La re­pre­sión os­cu­re­ce las re­for­mas sau­díes

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Ara­bia Sau­dí anun­ció el pa­sa­do fin de se­ma­na que ha­bía con­clui­do su in­ves­ti­ga­ción so­bre las ac­ti­vis­tas de los de­re­chos de la mu­jer de­te­ni­das el año pa­sa­do y que pron­to se­rán en­jui­cia­das. Es­te asun­to, al igual que el ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta Ja­mal Khas­hog­gi, po­ne a las éli­tes li­be­ra­les sau­díes an­te un di­le­ma éti­co: Có­mo res­pal­dar las re­for­mas so­cia­les y eco­nó­mi­cas im­pul­sa­das por el prín­ci­pe Moha­med Bin Sal­mán (MBS), he­re­de­ro del trono y hom­bre fuer­te del reino, sin con­do­nar la re­pre­sión po­lí­ti­ca que las acom­pa­ña.

“No son trai­do­ras”, ase­gu­ra con fir­me­za, aun­que ba­jan­do la voz, una jo­ven sau­dí que se de­cla­ra fe­mi­nis­ta pe­ro evi­ta el ac­ti­vis­mo. “Si Lou­jain fue­ra una trai­do­ra, no ha­bría re­gre­sa­do a Ara­bia Sau­dí, y lo mis­mo el res­to”, aña­de. Se re­fie­re a Lou­jain al Hath­loul, una de las ac­ti­vis­tas de­te­ni­das el año pa­sa­do en un ges­to que sor­pren­dió aún más por pro­du­cir­se en vís­pe­ras de que la mo­nar­quía le­van­ta­ra la prohi­bi­ción de con­du­cir a las mu­je­res, al­go por lo que ella y el res­to de las de­te­ni­das ha­bían lu­cha­do du­ran­te años.

La en­tre­vis­ta­da se con­fie­sa di­vi­di­da en­tre el en­tu­sias­mo con los cam­bios que se es­tán pro­du­cien­do en su país (“Gra­cias a Dios, te­ne­mos a MBS”, ex­cla­ma) y la es­tu­pe­fac­ción por la cre­cien­te re­pre­sión (“No po­de­mos ha­blar de po­lí­ti­ca ni de re­li­gión, pe­ro te­ne­mos ce­re­bro y ve­mos lo que es­tá ocu­rrien­do”). Re­sul­ta di­fí­cil sus­traer­se al na­cio­na­lis­mo exa­cer­ba­do de la pro­pa­gan­da ofi­cial que equi­pa­ra la me­nor crí­ti­ca con des­leal­tad a la pa­tria.

Ade­más de Lou­jain, fue­ron en­car­ce­la­das Eman al Naf­yan, la ve­te­ra­na Azi­za al Yu­sef, Sa­mar Ba­da­wi, Na­si­ma al Sa­da y al­gu­nos hom­bres que apo­ya­ban sus re­cla­ma­cio­nes co­mo Moha­med al Ra­bea o Ibrahim al Mo­dei­migh. El po­der ju­di­cial no ha di­fun­di­do sus nom­bres, ni acla­ra­do de qué se les acu­sa. Sin em­bar­go, la pren­sa sau­dí (ba­jo con­trol es­ta­tal) pu­bli­có en su día, a to­da pá­gi­na, un mo­sai­co de sus ros­tros con la eti­que­ta “trai­do­ra” so­bre­im­pre­sa en ro­jo y ru­mo­res de que ha­bían “co­la­bo­ra­do con paí­ses ex­tran­je­ros”. El men­sa­je es­ta­ba cla­ro: ha­bían si­do con­de­na­das an­tes del jui­cio.

“No en­tien­do por qué las de­tu­vie­ron, no creo que sea por la cam­pa­ña pa­ra con­du­cir”, con­fía una des­ta­ca­da co­lum­nis­ta que co­no­ce a va­rias de ellas. ¿Por su ac­ti­vis­mo con­tra la tu­te­la? “Pe­ro eso es ha­cia lo que va­mos, tam­po­co tie­ne sen­ti­do”, res­pon­de sin en­con­trar ex­pli­ca­ción. El ca­so se ha agra­va­do con las de­nun­cias de or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos de que las mu­je­res han si­do tor­tu­ra­das, al­go que las au­to­ri­da­des nie­gan. “En nues­tra cul­tu­ra, in­clu­so cuan­do a una mu­jer se la me­tía en pri­sión, no ya mal­tra­tar­la sino to­car­la era un ta­bú, una lí­nea ro­ja que no se so­bre­pa­sa­ba”, re­fle­xio­na preo­cu­pa­da.

La aper­tu­ra so­cial que vi­ve Ara­bia Sau­dí era una re­cla­ma­ción de las éli­tes li­be­ra­les que se pu­so en evi­den­cia tras el lla­ma­do 11-S sau­dí, una se­rie de aten­ta­dos den­tro del reino en 2003. En­ton­ces, el rey Ab­da­lá abrió las puer­tas a la au­to­crí­ti­ca y la in­tros­pec-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.