Co­co Ca­pi­tán, mu­cho más que una fo­tó­gra­fa de mo­da

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Sus afo­ris­mos han si­do se­ri­gra­fia­dos en ca­mi­se­tas de Guc­ci y lu­ci­do en las fa­cha­das de las dis­tin­tas tien­das de la fir­ma ita­lia­na en to­do el mun­do. Co­co Ca­pi­tán ha pues­to su fo­to­gra­fía al ser­vi­cio de mar­cas co­mo Dior, Miu Miu, Pa­co Ra­ban­ne, Mai­son Mar­gie­la, Mul­berry o A.P.C. y ha pu­bli­ca­do en re­vis­tas co­mo Vo­gue oWMa­ga­zi­ne. Pe­ro es­ta se­vi­lla­na de 27 años, asen­ta­da en Lon­dres des­de ha­ce una dé­ca­da, es mu­cho más que una fo­tó­gra­fa de mo­da. Lo de­mues­tra la ex­po­si­ción que aca­ba de inau­gu­rar en la Mai­son Eu­ro­péen­ne de la Pho­to­grap­hie en Pa­rís. No le gus­ta de­cir que es una re­tros­pec­ti­va, por­que a su tier­na edad po­dría so­nar arrogante, pe­ro la mues­tra con­cen­tra to­do su tra­ba­jo has­ta la fe­cha y la eri­ge en ar­tis­ta sin­to­má­ti­ca del úl­ti­mo gi­ro en su dis­ci­pli­na.

“Es la ex­po­si­ción más re­le­van­te que he he­cho has­ta aho­ra. Le da una se­rie­dad nue­va ami tra­ba­jo, que lle­va­ba un tiem­po bus­can­do”, ad­mi­tía Ca­pi­tán es­ta se­ma­na, sen­ta­da en un des­pa­cho del mu­seo, uno de los cen­tros fo­to­grá­fi­cos más res­pe­ta­dos del con­ti­nen­te des­de su fun­da­ción en 1996. “Mi am­bi­ción nun­ca fue con­ver­tir­me en fo­tó­gra­fa de mo­da. La es­co­gí so­lo por­que pen­sé que me sal­dría tra­ba­jo an­tes que en otros ám­bi­tos. Ade­más, la mo­da me ha ayu­da­do a en­ten­der lo que que­ría ha­cer”, aña­de. Pe­se a su in­sul­tan- te ju­ven­tud, Ca­pi­tán cuen­ta con una obra ma­du­ra y va­ria­da, con una pro­fun­di­dad que tal vez no sos­pe­chen sus 170.000 se­gui­do­res en Ins­ta­gram (me­nos que Lady Ga­ga, más que Pa­blo Ca­sa­do).

La ex­po­si­ción con­cen­tra 150 tra­ba­jos en­tre los que no so­lo hay fo­to­gra­fías, sino tam­bién pin­tu­ras, es­cul­tu­ras y dis­tin­tos es­cri­tos. El con­jun­to ha­bla so­bre el tiem­po que le ha to­ca­do vi­vir, tra­vie­sa­men­te crí­ti­co con la ac­tual fa­se del ca­pi­ta­lis­mo y con el con­su­mo de­sen­fre­na­do al que pa­re­ce in­ci­tar la in­dus­tria que le da de co­mer. “Ca­si no sa­bía lo que era una­mar­ca de mo­da an­tes de mu­dar­me a Lon­dres, di­ce Ca­pi­tán. “Cre­cí en Cá­diz, en un en­torno don­de a na­die le im­por­ta­ban esas co­sas. Creo que es po­si­ti­vo, por­que no cons­truí mi iden­ti­dad co­mo mu­chos ado­les­cen­tes de hoy, ob­se­sio­na­dos por com­prar­se una su­da­de­ra de Com­me des Ga­rçons”, aña­de. Segundos des­pués, se da cuen­ta de que lle­va una.

Ca­pi­tán inau­gu­ra la nue­va eta­pa de es­te mu­seo, di­ri­gi­do des­de ha­ce unos me­ses por el bri­tá­ni­co Si­mon Ba­ker, pro­ce­den­te de laTa­te Mo­dern. “Co­co mez­cla dis­ci­pli­nas sin preo­cu­par­se. Re­pre­sen­ta a una nue­va ge­ne­ra­ción que ya no se de­fi­ne a tra­vés del me­dio que uti­li­za”, sos­tie­ne Ba­ker.

No la des­cu­brió por su tra­ba­jo, sino por un li­bro pu­bli­ca­do en 2017, Midd­le point bet­ween my hou­se and Chi­na, que re­co­ge su tra­ba­jo en el país asiá­ti­co. Al­go que ob­se­sio­na a Ca­pi­tán des­de su in­fan­cia, cuan­do creía que po­dría al­can­zar el Le­jano Orien­te si abría un tú­nel en su jar­dín. Su ve­cino de aba­jo era Ren Hang, el fotógrafo chino que se sui­ci­dó en 2017 a los 29 años y con quien Ca­pi­tán se co­mu­ni­có por In­ter­net du­ran­te su ado­les­cen­cia. Ba­ker con­si­de­ra que en­car­nan el fu­tu­ro de su dis­ci­pli­na.

La fo­tó­gra­fa se mu­dó a Lon­dres a los 17 años pa­ra es­tu­diar en ex­clu­si­vas es­cue­las co­mo Cen­tral Saint Mar­tins y el Ro­yal Co­lle­ge of Art. “Creo que no hu­bie­ra lle­ga­do don­de es­toy si­me hu­bie­ra que­da­do en Es­pa­ña”, ad­mi­te. De ado­les­cen­te, “nun­ca me hi­cie­ron sen­tir co­mo un bi­cho ra­ro, aun­que lo fue­ra”, ad­mi­te, pe­ro era cons­cien­te de que no en­ten­día sus in­quie­tu­des.

Si Ca­pi­tán de­be par­te de su glo­ria a Ins­ta­gram, su éxi­to en las re­des le pe­sa. “Me qui­ta mu­cho tiem­po. Es co­mo una car­ga men­tal. Me gus­ta­ría lle­gar a un pun­to en que de­jen de in­tere­sar­me”, afir­ma. De mo­men­to, ha bo­rra­do la apli­ca­ción de su mó­vil, “por­que es­tá di­se­ña­da pa­ra ser adic­ti­va”.

En el ho­ri­zon­te, Ca­pi­tán en­ca­de­na pro­yec­tos. El más in­mi­nen­te se­rá mar­ca­da­men­te es­pa­ñol: “Quie­ro ex­plo­rar la tra­di­ción es­pa­ño­la. Y tam­bién, la he­ren­cia de la dic­ta­du­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.