Las mi­nis­tras can­tan: “Fren­te a Co­lón, so­mos le­gión”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Mi­les en to­da Es­pa­ña Pró­xi­ma pre­ju­bi­la­ción

La ma­yor par­te del Go­bierno de Pe­dro Sán­chez —jun­to con Be­go­ña Gó­mez, la es­po­sa del pre­si­den­te— par­ti­ci­pa­ron en la mul­ti­tu­di­na­ria ma­ni­fes­ta­ción en Ma­drid du­ran­te el Día de la Mu­jer pa­ra reivin­di­car la igual­dad de gé­ne­ro. La vi­ce­pre­si­den­ta Car­men Calvo car­gó contra “las tres de­re­chas”, en alu­sión al PP, Ciu­da­da­nos y Vox. “Fe­mi­nis­mo li­be­ral, ri­dícu­lo to­tal”, co­rea­ron las mi­nis­tras en cla­ra alu­sión a Cs. “Fren­te a Co­lón so­mos le­gión”, can­ta­ron en re­fe­ren­cia a la ma­ni­fes­ta­ción de ha­ce unas se­ma­nas, en las que par­ti­ci­pa­ron esos tres par­ti­dos.

La ma­yo­ría del Go­bierno de Sán­chez —el más fe­me­nino de la Los par­ti­dos que re­pre­sen­tan aho­ra la de­re­cha en el Par­la­men­to es­pa­ñol, PP y Ciu­da­da­nos, mar­ca­ron ayer sus di­fe­ren­cias de es­tra­te­gia pa­ra en­ca­rar el au­ge fe­mi­nis­ta y las ma­ni­fes­ta­cio­nes del 8-M. El PP se re­afir­mó en des­mar­car­se de to­da la jor­na­da reivin­di­ca­ti­va, de­nun­cian­do el ma­ni­fies­to por “ex­clu­yen­te” de otras for­mas de ver el fe­mi­nis­mo, y su lí­der, Pa­blo Ca­sa­do, si­guió con su ca­ra- his­to­ria de Es­pa­ña con 11 mi­nis­tras de un to­tal de 17— acu­dió ayer a las ma­ni­fes­ta­cio­nes: jun­to con Calvo apa­re­cie­ron la mi­nis­tra de Eco­no­mía, Nadia Cal­vi­ño; la de Tra­ba­jo, Mag­da­le­na Va­le­rio; la de In­dus­tria, Re­yes Ma­ro­to; la de Sa­ni­dad, Ma­ría Lui­sa Car­ce­do; el de Agri­cul­tu­ra, Luis Pla­nas; la de Jus­ti­cia, Do­lo­res Del­ga­do, y el de Jus­ti­cia Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka, ade­más de Adria­na Las­tra, por­ta­voz del PSOE en el Con­gre­so, e Isa­bel Ce­laá, por­ta­voz del Go­bierno y ti­tu­lar de Edu­ca­ción. Prác­ti­ca­men­te to­do el Go­bierno se vol­có en las ma­ni­fes­ta­cio­nes. In­clu­so fue­ra de Ma­drid: la mi­nis­tra de Ha­cien­da, Ma­ría Je­sús Mon­te­ro, acu­dió a la mar­cha en va­na elec­to­ral por tie­rras de Cas­te­llón, don­de su­frió un escrache fe­mi­nis­ta y tu­vo que cam­biar el es­ce­na­rio de su mi­tin de un parque a una guar­de­ría. Des­de allí lan­zó su men­sa­je: “Es­tá muy bien sa­lir a la ca­lle y lle­var pan­car­tas, pe­ro las mu­je­res ne­ce­si­tan te­ner un em­pleo, es la me­jor au­to­no­mía pa­ra dar un por­ta­zo al mal­tra­ta­dor o al je­fe que te dis­cri­mi­na”.

Me­nos dis­tan­te con la jor­na­da se mos­tró Ciu­da­da­nos. El pre­si- Se­vi­lla; el mi­nis­tro de Fo­men­to, Jo­sé Luis Ába­los, a la de Cá­diz; y la de Po­lí­ti­ca Te­rri­to­rial y Fun­ción Pú­bli­ca, Me­rit­xell Ba­tet, a la de Bar­ce­lo­na.

El Eje­cu­ti­vo se su­mó a su ma­ne­ra a la mo­vi­li­za­ción fe­mi­nis­ta. Las mi­nis­tras no hi­cie­ron huel­ga. Co­moex­pli­có en la rue­da de pren­sa Mag­da­le­na Va­le­rio, res­pon­sa­ble de Tra­ba­jo, los miem­bros del Go­bierno, co­mo los dipu­tados o se­na­do­res, no tie­nen ese de­re­cho. Co­mo mu­cho po­drán ha­cer co­mo Va­le­rio o Adria­na Las­tra, que de­ci­die­ron pro­rra­tear su suel­do y do­nar la par­te del día de ayer a una ONG. Sán­chez no se ma­ni­fes­tó. El Go­bierno ha­bía si­do muy crí­ti­co el jue­ves con el PP por su de­ci­sión den­cia­ble Al­bert Ri­ve­ra no acu­dió a la ma­ni­fes­ta­ción de Ma­drid, a la que sí fue­ron cin­co mu­je­res de la eje­cu­ti­va del par­ti­do, y por la ma­ña­na des­cu­brió un le­ma sim­bó­li­co en el an­fi­tea­tro de la se­de cen­tral de su for­ma­ción de la his­tó­ri­ca fe­mi­nis­ta Cla­ra Cam­poa­mor: “Soy li­be­ral”. Y se atri­bu­yó su he­ren­cia pa­ra el cen­tro po­lí­ti­co li­be­ral que di­ce re­pre­sen­tar.

El 8-M fue pa­ra Pa­blo Ca­sa­do otro día más de cam­pa­ña, fue­ra de Ma­drid, y con un ac­to pro­gra­ma­do en el parque del Au­di­to­rio de Cas­te­llón. Al ai­re li­bre. Así iba a ser su com­pa­re­cen­cia an­te la pren­sa. Pe­ro al fi­nal tu­vo que ser ba­jo te­cho: el de la guar­de­ría que te­nía pre­vis­to vi­si­tar por la tar­de y en la que se re­fu­gió cuan­do más de un cen­te­nar de ma­ni­fes­tan­tes, en su gran ma­yo­ría mu­je­res y es­tu­dian­tes en huel­ga, boi­co­tea­ran su in­ter­ven­ción.

El rui­do de pi­tos y ca­ce­ro­las, su­ma­do a las pan­car­tas reivin­di- de no acu­dir a es­ta ma­ni­fes­ta­ción, pe­ro ayer en la rue­da de pren­sa tras el Con­se­jo de Mi­nis­tros evi­tó los re­pro­ches pa­ra que no pu­die­ran acu­sar­les de elec­to­ra­lis­mo des­de esa sa­la ofi­cial.

En Ma­drid, las mi­nis­tras par­ti­ci­pa­ron con nor­ma­li­dad en la pro­tes­ta, en­tre ban­de­ras, pan­car­tas y cán­ti­cos en de­fen­sa de la igual­dad. Los miem­bros del Go­bierno co­rea­ron le­mas co­mo “so­mos so­cia­lis­tas, so­mos feministas” y “dón­de es­tán, no se ven, las ban­de­ras del PP”. Alas ma­ni­fes­ta­cio­nes de ayer acu­die­ron mi­les de mu­je­res en to­da Es­pa­ña. En Ma­drid, se­gún la Po­li­cía Na­cio­nal, protestaron unas 300.000 per­so­nas; en Bar­ce­lo­na fue­ron 200.000, se­gún da­tos de la Guar­dia Ur­ba­na. Ha­ce sie­te me­ses, el 8 de ju­lio del año pa­sa­do, a otra ma­ni­fes­ta­ción mul­ti­tu­di­na­ria en la ca­pi­tal, la del Or­gu­llo Gay, tam­bién asis­tie­ron por pri­me­ra vez en la his­to­ria de Es­pa­ña dos mi­nis­tros: el de In­te­rior, Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka y la en­ton­ces ti­tu­lar de Sa­ni­dad, Car­men Mon­tón. can­do los de­re­chos de las mu­je­res y los gri­tos crí­ti­cos —“yo te ha­bría abor­ta­do”, “Pa­blo Ca­sa­do es el pa­triar­ca­do” o “Ca­sa­do, ma­chis­ta, es­tás en nues­tra lis­ta”—, obli­ga­ron al lí­der po­pu­lar a cam­biar los pla­nes. “Es­ta­mos en un país li­bre y tie­nen el de­re­cho a gri­tar”, di­jo lue­go el lí­der po­pu­lar. Y agre­gó: “Unos aca­ban gri­tan­do a po­lí­ti­cos y otros po­lí­ti­cos in­ten­ta­mos le­gis­lar en be­ne­fi­cio de los que nos gri­tan. Esa es la la­bor de la po­lí­ti­ca con ma­yús­cu­las”.

Ri­ve­ra apa­re­ció en su se­de por la ma­ña­na, en un ac­to acom­pa­ña­do de va­rios miem­bros de su eje­cu­ti­va que por la tar­de sí fue­ron a la mar­cha. Des­de allí se apun­tó el le­ga­do de Cam­poa­mor: “Fue la mu­jer y po­lí­ti­ca es­pa­ño­la más im­por­tan­te del si­glo XX”. Y a tra­vés de ese re­fe­ren­te de­fi­nió su mo­de­lo de fe­mi­nis­mo li­be­ral: “Un li­be­ra­lis­mo in­clu­si­vo, abier­to, que no de­je a na­die fue­ra”. Luis Díaz-Pin­ta­do Mo­ra­le­da, un ve­cino de 81 años del dis­tri­to ma­dri­le­ño de Ciu­dad Li­neal, ase­si­nó ayer por la ma­ña­na de un dis­pa­ro en la ca­be­za a su mu­jer, Es­tre­lla Do­mín­guez Me­nén­dez, de 63 años, tras man­te­ner una fuer­te dis­cu­sión. Des­pués, el su­pues­to au­tor se des­ce­rra­jó un ti­ro en la ca­be­za, que lo ma­tó en el ac­to, se­gún fuen­tes po­li­cia­les. Es­tas con­fir­ma­ron que no exis­tían de­nun­cias pre­vias ni ór­de­nes de ale­ja­mien­to.

Los ve­ci­nos es­cu­cha­ron una fuer­te dis­cu­sión y va­rias de­to­na­cio­nes al­re­de­dor de las ocho y me­dia de la ma­ña­na en el 2º B del por­tal A, del nú­me­ro 158 de la ave­ni­da de la Ins­ti­tu­ción Li­bre de En­se­ñan­za (an­ti­gua Her­ma­nos Gar­cía No­ble­jas). El re­si­den­te que vi­ve en­ci­ma de ellos ba­jó y lla­mó a la puer­ta, pe­ro na­die les abrió.

La her­ma­na de la mu­jer, que era pri­me­ra ofi­cial de una no­ta­ría en la cén­tri­ca ca­lle de Rai­mun­do Fer­nán­dez Villaverde, acu­dió al­re­de­dor de las do­ce y me­dia de la ma­ña­na. Lla­mó a la puer­ta y tam­po­co les abrió na­die. Co­mo te­nía lla­ves in­ten­tó abrir, pe­ro la ce­rra­du­ra es­ta­ba blo­quea­da des­de den­tro. En ese mo­men­to, de­ci­dió lla­mar a la Po­li­cía Na­cio­nal. Los agen­tes que se des­pla­za­ron a la vi­vien­da pidieron la co­la­bo­ra­ción de los bom­be­ros, que ti­ra­ron la puer­ta aba­jo. Una de las ha­bi­ta­cio­nes es­ta­ba re­vuel­ta, con sig­nos de vio­len­cia. Los bom­be­ros ha­lla­ron al ma­tri­mo­nio ya fa­lle­ci­do. Los fa­cul­ta­ti­vos de una UVI mó­vil de Sa­mur so­lo pu­die­ron cer­ti­fi­car su muer­te. Al lu­gar se des­pla­za­ron agen­tes del Gru­po V de Ho­mi­ci­dios y es­pe­cia­lis­tas de Po­li­cía Cien­tí­fi­ca, que es­pe­ra­ron la au­to­ri­za­ción del juez de guar­dia pa­ra pro­ce­der al le­van­ta­mien­to de los cuer­pos.

Los re­si­den­tes ex­pli­ca­ron que ja­más ha­bían oído dis­cu­tir al ma­tri­mo­nio y que se lle­va­ban muy bien. Él era ca­za­dor y ha­bía si­do abo­ga­do, aun­que se ju­bi­ló ha­ce años. La fa­lle­ci­da te­nía pre­vis­to pre­ju­bi­lar­se en los pró­xi­mos días.

Al­gu­nos ve­ci­nos ex­pli­ca­ron que no ha­bían oído na­da ex­tra­ño en los úl­ti­mos días y que la pa­re­ja te­nía “un tra­to ma­ra­vi­llo­so”. “La no­ti­cia nos ha de­ja­do de pie­dra por­que se lle­va­ban muy bien. Es­ta­mos im­pac­ta­dos”, con­fe­só Pe­dro Ló­pez, otro re­si­den­te del in­mue­ble.

De con­fir­mar­se el nue­vo ca­so, que coin­ci­de con el Día de la Mu­jer, se ele­va­ría a 10 el nú­me­ro de mu­je­res ase­si­na­das por sus pa­re­jas o ex­pa­re­jas en lo que va de año, se­gún el ba­lan­ce del Mi­nis­te­rio del In­te­rior. Es la se­gun­da víc­ti­ma por vio­len­cia ma­chis­ta en lo que va de año en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.