“Pa­de­ce­mos el sín­dro­me del im­pos­tor”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Cam­bio cul­tu­ral

Cuan­do Au­ro­ra Díaz-Ra­to ini­ció su ca­rre­ra, en 1983, com­pro­bó que los lar­gos y ma­jes­tuo­sos pa­si­llos del Pa­la­cio de San­ta Cruz, se­de del Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res, no es­ta­ban con­ce­bi­dos pa­ra las mu­je­res. En la plan­ta don­de le to­có desem­pe­ñar sus fun­cio­nes no ha­bía un so­lo ba­ño de se­ño­ras. Em­ba­ra­za­da y con náu­seas fre­cuen­tes, se pre­ci­pi­ta­ba a las es­ca­le­ras pa­ra ac­ce­der a otra plan­ta ca­da vez que ne­ce­si­ta­ba un la­va­bo. Ca­si 40 años des­pués, es­ta di­plo­má­ti­ca, hoy em­ba­ja­do­ra es­pa­ño­la en Sui­za, ad­mi­te que al me­nos la exis­ten­cia de ba­ños —no tan­to la de mu­je­res— ha me­jo­ra­do. El cuer­po di­plo­má­ti­co es­pa­ñol, en­car­ga­do de re­pre­sen­tar los in­tere­ses del país en el ex­tran­je­ro, ape­nas cuen­ta con un 25% de mu­je­res. Al es­ca­lar al es­ca­la­fón más al­to, el de em­ba­ja­dor, la pre­sen­cia se re­du­ce al 15%. En 2005 era ape­nas el 6%.

Has­tia­das de las iner­cias que per­pe­túan es­tas dis­pa­ri­da­des, un gru­po de mu­je­res per­te­ne­cien­tes a es­te se­lec­to cuer­po del Es­ta­do ha lan­za­do la Aso­cia­ción de Mu­je­res Di­plo­má­ti­cas de Es­pa­ña pa­ra de­fen­der la pre­sen­cia y la apor­ta­ción de es­tas pro­fe­sio­na­les a la exi­gen­te la­bor ex­te­rior. “La cues­tión del nú­me­ro no es un fin en sí mis­ma. Se tra­ta de dar un ver­da­de­ro en­fo­que de gé­ne­ro y de es­ta­ble­cer las ba­ses de la di­ver­si­dad en es­te ám­bi­to”, ar­gu­men­ta Cla­ra Gir­bau, em­ba­ja­do­ra des­ta­ca­da por el Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res pa­ra fo­men­tar la igual­dad y la con­ci­lia­ción.

La aso­cia­ción, que an­tes fun­cio­na­ba co­mo pla­ta­for­ma, se en­fren­ta a un pri­mer re­to in­terno: con­se­guir la ad­he­sión de to­das las pro­fe­sio­na­les. De mo­men­to par­ti­ci­pan al­re­de­dor del 60%. Án­ge­le­sMo­reno, sub­se­cre­ta­ria del Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res—ter­cer car­go en je­rar­quía de es­te de­par­ta­men­to— ad­mi­te que al­gu­nas re­ce­lan de un po­si­ble ses­go po­lí­ti­co en el mo­vi­mien­to o re­cha­zan la de­no­mi­na­ción de fe­mi­nis­ta en un cuer­po tra­di­cio­nal­men­te con­ser­va­dor. Mo­reno acla­ra: “Es ab­so­lu­ta­men­te pro­fe­sio­nal. Tra­ta­mos de lu­char con­tra la idea de que la que va­le lle­ga y la que no, no lo ha­ce. Por­que no es cier­ta”, sub­ra­ya.

Pe­se a ha­ber ini­cia­do la ca­rre­ra mu­cho más tar­de que su com­pa­ñe­ra en Sui­za, Mo­reno vi­vió tam­bién epi­so­dios po­co alen­ta­do­res. “Mi pri­mer des­tino fue en Mos­cú, con 26 años. Re­cuer­do una co­mi­da de al­tos car­gos don­de yo era la úni­ca mu­jer. No exis­tí du­ran­te to­da la co­mi­da”, ex­pli­ca en un ele­gan­te des­pa­cho del mi­nis­te­rio don­de las tres di­plo­má­ti­cas re­ci­ben a EL PAÍS. Hoy coor­di­na los ser­vi­cios co­mu­nes de Ex­te­rio­res.

Más allá de las anéc­do­tas, al­gu­nos da­tos des­mon­tan fá­cil­men­te ese tra­di­cio­nal di­cho so­bre la va­lía co­mo úni­co ele­men­to que de­ter­mi­na el éxi­to. La pri­me­ra mu­jer es­pa­ño­la en in­cor­po­rar­se al cuer­po di­plo­má­ti­co, Mar­ga­ri­ta Sa­la­ve­rría, lo hi­zo en 1933, en pe­rio­do re­pu­bli­cano. Pa­ra mi­ti­gar ese obs­tácu­lo, la sub­se­cre­ta­ria pro­mue­ve un cam­bio cul­tu­ral que se tra­duz­ca en los mé­to­dos de tra­ba­jo. “Hay que cam­biar el pre­sen­tis­mo es­pa­ñol. Por eso en el mi­nis­te­rio es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra in­tro­du­cir el aná­li­sis de la la­bor por ob­je­ti­vos. Por­que en nues­tra pro­fe­sión se tra­ta de lo­grar co­sas con­cre­tas”, de­ta­lla Mo­reno.

La aso­cia­ción de di­plo­má­ti­cas quie­re ase­me­jar­se a otras que ya han fun­cio­na­do en el mun­do. Ita­lia, Fran­cia, Ale­ma­nia, Reino Uni­do, el ser­vi­cio di­plo­má­ti­co eu­ro­peo o Ca­na­dá, por po­ner al­gu­nos ejem­plos, dis­po­nen de ini­cia­ti­vas si­mi­la­res pa­ra pro­pul­sar la pre­sen­cia de mu­je­res en los gran­des sa­lo­nes de ne­go­cia­ción in­ter­na­cio­nal. Díaz-Ra­to re­cu­rre a su ex­pe­rien­cia sui­za pa­ra ci­tar un ejem­plo de po­lí­ti­cas con im­pac­to. Las au­to­ri­da­des de ese país eli­gen por nor­ma a em­ba­ja­do­ras pa­ra paí­ses co­mo Ara­bia Sau­dí o Irán, don­de la dis­cri­mi­na­ción fe­me­ni­na afec­ta a to­dos los ám­bi­tos de la vi­da. Pa­ra em­pe­zar, qui­zás a las di­plo­má­ti­cas es­pa­ño­las les bas­ta­ría con de­jar cla­ro que una em­ba­ja­do­ra no es, co­mo di­ce el dic­cio­na­rio de la RAE en su cuar­ta acep­ción, la es­po­sa del em­ba­ja­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.