La ba­ta­lla de la igual­dad tam­bién es ju­ve­nil

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

can­si­nez!”.

“A ve­ces, des­de den­tro, no se per­ci­be lo que des­de fue­ra es muy ob­vio”. Eso que Teo ex­pli­ca con ab­so­lu­ta nor­ma­li­dad, es una de las cla­ves pa­ra sa­lir de una ma­la re­la­ción. Ti­man­fa­ya Her­nán­dez, vo­cal del Co­le­gio Ofi­cial de Psi­có­lo­gos deMa­drid, ex­pli­ca que “la ma­yor di­fi­cul­tad que sue­le exis­tir es la de la to­ma de con­cien­cia y que, pa­ra eso, una red afec­ti­va de ami­gos y fa­mi­lia es im­pres­cin­di­ble”.

Se­gún una en­cues­ta de 40dB. pa­ra EL PAÍS, el mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta ha cre­ci­do ex­po­nen­cial­men­te, has­ta alcanzar el 43,2%. Ese em­pu­jón se de­be, so­bre to­do, a las me­no­res de 25 años. Ellas se con­si­de­ran fe­mi­nis­tas en el 64,5% de los ca­sos, ca­si el do­ble que ha­ce cin­co años. A ellos, aun­que to­da­vía les cues­ta, tam­bién com­par­ten ca­da vez más la idea de que el fe­mi­nis­mo bus­ca la igual­dad real en­tre hom­bres y mu­je­res, so­bre to­do en­tre los más jó­ve­nes, los que tie­nen en­tre 18 y 24 años. Ali­cia, Li­dia, Ana, Mi­guel, Pa­blo, Ser­gio y Teo son par­te de ese gru­po,

—Es fá­cil. Yo soy yo y el otro es el otro. No so­mos un to­do y el mun­do apar­te. So­mos por se­pa­ra­do y cuan­do nos uni­mos y ca­mi­na­mos ha­cia el mis­mo la­do, es­tá bien. Y si un día de­ja­mos de ha­cer­lo, tam­bién es­tá bien.

Lo re­su­me Ana, que no ha cum­pli­do aún los 18, que di­ce que le ha cos­ta­do apren­der­lo, que tu­vo que ha­cer un ejer­ci­cio de aná­li­sis des­pués de una ma­la re­la­ción pa­ra dar­se cuen­ta. Pe­ro que ya no lo ol­vi­da­rá. “Lo de­más es lo que de­cía Teo al prin­ci­pio, que el amor se en­se­ña mal y eso no es amor. ¿Có­mo ha­bía di­cho Teo? Un amor de mier­da. Pues eso”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.