Is­rael ex­clu­ye de los co­mi­cios a un par­ti­do ára­be mien­tras ava­la a un can­di­da­to ra­cis­ta

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Po­der Ju­dío su­pre­ma­cis­ta

as con­ti­nua­das de­por­ta­cio­nes de re­fu­gia­dos rohin­yás des­de la In­dia, Ban­gla­dés y Ara­bia Sau­dí sir­ven de al­ta­voz al si­len­cio ini­cuo de la pre­mio No­bel de la Paz bir­ma­na Aung San Suu Kyi. La que fue­ra icono de la de­mo­cra­cia y la re­sis­ten­cia pa­cí­fi­ca mi­ni­mi­za­ba ha­ce po­co, por enési­ma vez y sin dig­nar­se nom­brar­los, la tragedia de los rohin­yás al la­men­tar que el mun­do se ha­ya cen­tra­do de­ma­sia­do en los “as­pec­tos ne­ga­ti­vos” del Es­ta­do de Ra­ji­ne, del que 730.000 miem­bros de esa mi­no­ría mu­sul­ma­na han hui­do des­de 2017 per­se­gui­dos a san­gre y fue­go por el ré­gi­men de cor­te bu­dis­ta-mi­li­tar de Yan­gon.

Co­mo tan­tos otros, el de los rohin­yás es ya un con­flic­to ol­vi­da­do, aun­que des­de di­ciem­bre ha­yan sa­li­do 5.000 de una tie­rra don­de hoy se le­van­tan ca­sas pa­ra bu­dis­tas. Ejem­plo de ma­nual de lim­pie­za ét­ni­ca, fue ca­li­fi­ca­do, con los pa­ños ca­lien­tes de la al­ta di­plo­ma­cia, de “in­ten­to de ge­no­ci­dio” por una mi­sión de la ONU. Pe­ro Suu Kyi, im­per­té­rri­ta, de­fien­de in­clu­so la con­de­na a pri­sión de dos pe­rio­dis­tas que do­cu­men­ta­ron las ma­tan­zas.

Al ci­nis­mo de La Dama, miem­bro del Go­bierno bir­mano, se su­ma la im­pa­vi­dez del co­mi­té no­rue­go del No­bel an­te los reite­ra­dos lla­ma­mien­tos de or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos pa­ra que le sea re­ti­ra­do el pre­mio. De la re­li­quia que en el or­den mun­dial re­pre­sen­ta el ga­lar­dón, con una his­to­ria pla­ga­da de cla­ros­cu­ros (la pre­ci­pi­ta­da con­ce­sión a Ba­rack Oba­ma) cuan­do no de bal­do­nes (la dis­tin­ción del gol­pis­ta Henry Kis­sin­ger), no pue­de es­pe­rar­se, es cier­to, una res­pues­ta mo­der­na y me­nos aún efec­ti­va.

Pe­ro tam­po­co de otros ac­to­res de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, em­pe­zan­do por la ONU y la cos­to­sí­si­ma bu­ro­cra­cia de sus agencias, al mar­gen del pa­pel de no­ta­rio glo­bal. Ni del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad, una he­rra­mien­ta gri­pa­da por la exis­ten­cia del de­re­cho de ve­to y don­de se di­ri­men an­ta­go­nis­mos de dé­ca­das, ni de las mi­sio­nes pre­ten­di­da­men­te pa­ci­fi­ca­do­ras y en reali­dad ma­nia­ta­das de los cas- La mis­ma Co­mi­sión Elec­to­ral ava­ló, sin em­bar­go, “por fal­ta de prue­bas” en su con­tra la can­di­da­tu­ra de Mi­chael Ben Ari, lí­der del par­ti­do na­cio­na­lis­ta ex­tre­mis­ta Po­der Ju­dío, que ha­bía si­do im­pug­na­da por dipu­tados la­bo­ris­tas y de Me­retz (iz­quier­da pa­ci­fis­ta). Ben Ari se de­cla­ra he­re­de­ro po­lí­ti­co del gru­po Kach, fun­da­do en los años ochen­ta por el ra­bino Meir Kaha­ne. Su par­ti­do fue prohi­bi­do por pro­pug­nar el ra­cis­mo, la de­por­ta­ción ma­si­va de pa­les­ti­nos y la prohi­bi­ción de los ma­tri­mo­nios de re­li­gión mix­ta.

Ne­tan­yahu con­tri­bu­yó ha­ce dos se­ma­nas a for­jar la alian­za de Po­der Ju­dío con otros gru­pos de ex­tre­ma de­re­cha en in­te­rés pro­pio. Con el ob­je­ti­vo de fa­vo­re­cer el vo­to útil con­ser­va­dor y ga­ran­ti­zar­se fu­tu­ros so­cios de coa­li­ción, pro­me­tió a la coa­li­ción ex­tre­mis­ta las car­te­ras mi­nis­te­ria­les de Edu­ca­ción y Vi­vien­da.

Los son­deos asig­nan ac­tual­men­te al Li­kud 30 par­la­men­ta­rios en una Kne­set de 120 es­ca­ños, por de­trás de la lis­ta de cen­tro Azul y Blan­co (35 dipu­tados pre­vis­tos) en­ca­be­za­da por el ex­ge­ne­ral Benny Gantz, can­di­da­to sor­pre­sa en los co­mi­cios.

Ne­tan­yahu —aco­sa­do por los ca­sos de co­rrup­ción tras una dé­ca­da en el po­der— no ha que­ri­do co­rrer el ries­go de que se pier­dan vo­tos de de­re­chas. Las en­cues­tas coin­ci­den en re­fle­jar un em­pa­te téc­ni­co en­tre el blo­que for­ma­do por los con­ser­va­do­res, na­cio­na­lis­tas y ul­tra­or­to­do­xos fren­te al cen­troiz­quier­da.

El cor­dón sa­ni­ta­rio im­pues­to por el res­to de los par­ti­dos des­de ha­ce más de 30 años a los kaha­nis­tas, que tu­vie­ron pre­sen­cia en la Kne­set en­tre 1984 y 1988, se ha ro­to aho­ra en Is­rael. In­clu­so el Co­mi­té Is­rael-Amé­ri­ca de Asun­tos Pú­bli­cos (AI­PAC, en sus si­glas in­gle­sas), prin­ci­pal gru­po de pre­sión prois­rae­lí en EE UU, ta­cha a Po­der Ju­dío de “re­pro­ba­ble par­ti­do ra­cis­ta”. cos azu­les —que tan­tas ve­ces han mi­ra­do pa­ra otro la­do, co­mo en Sre­bre­ni­ca o Ruan­da— pue­de de­cir­se que ha­yan con­tri­bui­do a la re­so­lu­ción prác­ti­ca de con­flic­tos in­mi­se­ri­cor­des.

La res­pon­sa­bi­li­dad de pro­te­ger pa­ra de­te­ner el ge­no­ci­dio y los crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad —el ca­so rohin­yá— que­dó en pa­pel mo­ja­do tras el fias­co de Li­bia, y na­die es­tá dis­pues­to a im­ple­men­tar­la por mie­do a nue­vos avis­pe­ros. Pe­ro los dra­mas con­ti­núan. Los af­ga­nos son de­por­ta­dos des­de Eu­ro­pa a un país su­mi­do en la vio­len­cia, y 30.000 re­fu­gia­dos ni­ge­ria­nos han si­do obli­ga­dos a re­gre­sar a ca­sa, de nue­vo an­te el te­rror de Bo­ko Ha­ram, se­gún ha cons­ta­ta­do la ONU.

Des­de la cri­sis de los boat peo­ple en los se­ten­ta a los ca­da vez más in­vi­si­bi­li­za­dos mi­gran­tes que arri­ban a Eu­ro­pa, qué po­co se ha avan­za­do en la pro­tec­ción de mi­llo­nes de se­res a la in­tem­pe­rie, su­mi­dos en una in­cu­ria ma­te­rial y le­gal, pe­ro tam­bién mo­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.