Lon­dres ac­ti­va una lí­nea de li­qui­dez de emer­gen­cia an­te un Bre­xit du­ro

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Ma­yo­res exi­gen­cias

Las lí­neas de li­qui­dez que aho­ra se ac­ti­van for­man par­te de unos acuer­dos ya an­ti­guos, fir­ma­dos en oc­tu­bre de 2013 no so­lo por el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) y el Ban­co de In­gla­te­rra (BoE), sino tam­bién por los ban­cos cen­tra­les de Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Ja­pón y Sui­za. Aho­ra se uti­li­za­rá en un mo­men­to es­pe­cial­men­te ca­lien­te. Tal y co­mo ocu­rrió du­ran­te cri­sis co­mo la de los ata­ques yiha­dis­tas del 11-S de 2001 o la caí­da de Leh­man Brot­hers en 2008, los ban­que­ros cen­tra­les tra­tan de eli­mi­nar fac­to­res de ries­go, ahu­yen­tan­do los te­mo­res a un escenario de fal­ta de li­qui­dez. Co­mo ase­gu­ró ayer el BCE, la de­ci­sión su­po­ne por par­te del Ban­co de In­gla­te­rra un pa­so “pru­den­te y de pre­cau­ción” con el fin de ase­gu­rar “fle­xi­bi­li­dad adi­cio­nal” en las con­di­cio­nes de li­qui­dez pa­ra el fun­cio­na­mien­to de los mer­ca­dos.

“Es­tas me­di­das ex­tra­or­di­na­rias son opor­tu­nas, ya que una re­ti­ra­da de fon­dos que no pu­die­ra ser sa­tis­fe­cha por el sec­tor ban­ca­rio pon­dría en se­rios aprie­tos a las en­ti­da­des si no pu­die­ran afron­tar la si­tua­ción”, ase­gu­ra Joa­quín Mau­dos, ca­te­drá­ti­co de Aná­li­sis Eco­nó­mi­co en la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia. “Los ban­cos cen­tra­les no es­tán cie­gos y sa­ben que un Bre­xit, ya sea du­ro o blan­do, es ex­tre­ma­da­men­te pro­ba­ble en me­nos de un mes. Su res­pon­sa­bi­li­dad es to­mar es­tas me­di­das de pre­cau­ción”, aña- de Cars­ten Br­zes­ki, eco­no­mis­ta je­fe de la fi­lial ale­ma­na de ING.

El Ban­co de In­gla­te­rra adop­ta la de­ci­sión de con­ce­der prés­ta­mos en eu­ros a par­tir del 13 de mar­zo a las en­ti­da­des que re­quie­ran li­qui­dez pe­se a que, co­mo se­ña­la la en­ti­dad, “el sis­te­ma ban­ca­rio bri­tá­ni­co es lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te pa­ra ha­cer fren­te a los shocks eco­nó­mi­cos que po­drían acom­pa­ñar al peor escenario de un Bre­xit des­or­de­na­do”. Así lo ase­gu­ra­ba el Co­mi­té de Po­lí­ti­ca Fi­nan­cie­ra de la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria bri­tá­ni­ca en su reunión del pa­sa­do 26 de fe­bre­ro, cu­yas ac­tas aca­ban de ser pu­bli­ca­das. La es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra no es lo mis­mo que la es­ta­bi­li­dad de los mer­ca­dos. Y es pre­vi­si­ble una vo­la­ti­li­dad sig­ni­fi­ca­ti­va en es­tos mer­ca­dos en el ca­so de un Bre­xit sin acuer­do, aña­día es­te or­ga­nis­mo.

La fe­cha de sa­li­da de Reino Uni­do de la UE es­tá fi­ja­da ofi­cial­men­te pa­ra el pró­xi­mo 29 de mar­zo, y los es­fuer­zos rea­li­za­dos por la pri­me­ra mi­nis­tra, The­re­saMay, por sa­car ade­lan­te en el Par­la­men­to el Acuer­do de Re­ti­ra­da pac­ta­do con Bru­se­las han re­sul­ta­do has­ta el mo­men­to fa­lli­dos. El re­loj ha co­men­za­do ya su cuen­ta atrás, y aun­que se ha abier­to la puer­ta a la po­si­bi­li­dad de queWest­mins­ter obli­gue al Go­bierno a re­cla­mar una pró­rro­ga de la fe­cha de aban­dono de la UE, tan­to las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas co­mo las em­pre­sas tra­ba­jan des­de ha­ce me­ses en los pre­pa­ra­ti­vos ne­ce­sa­rios pa­ra afron­tar una sa­li­da a las bra­vas. “El anun­cio es una me­di­da de pre­cau­ción acor­de con los ob­je­ti­vos de es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra del Ban­co de In­gla­te­rra”, ex­pli­ca la má­xi­ma au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria. “Con es­tas ope­ra­cio­nes, aque­llos ban­cos y so­cie­da­des hi­po­te­ca­rias que cum­plan los re­qui­si­tos es­ta­ble­ci­dos y for­man par­te del mar­co mo­ne­ta­rio de la li­bra es­ter­li­na po­drán so­li­ci­tar prés­ta­mos en eu­ros”, con­ti­núa. El BoE de­vol­ve­rá las can­ti­da­des en li­bras al BCE.

El BoE ad­vier­te en su in­for­me de que, a pe­sar de que los po­si­bles ries­gos pa­ra la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra que pro­vo­ca­ría un Bre­xit des­or­de­na­do en las ope­ra­cio­nes trans­fron­te­ri­zas de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros han si­do fle­xi­ble an­te el em­peo­ra­mien­to de la co­yun­tu­ra co­mo a las pa­la­bras del je­fe del BCE, Ma­rio Drag­hi, avi­san­do de que los ries­gos se ha­bían des­pla­za­do ha­cia la ba­ja. “A par­tir de enero, los mer­ca­dos re­bo­ta­ron y re­cu­pe­ra­ron las pér­di­das su­fri­das des­de pri­me­ros de di­ciem­bre. Con el res­pal­do de la li­ge­ra me­jo­ría de las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas, su evo­lu­ción vol­vió a de­pen­der en gran me­di­da de las ac­tua­cio­nes de los ban­cos cen­tra­les”, ase­gu­ra Clau­dio Bo­rio, je­fe del De­par­ta­men­to Mo­ne­ta­rio y Eco­nó­mi­co del BIS. El Co­mi­té de Es­ta­bi­li­dad Fi­nan­cie­ra del BoE avi­sa, ade­más, del ries­go de que los ban­cos de la UE y las com­pa­ñías ase­gu­ra­do­ras re­duz­can su ape­ti­to por ac­ti­vos bri­tá­ni­cos, ya que “de­be­rían ha­cer fren­te de in­me­dia­to, si Reino Uni­do aban­do­na la UE, a exi­gen­cias de pru­den­cia fi­nan­cie­ra mu­cho más du­ras en to­da aque­lla deu­da so­be­ra­na o de en­ti­da­des bri­tá­ni­cas que re­ten­gan”.

No es la pri­me­ra me­di­da que se adop­ta pa­ra evi­tar los efec­tos más no­ci­vos de un aban­dono bri­tá­ni­co de la UE a las bra­vas. El Go­bierno es­pa­ñol apro­bó el pa­sa­do vier­nes un decreto con el que tra­ta­ba de ase­gu­rar que, de con­su­mar­se el Bre­xit du­ro, se man­ten­dría el fun­cio­na­mien­to nor­mal de los flu­jos co­mer­cia­les en­tre los dos paí­ses y, so­bre to­do, ga­ran­ti­zar los in­tere­ses de los es­pa­ño­les en Reino Uni­do.

En no­viem­bre del año pa­sa­do, el BCE re­ca­pi­tu­ló qué ban­cos de qué paí­ses le ha­bían en­via­do pla­nes de con­tin­gen­cia an­te la pri­me­ra rup­tu­ra en la his­to­ria de la UE. El or­ga­nis­mo que di­ri­ge Ma­rio Drag­hi re­cor­da­ba que, co­mo con­se­cuen­cia del Bre­xit, al­gu­nas en­ti­da­des ha­bían de­ci­di­do des­pla­zar a la zo­na eu­ro al­gu­nas ac­ti­vi­da­des, por lo que las ta­reas de su­per­vi­sión re­caían en el BCE. “A to­dos los ban­cos que va­yan a que­dar su­je­tos a la su­per­vi­sión di­rec­ta del BCE se les rea­li­za­rá un aná­li­sis completo”, de­cía el or­ga­nis­mo, que dio de pla­zo has­ta el se­gun­do tri­mes­tre de 2018 pa­ra que las en­ti­da­des re­mi­tie­ran sus pla­nes pa­ra el Bre­xit.

El eco­no­mis­ta ale­mán Br­zes­ki ase­gu­ra que la de­ci­sión por par­te del Ban­co de In­gla­te­rra era es­pe­ra­da. “Se tra­ta de un re­qui­si­to bá­si­co pa­ra amor­ti­guar cual­quier tur­bu­len­cia en el mer­ca­do in­ter­ban­ca­rio pa­ra cual­quier ti­po de Bre­xit y, más aún, si aca­bá­ra­mos te­nien­do un Bre­xit du­ro. Es­te ti­po de he­rra­mien­tas se ha con­ver­ti­do en ins­tru­men­tos ha­bi­tua­les pa­ra amor­ti­guar las ten­sio­nes”, ex­pli­ca. “Es me­jor pre­ve­nir que cu­rar. Y por tan­to es me­jor fir­mar un acuer­do pru­den­te de in­ter­cam­bio de di­vi­sas pa­ra evi­tar po­si­bles pro­ble­mas de li­qui­dez”, con­clu­ye Mau­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.