Mé­xi­co, tie­rra pro­me­ti­da pa­ra el pop es­pa­ñol

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Re­no­va­ción

En al­gu­nas oca­sio­nes el can­te se ha­ce can­ción; en otras, hay can­cio­nes que es­con­den can­tes ca­nó­ni­cos. Qui­zás se tra­te de un tra­yec­to que el fla­men­co ha re­co­rri­do de an­ti­guo; sin em­bar­go, el via­je que rea­li­za Ro­cío Már­quez se an­to­ja ra­di­cal­men­te ori­gi­nal por el tra­ta­mien­to otor­ga­do a unos te­mas que ha ido es­co­gien­do en el vas­to mer­ca­di­llo de la me­mo­ria (lo del tí­tu­lo del dis­co, Vis­to en el Jue­ves, vie­ne por el tradicional de an­ti­güe­da­des se­vi­llano). La can­tao­ra ha reuni­do un pe­cu­liar can­cio­ne­ro del que se ha apro­pia­do pa­ra mos­trar que el pa­tri­mo­nio mu­si­cal po­pu­lar siem­pre es­tá abier­to a re­ci­bir nue­vos­ma­ti­ces y co­lo­res sin fin. En la re­co­pi­la­ción con­vi­ven tan­gos ar­gen­ti­nos con em­ble­má­ti­cas co­plas y, por su­pues­to, con una lar­guí­si­ma re­la­ción de es­ti­los fla­men­cos afi­nes a la es­té­ti­ca de la ar­tis­ta: tien­tos, mariana, ma­la­gue­ña, se­rra­na, aban­do­laos, ro­man­ce, rum­ba, pe­te­ne­ra, fan­dan­go…

La di­ver­si­dad de la se­lec­ción es­con­de una uni­dad es­ti­lís­ti­ca en la que pri­ma la li­ber­tad, do­mi­nan­te tan­to en la in­ter­pre­ta­ción co­mo en los ori­gi­na­les arre­glos, crea­ción de Ca­ni­to (Juan An­to­nio Suá­rez Cano). Una gui­ta­rra mo­der­na, con un so­ni­do pro­pio, que no si­gue el mo­de­lo de acom­pa­ña­mien­to al uso en al­gu­nos es­ti­los, pe­ro que re­co­ge su esen­cia y la tras­la­da con el li­bre cri­te­rio for­mal que le es pro­pio. Los co­no­ci­dos va­lo­res de la per­cu­sión de Dias­se­ra —dis­cre­ción, ele­gan­cia, po­li­cro­mía— se con­fir­man a ca­da pa­so.

Can­tes y can­cio­nes com­par­ten una con­vi­ven­cia se­re­ní­si­ma. En ella im­pe­ra la pausa y una in­ten­si­dad car­ga­da de emo­ción, pau­tas do­mi­nan­tes de la in­ter­pre­ta­ción, des­de la dul­ce Luz de lu­na a los cu­plés ca­si fi­na­les, ho­me­na­je a Con­cha Piquer y a Ro­cío Ju­ra­do. Por­que, con al­gu­na ex­cep­ción, se di­ría que asis­ti­mos a la so­se­ga­da re­lec­tu­ra de un ma­te- rial que ad­quie­re una vi­da nue­va a tra­vés de un­mo­de­lo in­ter­pre­ta­ti­vo ge­nuino. La ma­la­gue­ña del Me­lli­zo apa­re­ce co­mo tier­na can­ción; la mariana, tan ra­len­ti­za­da que se acer­ca a la na­na por mo­men­tos, y el El úl­ti­mo or­ga­ni­to, de Ho­me­ro Man­zi, so­lo se afla­men­ca al fi­nal con tin­te mar­che­ne­ro. Aun­que, pa­ra re­cor­dar al maes­tro, na­da más re­pre­sen­ta­ti­vo que La con­so­li­da­ción en los se­ten­ta y ochen­ta tam­bién tie­ne un tras­fon­do po­lí­ti­co. Du­ran­te los años de hie­rro del PRI, el rock es­tu­vo prohi­bi­do en las es­ta­cio­nes de ra­dio. “To­do era en in­glés y cuan­do lle­gó la aper­tu­ra a prin­ci­pio de los ochen­ta por ahí se co­la­ron los gru­pos de la mo­vi­da co­mo Alas­ka, Na­cha Pop o la Or­ques­ta Mon­dra­gón”, di­ce Ávi­la. La pe­ga­da de los mú­si­cos es­pa­ño­les en Mé­xi­co se re­nue­va. “Han abier­to bre­cha en una nue­va es­ce­na de un gé­ne­ro que cul­tu­ral­men­te no les per­te­ne­cía co­mo el re­gue­tón un­der­ground. Son una re­fe­ren­cia gra­cias a que los chi­cos de aquí los des­cu­brie­ron por Youtu­be”, apun­ta Prims, di­rec­tor de Wa­co, una pro­mo­to­ra del nor­te del país que ha traí­do a los pun­ta­les co­mo Bad Gyal, Ms Ni­na o Pxxr Gvng.

Con unos be­ne­fi­cios dis­co­grá­fi­cos ca­si a la par en­tre los dos paí­ses, el strea­ming ga­nan­do ca­da vez más bo­ca­dos a las ven­tas fí­si­cas y el co­go­llo del ne­go­cio vol­ca­do en las con­cier­tos, la ven­ta­na me­xi­ca­na se ha re­va­lo­ri­za­do. “Por ta­ma­ño y po­si­ción geo­grá­fi­ca, Mé­xi­co si­gue co­lo­ca­do en un lu­gar pri­vi­le­gia­do, más que Ar­gen­ti­na o Chi­le”, de­fien­de el di­rec­tor de Sei­track, la pa­ta dis­co­grá­fi­ca de Oce­sa, Oc­ta­vio Padilla. “El ne­go­cio son los con­cier­tos. Si­gues de­pen­dien­do del éxi­to del dis­co, pe­ro los ar­tis­tas gran­des pue­den ga­nar en un fin de se­ma­na de gi­ra lo mis­mo que to­do un año de re­ga­lías”, apun­tan des­de Sony. el ro­man­ce, un poe­ma de­nun­cia de An­to­nio Orihue­la, con sus ca­rac­te­rís­ti­cos re­ci­ta­dos. La pe­te­ne­ra va pre­ce­di­da de un fan­dan­go alos­ne­ro, di­cho con len­ti­tud pa­ra caer des­pués en el re­cuer­do de Pas­to­ra. Los tien­tos An­da­lu­cía, de Tu­rro­ne­ro, se ali­ge­ran, sin em­bar­go, con los ador­nos de Dias­se­ra. El clá­si­co fan­dan­go Yo soy águi­la im­pe­rial se abor­da con el po­de­río pro­pio del es­ti­lo y se re­ma­ta con otro de Ju­lián Es­tra­da. Una­me­lis­má­ti­ca se­rra­na se co­ro­na aban­do­lan­do el ta­ran­to de Vallejo.

Siem­pre con una in­ten­ción con­cre­ta, la voz de Ro­cío pue­de ir del su­su­rro al gri­to, co­mo en la em­ble­má­ti­ca rum­ba Quie­ro, po­pu­la­ri­za­da por Bam­bino, que ella cu­bre con un to­que de sua­ve me­la­za ca­ri­be­ña. El aña­di­do fi­nal de An­da­lu­ces de Jaén, ver­sión Pa­co Ibá­ñez jun­to a Ki­ko Ve­neno, po­dría so­nar al­go fue­ra de con­tex­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.