En el cen­tro de la agen­da po­lí­ti­ca.

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Es di­fí­cil pen­sar que en de­ba­tes de las in­mi­nen­tes cam­pa­ñas elec­to­ra­les, co­mo ocu­rrió en di­ciem­bre de 2016, los te­mas que tie­nen que ver con las mu­je­res y el fe­mi­nis­mo no apa­rez­can co­mo te­ma des­ta­ca­do. “Es el mo­vi­mien­to más trans­ver­sal que hay en la so­cie­dad es­pa­ño­la, nin­gún par­ti­do quie­re que­dar­se al mar­gen”, ex­pli­ca Belén Ba­rrei­ro, di­rec­to­ra de 40dB, la agen­cia de in­ves­ti­ga­ción res­pon­sa­ble de las úl­ti­mas (y es­ca­sas) en­cues­tas so­bre el fe­mi­nis­mo. “El PP se des­col­gó de la ma­ni­fes­ta­ción por ra­zo­nes es­tra­té­gi­cas, pa­ra di­fe­ren­ciar­se de la iz­quier­da. Pe­ro no han de­ja­do de ha­cer ví­deos y dis­cur­sos de apo­yo a la igual­dad real”.

Jus­ta Mon­te­ro aña­de que no bas­ta con que los par­ti­dos ha­blen de fe­mi­nis­mo: “La gen­te no va a caer en la tram­pa de las pro­me­sas va­cías. Una de las cla­ves del 8 de Mar­zo es que ha con­se­gui­do ate­rri­zar mu­cho, po­ner la vi­da de las mu­je­res en el cen­tro de la agen­da po­lí­ti­ca”. Se ha­bla de bre­cha sa­la­rial y te­cho de cris­tal, sí, pe­ro tam­bién del re­par­to de los cui­da­dos o de que las em­plea­das do­més­ti­cas o las ca­ma­re­ras de ho­tel (las kellys) me­jo­ren sus con­di­cio­nes la­bo­ra­les con con­tra­tos que blin­den su des­can­so o su pa­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.