El sa­ble que sos­tie­ne en el po­der a Bu­te­fli­ka

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Rehén de su pro­me­sa

Na­die sa­be con cer­te­za quién go­bier­na en Ar­ge­lia, un país cu­yo pre­si­den­te, Ab­de­la­ziz Bu­te­fli­ka, de 82 años, se mue­ve en si­lla de rue­das des­de 2013 y no pro­nun­cia un dis­cur­so en pú­bli­co des­de ma­yo de 2012. Ya an­tes de que Bu­te­fli­ka lle­ga­se a la pre­si­den­cia en 1999, la es­truc­tu­ra que ma­ne­ja el país era opa­ca y com­ple­ja. Los ar­ge­li­nos se re­fie­ren al “po­der” co­mo si fue­ra un mons­truo de va­rias ca­be­zas, a me­nu­do pe­lea­das en­tre ellas. Aho­ra mis­mo, con Bu­te­fli­ka hos­pi­ta­li­za­do des­de el 24 de fe­bre­ro en Gi­ne­bra, la ca­be­za que des­ta­ca so­bre to­das las de­más es la del je­fe del Es­ta­do Ma­yor, Ah­med Gaid Sa­lah, el ge­ne­ral de 79 años al man­do de uno de los Ejér­ci­tos más po­de­ro­sos de Áfri­ca. Gaid Sa­lah ya ha emi­ti­do dos men­sa­jes ame­na­zan­tes con­tra quie­nes “quie­ren lle­var el país a los años del do­lor”.

Ar­ge­lia su­frió du­ran­te la dé­ca­da de los años no­ven­ta una gue­rra ci­vil en­tre is­la­mis­tas y mi­li­ta­res en la que fa­lle­cie­ron en­tre 100.000 y 150.000 per­so­nas. Y Gaid Sa­lah ha pro­me­ti­do de­fen­der el or­den es­ta­ble­ci­do. Ese or­den pa­sa por las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 18 de abril. El pro­ble­ma es que cien­tos de mi­les de ar­ge­li­nos han sa­li­do a las ca­lles en tres oca­sio­nes en las úl­ti­mas se­ma­nas pa­ra pro­tes­tar con­tra la par­ti­ci­pa­ción de Bu­te­fli­ka en esos co­mi­cios.

El man­da­ta­rio pre­sen­tó su can­di­da­tu­ra —más bien se la pre­sen­ta­ron, por­que él es­ta­ba in­gre­sa­do— pa­ra pre­si­dir el país otros cin­co años. De ga­nar, se­ría la quin­ta vez. Mi­les de per­so­nas rom­pie­ron el mie­do de dos dé­ca­das y se echa­ron a la ca­lle el 22 de fe­bre­ro pa­ra pro­tes­tar con­tra el quin­to man­da­to. Des­de en­ton­ces, no pa­sa un so­lo día sin que ha­ya ma­ni­fes­ta­cio­nes en Ar­ge­lia y desafec­cio­nes den­tro del pro­pio ré­gi­men. Pe­ro Gaid Sa­lah, que tam­bién es vi­ce­mi­nis­tro de De­fen­sa des­de 2013, si­gue apo­yan­do a Bu­te­fli­ka, que ade­más es mi­nis­tro de De­fen­sa. Akram Kha­rief, di­rec­tor del si­tio di­gi­tal ar­ge­lino Me­na De­fen­se, apun­ta por te­lé­fono des­de Ar­gel: “Gaid Sa­lah pro­me­tió a Bu­te­fli­ka que iba a apo­yar­lo has­ta el fi­nal. Así que el es­ce­na­rio ideal pa­ra él era el de no ha­cer na­da, es­pe­rar el día de su mar­cha y en­ton­ces de­ci­dir quién se­rá el su­ce­sor. Aho­ra es rehén de su pro­me­sa. Es cier­to que tie­ne mu­cho po­der y que aho­ra mis­mo no hay un ge­ne­ral que le ha­ga som­bra. Pe­ro tam­bién da la im­pre­sión de que es­tá ca­da vez más ais­la­do”.

En 2004 el je­fe del Ejér­ci­to era el ge­ne­ral Moha­med La­ma­ri, el azo­te del te­rro­ris­mo en Ar­ge­lia. La­ma­ri te­nía pre­vis­to ju­bi­lar a Ah­med Gaid Sa­lah. Sin em­bar­go, lo que hi­zo Bu­te­fli­ka tras ob­te­ner su se­gun­do man­da­to pre­si­den­cial fue ju­bi­lar a La­ma­ri, que se ha­bía opues­to a la re­elec­ción de Bu­te­fli­ka, y pu­so al man­do del Ejér­ci­to a Gaid Sa­lah. Una dé­ca­da des­pués, cuan­do Bu­te­fli­ka su­frió un in­far­to ce­re­bral en 2013 y ca­si des­apa­re­ció de la es­ce­na pú­bli­ca, Gaid Sa­lah mul­ti­pli­có su

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.