Pa­co Ro­ca re­vien­ta la vi­ñe­ta y di­se­ña un nue­vo mu­seo

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

A ve­ces, la li­ber­tad pro­du­ce vér­ti­go. “To­ma, una sa­la com­ple­ta del mu­seo; tam­bién sus es­ca­le­ras, su ves­tí­bu­lo, sus pa­si­llos... Y haz con to­do ello lo que quie­ras”. Eso es lo que le pro­pu­sie­ron a Pa­co Ro­ca en el IVAM y su pri­me­ra reac­ción fue: “Y aho­ra, ¿qué ha­go?”. Lo cuen­ta en uno de los bo­ce­tos que se ex­hi­ben en una ex­po­si­ción in­só­li­ta, El di­bu­ja­do, que se inau­gu­ra hoy en el Ins­ti­tut Va­len­cià d’Art Mo­dern (IVAM).

In­só­li­ta por­que es la pri­me­ra “La­mal­dad no ha cam­bia­do na­da en 200 años. Es­tas pin­tu­ras, es­te es­ce­na­rio, son el me­jor in­fierno don­de se pue­da ins­ta­lar una tra­ma de no­ve­la ne­gra hoy”, co­men­ta Ber­na Gon­zá­lez Har­bour (San­tan­der, 53 años) mien­tras en­tra acom­pa­ña­da de un gru­po de pe­rio­dis­tas en la sa­la de las pin­tu­ras ne­gras de Go­ya, en el Mu­seo del Pra­do, don­de pre­sen­tó ayer El sue­ño de la ra­zón (Des­tino). Con­fie­sa Gon­zá­lez Har­bour que, al prin­ci­pio, la cuar­ta no­ve­la pro­ta­go­ni­za­da por la co­mi­sa­ria Ma­ría Ruiz no te­nía una es­truc­tu­ra de­fi­ni­da, so­lo dos cua­dros, am­bos del maes- vez que el di­bu­jan­te de có­mics tan aplau­di­dos co­mo Arru­gas o Los sur­cos del azar cam­bia com­ple­ta­men­te de re­gis­tro pa­ra uti­li­zar las pa­re­des de un mu­seo co­mo so­por­te de una his­to­ria grá­fi­ca en la que las vi­ñe­tas re­vien­tan, los per­so­na­jes se es­ca­pan, el pun­to de vis­ta del na­rra­dor se bi­fur­ca y el vi­si­tan­te se me­te en la ca­be­za del crea­dor...

A ve­ces, las li­mi­ta­cio­nes ayu­dan a en­con­trar el mo­do de res­pon­der a un en­car­go. In­clu­so pue­den es­ti­mu­lar la crea­ti­vi­dad, co- tro ara­go­nés: La pra­de­ra de San Isi­dro (1788) y La ro­me­ría de San Isi­dro (1823), dos pin­tu­ras se­pa­ra­das por 35 años que re­fle­jan dos Es­pa­ñas a una dis­tan­cia in­fi­ni­ta: la que in­ten­ta abra­zar­se a Eu­ro­pa y a la Ilus­tra­ción, y el os­cu­ro y vio­len­to país del ga­rro­ta­zo. “Es­te es el ver­da­de­ro pro­ta­go­nis­ta de mi no­ve­la”, ase­gu­ra la au­to­ra, se­ña­lan­do a un hom­bre de mi­ra­da avie­sa, aplas­ta­do por la mu­che­dum­bre ebria y en­lo­que­ci­da que arra­sa la pra­de­ra.

En El sue­ño de la ra­zón, una jo­ven be­ca­ria es­tu­dian­te de ar­te es ha­lla­da muer­ta en una pre­sa del río Man­za­na­res, si­tua­ción que mo se vio, por ejem­plo, en la pe­lí­cu­la Cin­co con­di­cio­nes, de Lars von Trier y Jør­gen Leth. La úni­ca con­di­ción que le im­pu­sie­ron a es­te di­bu­jan­te va­len­ciano de 50 años fue la de “no uti­li­zar ma­te­ria­les ya he­chos, que es lo que se ha­ce en el 99,9% de las ex­po­si­cio­nes de có­mics”. Pe­ro es­ta vez “la li­ber­tad ab­so­lu­ta” que le con­ce­die­ron­ha­pro­pi­cia­doun­des­lum­bran­te jue­go vi­sual que rom­pe la na­rra­ti­va y ofre­ce una lec­tu­ra­mul­ti­li­neal de vi­das cru­za­das. A sa­ber: el es­pec­ta­dor mi­ra la fran­ja cen- da pie a la au­to­ra pa­ra lle­var a su co­mi­sa­ria Ruiz —que ya no es co­mi­sa­ria, que es­tá so­la, sin ar­ma, sin equi­po— por un mun­do de lu­ces y som­bras, de Go­ya a los tú­ne­les sub­te­rrá­neos de unMa­drid po­co co­no­ci­do y, sin em­bar­go, a ve­ces tam­bién lu­mi­no­so. La cla­ve del cri­men es­ta­rá en las pin­tu­ras, en có­mo las mi­ra­mos y en có­mo nos in­ter­pe­lan sus per­so­na­jes. tral de di­bu­jos en la que se ve a un pin­tor tra­ba­jan­do en dos cua­dros, un de­sier­to con dos pal­me­ras (un gui­ño al di­bu­jan­te de TBO Coll) y una ma­ri­na. Es­tas dos obras em­pie­zan a co­brar vi­da en la pa­red arri­ba y aba­jo de la na­rra­ción ori­gi­nal del pin­tor en cu­yo es­tu­dio se pue­de ver un re­tra­to de Nietzs­che. “Bueno, es que la his­to­ria tie­ne que ver con su obra Así ha­bló Za­ra­tus­tra y con la muer­te de Dios”, ex­pli­có el pre­mio Na­cio­nal de Có­mic de 2008.

Las tres his­to­rias van evo­lu­cio­nan­do por su cuen­ta y con­flu­yen­do al mis­mo tiem­po en un nue­vo per­so­na­je al que le fal­ta un bra­zo. Es la crea­ción del pin­tor-crea­dor, pe­ro en­se­gui­da ad­quie­re tam­bién vi­da pro­pia has­ta com­ple­tar su ex­tre­mi­dad ampu­tada, una vez des­cu­bre lo que le fal­ta.

“Es una re­fle­xión so­bre el au­tor y su obra, al­go muy clá­si­co, pe­ro pre­sen­ta­do de ma­ne­ra muy

Es es­ta la no­ve­la más ne­gra de Gon­zá­lez Har­bour, pe­rio­dis­ta de EL PAÍS. “La vi­da se va tor­nan­do os­cu­ra. El li­bro re­fle­ja un es­ta­do de áni­mo muy per­so­nal y muy de la Es­pa­ña de hoy. So­mos ca­pa­ces de odiar y de lle­gar a lo peor. Tam­bién de co­sas­ma­ra­vi­llo­sas”, ex­pli­ca. Co­mo en to­da his­to­ria po­li­cial, en es­ta hay un­ma­lo, ob­se­sio­na­do con el pin­tor za­ra­go­zano, que se La Uni­ver­si­dad de Va­len­cia aca­ba de abrir una cá­te­dra de­di­ca­da al es­tu­dio y la in­ves­ti­ga­ción del có­mic. Se tra­ta de la pri­me­ra de Eu­ro­pa, pre­ci­sa su di­rec­tor, el es­tu­dio­so del có­mic y crí­ti­co de EL PAÍS Ál­va­ro Pons. Con el pa­tro­ci­nio de la Fun­da­ción SM, los ob­je­ti­vos de la cá­te­dra son la di­vul­ga­ción (a tra­vés de ac­ti­vi­da­des) de la his­to­rie­ta, la for­ma­ción (más­ter de Edu­ca­ción y Có­mic) y la in­ves­ti­ga­ción. Las cla­ses

arran­ca­ron en enero y las ac­ti­vi­da­des pre­sen­cia­les son en un au­la ubi­ca­da en el cen­tro aca­dé­mi­co. “La idea es des­de trans­mi­tir có­mo en­se­ñar his­to­ria, por ejem­plo, a tra­vés del có­mic, has­ta in­ves­ti­gar y di­vul­gar la cul­tu­ra vi­sual de la his­to­rie­ta”, ex­pli­ca Pons. rompe­dora con el len­gua­je tra­di­cio­nal del có­mic. Y al mis­mo tiem­po re­mi­te a las pa­re­des del ar­te ru­pes­tre”, apun­tó Ál­va­ro Pons, co­mi­sa­rio de la mues­tra que se pue­de ver has­ta el 30 de ju­nio en el IVAM. El pro­yec­to “cues­tio­na los mé­to­dos ob­so­le­tos de las vi­ñe­tas su­peran­do los bor­des del te­beo y de la sa­la”, co­men­tó el di­rec­tor del mu­seo, Jo­sé Mi­guel Cor­tés, que en­car­gó la ex­po­si­ción rea­li­za­da ex pro­fe­so con mo­ti­vo del 30º aniver­sa­rio del IVAM.

En la sa­la su­pe­rior, tras ac­ce­der el vi­si­tan­te a tra­vés de una vi­ñe­ta, se ex­hi­ben los bo­ce­tos y el pro­ce­so crea­ti­vo de Ro­ca, in­clui­dos unos ví­deos de Tono Erran­do, y una pe­que­ña pe­ro muy di­vul­ga­ti­va mues­tra de có­mics, que abar­ca tra­ba­jos de 1833 de Ro­dolp­he Töpf­fer, con­si­de­ra­do el pri­mer au­tor de his­to­rie­ta grá­fi­ca de la his­to­ria, has­ta los más ac­tua­les, pa­san­do por Tin­tín o Maus. acer­ca al ar­te no pa­ra crear, sino pa­ra des­truir. “Go­ya ha­ce co­mo na­die el via­je del amor al odio, de la crea­ción a la des­truc­ción”, ahon­da Gon­zá­lez Har­bour.

El fu­tu­ro de Ma­ría Ruiz es­tá mar­ca­do por la desafec­ción. Ella, co­mo su crea­do­ra, tie­ne la leal­tad co­mo va­lor má­xi­mo y es­tá pre­pa­ra­da pa­ra se­guir sin los que se la han ju­ga­do.

“Ima­gi­naos le­van­tar­se ca­da día, vi­vir ro­dea­do de es­ta ne­gri­tud, co­mo hi­zo Go­ya en la Quin­ta del Sor­do”, re­fle­xio­na Gon­zá­lez Har­bour fren­te a Pe­rro se­mi­hun­di­do, otro cua­dro que tie­ne su pa­pel en la no­ve­la. Una fas­ci­na­ción tal por el pin­tor tie­ne sus pe­li­gros. La au­to­ra lle­gó a te­mer que se le es­ca­pa­ra el lec­tor en esa in­mer­sión en un mun­do tan par­ti­cu­lar. Tam­bién es cons­cien­te de que se ob­se­sio­nó con el ar­tis­ta, has­ta que se di­jo, co­mo Ma­ría: “Vuel­ve a la tie­rra”. “Fue un per­so­na­je muy enig­má­ti­co, que no de­jó ca­si na­da es­cri­to y so­bre el que hay mu­chí­si­mas teo­rías. Eso te pue­de atra­par”, con­fie­sa ya en la ca­fe­te­ría del mu­seo, re­sis­tién­do­se a aban­do­nar ese mun­do dual tan in­ser­to en la obra de Go­ya, en Es­pa­ña, en la vi­da y en la no­ve­la ne­gra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.