El fe­mi­nis­mo es­ta­lla tam­bién en los pue­blos

El País (1ª Edición) - - PORTADA - So­cie­da­des pe­que­ñas

Cua­ren­ta mu­je­res avan­zan por la ca­lle Ma­yor de Ma­cas­tre, un pue­blo de 1.200 ha­bi­tan­tes del in­te­rior de Va­len­cia. “¡No es no!”, “¡más co­brar y me­nos tra­ba­jar!”, co­rean. Des­de las ven­ta­nas, al­gu­nas ve­ci­nas gol­pean ca­ce­ro­las y las ani­man. Los hom­bres las­mi­ran pa­sar aten­tos. Co­mo en Ma­cas­tre, fue­ra del fo­co cen­tra­do en las ciu­da­des, el 8 de mar­zo se ce­le­bró ayer en cen­te­na­res de po­bla­cio­nes es­pa­ño­las de pe­que­ño y me­diano ta­ma­ño, se­gún la Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes de Mu­je­res Ru­ra­les.

“Con 14 años em­pe­cé a tra­ba­jar co­gien­do gui­san­tes, al­ga­rro­bas y olivas. Te­nía­mos que an­dar 10 o 12 ki­ló­me­tros. Lue­go fui pa­na­de­ra, mis pa­dres te­nían un horno que se que­dó mi her­mano cuan­do me ca­sé. Siem­pre he tra­ba­ja­do a to­da ho­ra. Tu­ve tres hi­jos en cua­tro años, y no te­nía­mos agua co­rrien­te en ca­sa. Ayu­da­ba a mi ma­ri­do en la em­pre­sa de la cons­truc­ción. Y aho­ra ten­go una pa­ga pe­que­ñi­ta por­que co­ti­cé 15 años co­mo au­tó­no­ma”, cuen­ta Vi­cen­ta Mi­ra­lles, de 75 años.

A prin­ci­pio de los no­ven­ta, ella y otras mu­je­res fun­da­ron la Aso­cia­ción de Mu­je­res de Ma­cas­tre, y des­de ha­ce 28 años sa­len a ma­ni­fes­tar­se ca­da 8 de mar­zo. “Rei­vin­di­ca­mos que la mu­jer va­le lo mis­mo. Se creen los hom­bres más, y no”, afir­ma.

“Du­ran­te mu­cho tiem­po el mun­do ru­ral fue a re­mol­que, pe- ro ha­ce mu­chos años que el fe­mi­nis­mo lle­gó a él y úl­ti­ma­men­te hay una ex­plo­sión”, afir­ma Teresa Ló­pez, pre­si­den­ta de la Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes de Mu­je­res Ru­ra­les (Fa­de­mur). “Las mu­je­res se en­cuen­tran en los pue­blos di­fi­cul­ta­des aña­di­das pa­ra desa­rro­llar su vi­da, co­mo la fal­ta de em­pleo y de ser­vi­cios pú­bli­cos, que ha­ce que la car­ga de los cui­da­dos que re­caen so­bre ellas sea to­da­vía ma­yor”, pro­si­gue Ló­pez, “lo que les obli­ga a mar­char­se”. Eso ha­ce que sea un me­dio mas­cu­li­ni­za­do, don­de al re­vés que en el con­jun­to del país hay más hom­bres que­mu­je­res, 51% fren­te a 49%, se­gún la fe­de­ra­ción. En Ma­cas­tre, por ejem­plo, vi­ven 657 hom­bres por 583 mu­je­res. Una de las con­se­cuen­cias del des­equi­li­brio es que ace­le­ra la des­po­bla­ción.

El tra­ba­jo en el mun­do ru­ral se ba­sa en gran me­di­da en el au­to­em­pleo. Ade­más de pro­ble­mas co­mu­nes a to­do el me­dio, co­mo la es­ca­sa co­ne­xión a In­ter­net que pa­de­cen mu­chas zo­nas, lo que di­fi­cul­ta la pues­ta en mar­cha de nue­vos ne­go­cios, las mu­je­res se en­fren­tan a otros par­ti­cu­la­res. El prin­ci­pal, se­ña­la Ló­pez, es que aun­que en las ex­plo­ta­cio­nes fa­mi­lia­res sue­len tra­ba­jar pa­re­jas for­ma­das por un hom­bre y una mu­jer, la ti­tu­la­ri­dad fi­gu­ra ca­si siem­pre a nombre del pri­me­ro, mien­tras que el desa­rro­llo de la ley apro­ba­da en 2011 pa­ra fo­men­tar que es­ta pa­se a ser com­par­ti­da ape­nas ha avan­za­do en bue­na par­te de Es­pa­ña.

“Nos en­con­tra­mos con mu­chí­si­mas mu­je­res que son agri­cul­to­ras y ga­na­de­ras y tra­ba­jan en el día a día de su ex­plo­ta­ción, pe­ro que pa­ra ha­cer cual­quier ges­tión tie­nen que pe­dir una au­to­ri­za­ción a sus ma­ri­dos. O mu­je­res que pe­se a es­tar co­ti­zan­do a la Se­gu­ri­dad Social agra­ria apa­re­cen co­mo ayu­da fa­mi­liar y no cons­tan co­mo per­cep­to­ras de in­gre­sos, por­que to­dos se asig­nan al ti­tu­lar de la ex­plo­ta­ción, con lo cual no pue­den ha­cer su de­cla­ra­ción de la ren­ta, ni tie­nen de­re­cho de pa­go úni­co de la po­lí­ti­ca agrí­co­la co­mún”, afir­ma la pre­si­den­ta de Fa­de­mur. los mis­mos de­re­chos”, se leía en la de al la­do. Y otra más: “Si quie­ro la lu­na me la ba­jo yo so­li­ta”. La más tier­na: “Fe­mi­nis­mo es amor”.

Dos de las in­te­gran­tes de la co­mi­sión fe­mi­nis­ta, Mar­ta Mo­nas­te­rio, de 40 años, y Na­ta­lia Cas­te­lla­nos, de 37, ex­pli­ca­ron que los talleres de gé­ne­ro que han im­par­ti­do en el co­le­gio no re­sul­tan na­da nue­vo. Era al­go que ve­nía ha­cién­do­se des­de ha­ce 15 años atrás en mu­chos lu­ga­res, pe­ro que con el nue­vo im­pul­so que ha to­ma­do el mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta tie­nen la sen­sa­ción de que tie­nen ma­yor im­pac­to. “El machismo afec­ta por igual a ni­ños y ni­ñas”, di­cen, a pun­to de em­pren­der la mar­cha has­ta Ato­cha, don­de les es­pe­ra una mul­ti­tud que com­par­te su lu­cha.

Ta­nia Zú­ñi­ga, de 43 años, ma­dre de una alum­na de seis y otro chi­co de 12 que ya es­tá en el ins­ti­tu­to, tie­ne una co­sa cla­ra: “Mi ma­ri­do es ma­chis­ta y no quie­ro que mis hi­jos lo sean. Quie­ro que mi hi­jo vea a su fu­tu­ra com­pa­ñe­ra co­mo eso, una com­pa­ñe­ra, y no una sir­vien­ta. Que ten­gan un rol equi­ta­ti­vo. En eso, es­te co­le­gio lo ha­ce bien”.

A otras fa­mi­lias les vie­ne de fá­bri­ca. Teresa Mu­llet, de 46 años, ma­dre de una es­tu­dian­te del co­le­gio, es hi­ja de una mu­jer que hi­zo la re­vo­lu­ción en Cu­ba, un asun­to de ma­chos en tra­jes ver­de oli­va y pu­ro en bo­ca, que des­pués se in­te­gró en la fe­de­ra­ción de mu­je­res cu­ba­nas. Fue es­pe­cial­men­te mi­li­tan­te en la pro­tec­ción de las pros­ti­tu­tas de La Ha­ba­na. “Exis­tía un machismo muy fe­roz y hu­bo mu­je­res, co­mo ella, que se re­be­la­ron contra eso. Es­to que ha­ce­mos aquí es una for­ma de se­guir con eso”, sos­tie­ne Mu­llet. Mu­je­res, El fe­mi­nis­mo ru­ral de­fien­de cam­biar el re­la­to que ha des­cri­to en las úl­ti­mas dé­ca­das su mun­do. Uno de los guio­nes que as­pi­ra a cam­biar es el que di­ce que es más di­fí­cil sa­lir de la vio­len­cia de gé­ne­ro en los pue­blos por­que to­do el mun­do se co­no­ce. “Es­ta­mos con­ven­ci­das de que eso, en lu­gar de ser un pro­ble­ma, pue­de ser una opor­tu­ni­dad. Que a esa so­cie­dad pe­que­ña se la pue­de con­cien­ciar pa­ra que ac­túe co­mo una red de apo­yo a las mu­je­res que aís­le al mal­tra­ta­dor”, afir­ma la pre­si­den­ta de la Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes de Mu­je­res Ru­ra­les.

El me­dio sí exi­ge me­di­das es­pe­cí­fi­cas pa­ra lu­char contra la vio­len­cia ma­chis­ta, cu­ya apli­ca­ción Ló­pez re­cla­ma de for­ma ur­gen­te: “En el ám­bi­to ru­ral la fal­ta de ano­ni­ma­to re­trae a la ho­ra de bus­car in­for­ma­ción, y la si­tua­ción se agra­va si tam­po­co tie­nes In­ter­net. La in­for­ma­ción tie­ne que ser ac­ce­si­ble en lu­ga­res a los que las mu­je­res acu­den ha­bi­tual­men­te y no tie­nen que es­tar iden­ti­fi­ca­dos co­mo pun­tos de aten­ción a la vio­len­cia de gé­ne­ro. Y los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios de­ben ac­tuar en es­ta lu­cha co­mo pun­ta de lan­za”.

Una ma­dre lle­vó pin­tu­ras de co­lor vio­le­ta. Las ni­ñas ha­cían co­la pa­ra pin­tar­se la ca­ra, en un ca­che­te el 8 y en el otro una M, o la fe­cha com­ple­ta en un la­do y el pu­ño sím­bo­lo de la mo­vi­li­za­ción al otro.

—Es­te es el día de la mu­jer —de­cía Usue, de 6 años, mien­tras es­pe­ra­ba su turno.

—Sí, por­que to­dos sea­mos igua­les —aña­día Lo­la, de la mis­ma edad.

—No hay co­lo­res de chi­cos ni chi­cas. ¿Qué más, Lo­la? No me acuer­do de más.

—Ummmm... Que to­dos te­ne­mos los mis­mos de­re­chos.

Por fin, se co­lo­ca­ron to­dos tras una pan­car­ta. Se­rían unos 100, en­tre adul­tos y ni­ños. El ca­mino se iba a ha­cer lar­go por­que can­ta­ban can­cio­nes con co­reo­gra­fía co­mo “fe­mi­nis­mo pa­lan­te, machismo pa­trás”. ¿Qué era aque­lla ma­ra­bun­ta? ¿Pa­dres? ¿Ma­dres? No. Co­mo bien di­ce su nombre, fa­mi­lias. Sin más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.