Ma­cron ex­tre­ma la pru­den­cia con Ar­ge­lia

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Equi­po her­mé­ti­co

Co­mo vie­ja po­ten­cia co­lo­nial, mar­ca­da aún por la gue­rra de des­co­lo­ni­za­ción en aquel país y más tar­de por la in­mi­gra­ción de las úl­ti­mas dé­ca­das, Fran­cia man­tie­ne un per­fil mo­des­to an­te las pro­tes­tas en Ar­ge­lia con­tra el pre­si­den­te, Ab­de­la­ziz Bu­te­fli­ka. El pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, ex­tre­ma el cui­da­do. Evi­ta co­men­ta­rios en pú­bli­co y sus ase­so­res se li­mi­tan a ex­pre­sar va­gos de­seos so­bre el buen desa­rro­llo de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les.

“He­mos to­ma­do no­ta de la can­di­da­tu­ra del pre­si­den­te Bu­te­fli­ka”, di­jo es­ta se­ma­na, en un co­mu­ni­ca­do, el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res fran­cés des­pués de co­no­cer­se que el pre­si­den­te ar­ge­lino, en el car­go des­de 1999, en­fer­mo des­de ha­ce años y aho­ra in­gre­sa­do en Sui­za, se pre­sen­ta­ra a un quin­to man­da­to en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les pre­vis­tas pa­ra el 18 de abril. “De­sea­mos que la elec­ción pre­si­den­cial se desa­rro­lle en bue­nas con­di­cio­nes. Co­rres­pon­de al pue­blo ar­ge­lino ele­gir a sus di­ri­gen­tes y de­ci­dir so­bre su fu­tu­ro”.

La po­si­ción fran­ce­sa es de­li­ca­da. El desen­la­ce es del to­do in­cier­to. El mo­vi­mien­to en la ca­lle po­ne en ries­go a un ré­gi­men ami­go. Pe­se a las enor­mes di­fe­ren­cias en­tre las pro­tes­tas ac­tua­les y las re­vuel­tas de 2011, la ex­pe­rien­cia de las pri­ma­ve­ras ára­bes des­acon­se­ja a Pa­rís to­da pre­ci­pi­ta­ción.

Al mis­mo tiem­po, Fran­cia no quie­re que­dar des­col­ga­da en el ca­so de que los cam­bios se ace­le­ren. Y en es­tos cálcu­los tam­bién en­tran fac­to­res de po­lí­ti­ca in­ter­na. Exis­te la po­si­bi­li­dad de que, en ple­na cam­pa­ña pa­ra las elec­cio­nes eu­ro­peas, se agi­te el mie­do a una in­mi­gra­ción ma­si­va en ca­so de que las pro­tes­tas de­ri­ven en una si­tua­ción de ines­ta­bi­li­dad. En­tre ar­ge­li­nos y fran­co­ar­ge­li­nos, des­cen­dien­tes de in­mi­gran­tes ar­ge­li­nos y ar­ge­li­nos de ori­gen eu­ro­peo que se mar­cha­ron tras la in­de­pen­den­cia, unos cin­co mi­llo­nes de per­so­nas en Fran­cia tie­nen un víncu­lo con Ar­ge­lia.

“Fran­cia, el an­ti­guo co­lo­ni­za­dor, se mar­chó en 1962 des­pués de una gue­rra ex­tre­ma­da­men­te lar­ga, du­ra y bru­tal, con ci­ca­tri­ces que si­guen abier­tas. El Go­bierno fran­cés de­be in­ter­ve­nir tan po­co co­mo sea po­si­ble y de la ma­ne­ra más dis­cre­ta po­si­ble. Y es lo que es­tá ha­cien­do”, di­ce Fra­nçoi­sHeis­bourg, del la­bo­ra­to­rios de ideas Fun­da­ción pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Es­tra­té­gi­ca.

Los ar­ge­li­nos de Fran­cia han or­ga­ni­za­do va­rias ma­ni­fes­ta­cio­nes con­mi­les de asis­ten­tes en Pa­rís y Mar­se­lla, don­de de con­cen­tran las ma­yo­res co­mu­ni­da­des. Pa­ra pre­pa­rar la pró­xi­ma ma­ni- fes­ta­ción, una trein­te­na de ac­ti­vis­tas se reunie­ron el mar­tes en la se­gun­da plan­ta de un ca­fé cer­ca de la Es­ta­ción del Es­te en la ca­pi­tal fran­ce­sa. “Ya he­mos con­se­gui­do al­go his­tó­ri­co. Des­de la li­be­ra­ción na­cio­nal, la in­mi­gra­ción ar­ge­li­na nun­ca se ha­bía con­gre­ga­do en tan al­to nú­me­ro en la pla­za de la Re­pú­bli­ca de Pa­rís”, di­jo en la reunión Omar Ke­zouit, con­sul­tor in­for­má­ti­co na­ci­do en Fran­cia e hi­jo de ar­ge­li­nos.

“Los ar­ge­li­nos nos mi­ran”, avi­só San­had­ja Akrouf, fe­mi­nis­ta que lle­gó a Fran­cia en los años no­ven­ta des­de Ar­ge­lia, don­de los is­la­mis­tas la ame­na­za­ban de muer­te. “En Fran­cia no so­mos más que un apo­yo mo­ral a lo que es­tá su­ce­dien­do en Ar­ge­lia”, in­ter­vino Meh­di Bsi­kri, que lle­gó ha­ce tres años.

En el li­bro de me­mo­rias Le so­leil ne se lè­ve plus à l’est, pu­bli­ca­do en 2018, el exem­ba­ja­dor fran­cés en Ar­gel Ber­nard Ba­jo­let abor­da­ba la re­la­ción com­ple­ja y con­fu­sa en­tre am­bos paí­ses. “Los ar­ge­li­nos, o en to­do ca­so los di­ri­gen­tes ar­ge­li­nos, ten­dían a ver Fran­cia co­mo una es­pe­cie de ma­dre in­dig­na, que les ha­bía tra­ta­do mal y que ellos ha­bían re­cha­za­do, aun­que man­te­nien­do un fon­do de afec­to ame­nu­do di­si­mu­la­do, sin sa­ber si desea­ban que es­tu­vie­se más pre­sen­te, pe­ro con la exi­gen­cia de una re­la­ción pre­fe­ren­te, si no ex­clu­si­va”, es­cri­be el di­plo­má­ti­co Ba­jo­let, que di­ri­gió has­ta 2017 la DGSE, los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia ex­te­rior.

Ar­ge­lia, el ré­gi­men y la opo­si­ción, es­tán aten­tos a lo que di­ga o de­je de de­cir Fran­cia, se­gún Heis­bourg, que aca­ba de re­gre­sar de un via­je a Ar­gel. Y es­to, aña­de, “sig­ni­fi­ca que el mí­ni­mo error, la me­nor fal­ta de jui­cio se pa­ga­rá ca­ra del la­do fran­cés. Es tam­bién una ra­zón por la que de­be­mos ir con mu­cho cui­da­do”. Bu­te­fli­ka no su­fre nin­gu­na en­fer­me­dad mor­tal a cor­to pla­zo, pe­ro es un an­ciano que lu­cha por re­cu­pe­rar­se de las con­se­cuen­cias de un de­rra­me ce­re­bral que su­frió en 2013. En 2016, el pre­si­den­te ar­ge­lino se so­me­tió a un exa­men de co­lon que re­que­ría anes­te­sia ge­ne­ral, y es­te año te­nía pro­gra­ma­do en Gi­ne­bra un exa­men res­pi­ra­to­rio. Es­ta bron­cos­co­pia per­mi­tió rea­li­zar un es­tu­dio más com­ple­to de su sa­lud. Y en tres años, su si­tua­ción se ha de­te­rio­ra­do per­cep­ti­ble­men­te. De­bi­li­ta­do, pe­ro en con­di­cio­nes de lle­var una vi­da más o me­nos nor­mal, aho­ra se ha con­ver­ti­do en un pa­cien­te cu­yo es­ta­do es muy pre­ca­rio. Re­quie­re aten­ción cons­tan­te.

Se­gún la in­for­ma­ción de es­te dia­rio, Bu­te­fli­ka es­tá en “ries­go vi­tal per­ma­nen­te” de­bi­do a un ata­que sis­té­mi­co en los re­fle­jos de su cuer­po. Su prin­ci­pal pro­ble­ma es que co­rre al­to ries­go de que los ali­men­tos si­gan ru­tas fal­sas; es de­cir, que se di­ri­jan a las vías res­pi­ra­to­rias. Es­to pue­de pro­vo­car una in­fec­ción pul­mo­nar gra­ve, una bron­coas­pi­ra­ción en tér­mi­nos mé­di­cos.

Es­te pro­ble­ma se de­be a su edad, pe­ro tam­bién al ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar que su­frió, que ha de­gra­da­do sus fun­cio­nes neu­ro­ló­gi­cas, in­clu­yen­do la que per­mi­te al cuer­po im­pe­dir la in­ges­tión de ali­men­tos o lí­qui­dos en los pul­mo­nes. Pa­ra pro­te­ger­se de las in­fec­cio­nes pul­mo­na­res, Bu­te­fli­ka se so­me­te con re­gu­la­ri­dad a tra­ta­mien­tos an­ti­bió­ti­cos. Tam­bién re­ci­be fi­sio­te­ra­pia res­pi­ra­to­ria.

No tan gra­ve, pe­ro tam­bién preo­cu­pan­te pa­ra el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes po­lí­ti­cas, es la afa­sia o pér­di­da par­cial del len­gua­je que su­fre. Pa­re­ce re­cep­ti­vo a lo que se le di­ce, pe­ro ape­nas se le en­tien­de. Prác­ti­ca­men­te, hay que leer sus la­bios. Su equi­po de cua­tro mé­di­cos ar­ge­li­nos, en­tre ellos un car­dió­lo­go, un anes­te­sis­ta y un in­ter­nis­ta, le sir­ve de in­tér­pre­te con el mun­do ex­te­rior y sue­le ha­blar en su lu­gar.

Es­ta afa­sia coin­ci­de con el diag­nós­ti­co rea­li­za­do a dis­tan­cia por el mé­di­co ar­ge­lino Ho­ra­ci­ne Bu­raui. Es­te afir­ma que se ha ba­sa­do en las imá­ge­nes de Bu­te­fli­ka apa­re­ci­das en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, las cua­les, en su opi­nión, eran lo su­fi­cien­te­men­te elo­cuen­tes. Es­te es­pe­cia­lis­ta en neu­ro­lo­gía cons­ta­ta “la im­po­ten­cia fun­cio­nal efec­ti­va y de­fi­ni­ti­va, los tras­tor­nos in­te­lec­tua­les, afá­si­cos y ar­ti­cu­la­to­rios” del pre­si­den­te y ha de­cla­ra­do que su es­ta­do de sa­lud “no le per­mi­te el ejer­ci­cio de las al­tas fun­cio­nes in­he­ren­tes a la ma­gis­tra­tu­ra su­pre­ma”.

En el Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de Gi­ne­bra (HUG), la pre­sen­cia de es­te pa­cien­te fue­ra de lo co­mún pro­vo­ca una mo­vi­li­za­ción inusual. Bu­te­fli­ka se en­cuen­tra en la oc­ta­va plan­ta, en la sec­ción de me­di­ci­na in­ter­na ge­ne­ral. Se han re­ser­va­do va­rias ha­bi­ta­cio­nes al fi­nal del pa­si­llo, vi­gi­la­das por la po­li­cía. La en­tra­da a la zo­na pri­va­da del hos­pi­tal es­tá pro­te­gi­da por un guar­dia de se­gu­ri­dad ar­ma­do. El fi­nal del pa­si­llo, don­de se en­cuen­tra el pre­si­den­te, es inac­ce­si­ble y es­tá ba­jo fuer­te vi­gi­lan­cia. El mar­tes por la tar­de ha­bía una do­ce­na de ma­ni­fes­tan­tes ar­ge­li­nos fren­te al HUG. A las tres de la tar­de vie­ron en las pro­xi­mi­da­des del hos­pi­tal al chó­fer de una de es­tas li­mu­si­nas ne­gras, que sa­lía con una si­lla de rue­das y tra­jes plan­cha­dos. En cuan­to al equi­po mé­di­co ar­ge­lino y los doc­to­res sui­zos que tra­tan al pre­si­den­te, una per­so­na que se en­cuen­tra allí des­cri­be su fun­cio­na­mien­to co­mo “her­mé­ti­co”. Los ar­ge­li­nos son ex­tre­ma­da­men­te dis­cre­tos y no se de­jan ver en el pa­si­llo.

La Sui­za ofi­cial no se pro­nun­cia so­bre los acon­te­ci­mien­tos de Ar­ge­lia ni la vi­si­ta mé­di­ca de su pre­si­den­te-can­di­da­to a Gi­ne­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.