Gra­cias, Jo­sé Pe­dro

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

n la ma­dru­ga­da de ayer, re­ci­bía una lla­ma­da que me in­for­ma­ba del fa­lle­ci­mien­to de Jo­sé Pe­dro Pé­rez-Llor­ca. Ha­cía días que su sa­lud era mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción pa­ra to­da su fa­mi­lia y ami­gos. Sa­bía­mos de sus di­fi­cul­ta­des, pe­ro que­ría­mos man­te­ner­las ba­jo un cier­to se­cre­to cons­trui­do con ca­ri­ño, so­li­da­ri­dad y res­pe­to. Ya en los úl­ti­mos ac­tos de con­me­mo­ra­ción del 40º aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción com­par­tí con él su pro­pia de­bi­li­dad que, en mo­do al­guno, afec­tó a la bri­llan­tez de sus in­ter­ven­cio­nes y re­fle­xio­nes. Ca­be­za bri­llan­te, cuer­po dé­bil; pe­ro siem­pre aque­lla son­ri­sa que te apro­xi­ma­ba a su mun­do, des­de la iro­nía y el co­men­ta­rio crí­ti­co jun­to a la ilu­sión por es­tar, por vi­vir, por de­ba­tir, por par­ti­ci­par.

El pa­pel de Jo­sé Pe­dro en to­do el pro­ce­so de la Tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca fue de ex­tra­or­di­na­ria re­le­van­cia. Su ca­pa­ci­dad ne­go­cia­do­ra, su ma­ne­ra de com­pren­der y prac­ti­car la ac­ción po­lí­ti­ca, su dis­po­si­ción a si­tuar­se en el te­rreno de los de­más pa­ra com­pren­der­les en la de­fen­sa de sus res­pec­ti­vas po­si­cio­nes y así acer­car las su­yas a pro­pues­tas con­ci­lia­do­ras, fue de ex­tra­or­di­na­ria im­por­tan­cia. Es­pe­cial­men­te cuan­do en mu­chas oca­sio­nes to­da es­ta ca­pa­ci­dad ne­go­cia­do­ra la pu­so al ser­vi­cio in­clu­so de pro­pues­tas que no com­par­tía ple­na­men­te pe­ro que su fi­de­li­dad al pro­yec­to que ser­vía le obli­ga­ba a de­fen­der. Fue un hom­bre leal al Go­bierno de Adol­fo Suá­rez y fue un hom­bre que prac­ti­có es­ta leal­tad acep­tan­do to­do lo que ello pu­die­ra su­po­ner de res­tric­ción o li­mi­ta­ción a sus pro­pias con­si­de­ra­cio­nes. Hom­bre de Es­ta­do en el que sus orí­ge­nes ga­di­ta­nos ya au­gu­ra­ban su de­seo de en­la­zar lo que fue la Cons­ti­tu­ción de Cá­diz de 1812 con la nue­va reali­dad de la Es­pa­ña de­mo­crá­ti­ca de 1978.

No de­be­ría ol­vi­dar­se en mo­do al­guno el im­por­tan­tí­si­mo pa­pel que Jo­sé Pe­dro Pé­re­zL­lor­ca ju­gó en la eu­ro­pei­za­ción de Es­pa­ña des­de su pa­so por el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res, si­guien­do los ca­mi­nos abier­tos por Adol­fo Suá­rez y Leo­pol­do Cal­vo-So­te­lo. En es­te cam­po tam­bién su la­bor fue fun­da­men­tal, es­ta­ble­cien­do re­la­cio­nes só­li­das con sus ho­mó­lo­gos eu­ro­peos, abrien­do ca­mi­nos de co­la­bo­ra­ción di­plo­má­ti­ca que se pro­yec­ta­ron mu­cho más allá en el tiem­po de su pa­so por el Mi­nis­te­rio. Es­ta era tam­bién su for­ma de ac­tuar: tra­ba­jar pa­ra Es­pa­ña más que pa­ra un Go­bierno en con­cre­to y así los que le su­ce­die­ron pu­die­ron apro­ve­char­se de los ca­mi­nos que él ha­bía abier­to.

Pé­rez-Llor­ca vi­vía aho­ra con preo­cu­pa­ción los ava­ta­res de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la y con oca­sión del 40º aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción pu­so de ma­ni­fies­to al­gu­nas de sus re­fle­xio­nes crí­ti­cas, es­pe­cial­men­te en una bri­llan­te in­ter­ven­ción en un ac­to en el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio- nal. Me de­cía al ter­mi­nar el ac­to: “Es que aho­ra me due­le lo que es­tá pa­san­do yme in­te­rro­go so­bre sa­ber si te­ne­mos al­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad por to­do ello”. De­be­ría­mos tran­qui­li­zar­le: su la­bor no es­tá en el ori­gen de nin­gu­na si­tua­ción con­flic­ti­va ac­tual, sino to­do lo con­tra­rio. Él pu­so las ba­ses y las pre­vi­sio­nes pa­ra que la evo­lu­ción fue­ra dis­tin­ta y si las co­sas a ve­ces no han sa­li­do co­mo él hu­bie­ra desea­do, muy le­jos de su res­pon­sa­bi­li­dad es­tán.

Es­pa­ña le de­be mu­cho a Jo­sé Pe­dro Pé­re­zL­lor­ca. No úni­ca­men­te por su tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca sino tam­bién por sus apor­ta­cio­nes al cam­po de los ser­vi­cios ju­rí­di­cos pro­fe­sio­na­les. Cuan­do aban­do­nó la po­lí­ti­ca cons­ti­tu­yó un des­pa­cho pro­fe­sio­nal que hon­ra a la abo­ga­cía por su gran ca­li­dad y ri­gu­ro­so sen­ti­do de la éti­ca pro­fe­sio­nal. Ese no es un te­ma­me­nor en su tra­yec­to­ria vi­tal, por cuan­to en el fon­do él era un hom­bre de de­re­cho con un arrai­ga­do es­pí­ri­tu de jus­ti­cia y muy buen co­no­ce­dor de la his­to­ria del de­re­cho es­pa­ñol. Es­ta era otra for­ma de ser­vir pa­ra él los in­tere­ses del país, dan­do a su ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal el va­lor de una apor­ta­ción pa­ra su mo­der­ni­dad y su pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal.

Y es más, no con­ten­to con to­do cuan­to que­da di­cho, al asu­mir la Pre­si­den­cia del Mu­seo del Pra­do, aten­dió a otra de sus gran­des vo­ca­cio­nes que era la del ser­vi­cio a la cul­tu­ra. A es­ta ta­rea de­di­có mu­cha par­te de su tiem­po más re­cien­te dan­do al Mu­seo un nue­vo im­pul­so que be­ne­fi­ció al pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co es­pa­ñol.

A to­do ello y mu­cho más sir­vió Jo­sé Pe­dro Pé­rez-Llor­ca. Con su es­ti­lo, con su pro­xi­mi­dad, con su ama­bi­li­dad, con su se­ño­río. Se­rán mu­chos los que le echa­rán de me­nos y se­rá aho­ra el mo­men­to de pre­gun­tar­nos to­dos có­mo po­dría­mos apro­ve­char su ejem­plo pa­ra re­cu­pe­rar los me­jo­res va­lo­res de la con­vi­ven­cia y la li­ber­tad. Si Jo­sé Pe­dro sa­bía que la ba­se de la de­mo­cra­cia es­tá en el res­pe­to a las ideas de los de­más, él lo prac­ti­có; si co­no­cía de los ries­gos de re­pe­tir la His­to­ria, él in­ten­tó evi­tar­lo; si sa­bía de la ne­ce­si­dad de cons­truir des­de el pac­to, él lo hi­zo siem­pre po­si­ble.

La Cons­ti­tu­ción fue el re­sul­ta­do de un gran es­fuer­zo co­lec­ti­vo; de to­da la ciu­da­da­nía. Pe­ro Jo­sé Pe­dro, co­mo el que más, su­po in­ter­pre­tar­la y tra­du­cir­la en nor­ma. Des­de la dis­cre­ción, des­de la se­re­ni­dad y des­de el sa­cri­fi­cio. Es­ta era su ma­ne­ra de en­ten­der la po­lí­ti­ca. Es­ta era la ma­ne­ra de en­ten­der có­mo prac­ti­car­la.

Un or­gu­llo pa­ra to­dos y muy es­pe­cial­men­te pa­ra Car­men, pa­ra Pe­dro y pa­ra Car­men.

Gra­cias, Jo­sé Pe­dro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.