mo me­di­ca­men­to, aun­que na­die ad­vier­te de los ries­gos de un con­su­mo ex­ce­si­vo, con­clu­ye Ro­mán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.