Los sau­díes pre­su­men del tren del de­sier­to

El País (1ª Edición) - - PORTADA - En­tre­na­dos por Ren­fe Ex­pe­rien­cia y sa­ber ha­cer

La im­po­nen­te es­ta­ción de fe­rro­ca­rril de Yed­da, la se­gun­da ur­be de Ara­bia Sau­dí, anun­cia el tren an­tes de lle­gar. El tren es el Ha­ra­main, li­te­ral­men­te Dos San­tua­rios, en re­fe­ren­cia a las mez­qui­tas de LaMe­ca yMe­di­na, las ciu­da­des san­tas del is­lam que une el pri­mer al­ta ve­lo­ci­dad de la pe­nín­su­la Ará­bi­ga. Una vez den­tro, aún hay obre­ros re­ma­tan­do el edi­fi­cio di­se­ña­do por Nor­man Fos­ter y al­gu­nos as­cen­so­res y es­ca­le­ras­me­cá­ni­cas to­da­vía no fun­cio­nan. Pe­ro co­mo su­ce­de con la par­te de la obra ci­vil que se ha re­tra­sa­do, eso no ha im­pe­di­do que el con­sor­cio his­pano-sau­dí res­pon­sa­ble de la se­gun­da fa­se del pro­yec­to lo ha­ya pues­to en mar­cha. “Es­ta­mos­muy or­gu­llo­sos”, afir­ma Moham­mad A. Fe­da, el di­rec­tor ge­ne­ral del Ha­ra­main, el AVE del De­sier­to.

El or­gu­llo por la in­fra­es­truc­tu­ra no es só­lo co­sa de las au­to­ri­da­des o de las em­pre­sas im­pli­ca­das. Los usua­rios dan tes­ti­mo­nio de ello con una ocu­pa­ción­me­dia del 80% en los cua­tro pri­me­ros me­ses de ser­vi­cio. An­tes de ac­ce­der al tren, son nu­me­ro­sos quie­nes se pa­ran an­te el mo­rro alar­ga­do del Tal­go T-350 pa­ra ha­cer­se sel­fies y fo­tos de fa­mi­lia. Los pe­re­gri­nos que lle­gan des­de to­dos los rin­co­nes del mun­do is­lá­mi­co, y que cons­ti­tu­yen una gran par­te del pa­sa­je, se lle­va­rán a ca­sa una ima­gen de la mo­der­ni­dad y desa­rro­llo que Ara­bia Sau­dí in­ten­ta pro­yec­tar, más allá de la tra­di­cio­nal de guar­dián de los lu­ga­res san­tos del is­lam. Pa­ra los sau­díes, que du­ran­te años se han que­ja­do de la pre­ca­rie­dad de ins­ta­la­cio­nes y ser­vi­cios, su­po­ne, ade­más de sa­tis­fac­ción, un cam­bio de cul­tu­ra.

“No veas qué pun­tua­li­dad”, co­men­ta­ba im­pre­sio­na­do Mus­ta­fa en Riad, en una alu­sión im­plí­ci­ta al vi­cio na­cio­nal de lle­gar tar­de. Él y su­mu­jer aca­ba­ban de vol­ver de la um­ra (pe­re­gri­na­ción me­nor) y ha­bían he­cho el tra­yec­to com­ple­to de La Me­ca a Me­di­na, 450 ki­ló­me­tros, en tres ho­ras fren­te a las en­tre cua­tro y me­dia a cin­co por ca­rre­te­ra. “Re­ci­bi­mos un ser­vi­cio im­pe­ca­ble”, coin­ci­den am­bos. Lo más sor­pren­den­te pa­ra ellos fue que el per­so­nal, tan­to en la es­ta­ción co­mo en los tre­nes, sea sau­dí, otro fac­tor cla­ve en las re­for­mas pro­mo­vi­das por el prín­ci­pe Moha­med Bin Sal­mán, he­re­de­ro y hom­bre fuer­te del país.

Y, en efec­to, el con­voy arran­ca diez se­gun­dos an­tes de que el­mó­vil de la re­por­te­ra mar­que las 12.46 pre­vis­tas pa­ra la sa­li­da de Yed­da a Me­di­na. Se­me­jan­te ri­gor es po­si­ble por­que, des­de vein­te mi­nu­tos an­tes, un pe­que­ño ejér­ci­to de aza­fa­tas y aza­fa­tos ha di­ri­gi­do a los via­je­ros ha­cia el an­dén. El con­trol de se­gu­ri­dad, si­mi­lar al de los ae­ro­puer­tos, se­pa­ra a mu­je­res y hom­bres pa­ra el ca­cheo elec­tró­ni­co. El tren, sin em­bar­go, no se­gre­ga. Los 13 va­go­nes, con un to­tal de 417 pla­zas dis­tri­bui­das en­tre cla­se eco­nó­mi­ca y pre­fe­ren­te, son mix­tos, en lí­nea con los nue­vos ai­res que so­plan en Ara­bia Sau­dí, has­ta aho­ra uno de los paí­ses con­ma­yor de­sigual­dad de gé­ne­ro del mun­do.

A es­ta co­rres­pon­sal le hu­bie­ra gus­ta­do via­jar a La Me­ca, pe­ro la es­ta­ción es­tá den­tro del área ex­clu­si­va pa­ra mu­sul­ma­nes. Al ad­qui­rir los bi­lle­tes hay que fa­ci­li­tar la do­cu­men­ta­ción, lo que ya po­ne so­bre avi­so so­bre la re­li­gión de ca­da uno. Aun­que pue­den com­prar­se en ta­qui­lla, con­vie­ne ha­cer­lo con an­te­la­ción por In­ter­net de­bi­do a la ele­va­da de­man­da. El via­je que reali­zó EL PAÍS, cor­te­sía del Con­sor­cio, cues­ta 441 ria­les sau­díes (110 eu­ros) ida y vuel­ta, IVA in­clui­do, en cla­se pre­fe­ren­te, y 262,50 (65,41 eu­ros) en eco­nó­mi­ca. Den­tro, el em­ble­ma de Tal­go es­tam­pa­do en los pa­si­llos de ac­ce­so y la si­mi­li­tud con el AVE Ma­dri­dVa­len­cia lo ha­cen fa­mi­liar. Son los de­ta­lles los que­mar­can la di­fe­ren­cia. Na­da más arran­car, los mis­mos jó­ve­nes uni­for­ma­dos que han da­do la bien­ve­ni­da a la puer­ta, ofre­cen ca­fé ára­be y dá­ti­les, con ex­qui­si­tos mo­da­les y guan­tes blan­cos.

“Sí, he­mos si­do en­tre­na­dos por Ren­fe”, res­pon­de una in­ter­ven­to­ra que lle­va el nom­bre de la com­pa­ñía es­pa­ño­la en la cin­ta de su iden­ti­fi­ca­ción. En la ca­fe­te­ría, otras dos mu­je­res, Ya­qeen y La­ti­fa, que pre­fie­ren no de­cir su edad, pe­ro jó­ve­nes co­mo el res­to del per­so­nal, atien­den a quie­nes pi­den té, re­fres­cos o sánd­wi­ches. La ma­yo­ría de los con­tra­ta­dos pa­ra los ser­vi­cios de aten­ción a bor­do y en las es­ta­cio­nes tie­nen me­nos de 30 años y un 35% son mu­je­res, aun­que nin­gu­na ma­qui­nis­ta. No obs­tan­te, su pre­sen­cia tras la ba­rra es una re­vo­lu­ción en un país en el que, has­ta prin­ci­pios de es­te si­glo XXI, las sau­díes só­lo po­dían tra­ba­jar en la sa­ni­dad y la edu­ca­ción pa­ra mu­je­res.

El fin del boom del pe­tró­leo y el au­men­to de po­bla­ción han obli­ga­do a re­plan­tear­se el des­pil­fa­rro que su­po­ne te­ner en ca­sa a la mi­tad fe­me­ni­na, a me­nu­do más for­ma­da que los va­ro­nes, mien­tras se de­pen­de de la mano de obra in­mi­gran­te. Un ter­cio de los 33 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes del país son ex­tran­je­ros, que cu­bren el 90% de los pues­tos en el sec­tor pri­va­do. Con un pa­ro del 12,9% (el 40% en­tre los jó­ve­nes), dar tra­ba­jo a los 400.000 sau­díes que ac­ce­den al mer­ca­do la­bo­ral ca­da año cons­ti­tu­ye un ver­da­de­ro desafío. Pe­ro ade­más, hay que ven­cer los pre­jui­cios ha­cia el tra­ba­jo ma­nual y los ser­vi­cios de los que has­ta aho­ra se han ocu­pa­do los fo­rá­neos.

“Es­ta­mos muy con­ten­tas de es­tar aquí”, de­cla­ra Ya­qeen. Sin em­bar­go, ni ella ni La­ti­fa quie­ren apa­re­cer en las fo­tos tras la ba­rra. A sus com­pa­ñe­ros, Ah­med, Ali y Moha­med, no les im­por­ta, sin em­bar­go, que la fo­tó­gra­fa les cap­te sir­vien­do el ca­fé, un ri­tual que pro­ba­ble­men­te han he­cho mil ve­ces en sus ca­sas, don­de los ni­ños so­lían aten­der a los vi­si­tan­tes de sus pa­dres pa­ra evi­tar la ex­po­si­ción de las mu­je­res. Unas y otros lle­van seis me­ses tra­ba­jan­do jun­tos, ade­más de las seis se­ma­nas pre­vias de for­ma­ción, y se les ve com­pe­ne­tra­dos co­mo equi­po. Fe­da, el di­rec­tor sau­dí del Ha­ra­main, re­co­no­ce la im­por­tan­cia de la coope­ra­ción. “De los es­pa­ño­les he­mos ob­te­ni­do ex­pe­rien­cia y sa­ber ha­cer”, re­su­me en las ofi­ci­nas del pro­yec­to. “El tren es un sal­to cua­li­ta­ti­vo por­que Ara­bia Sau­dí no dis­po­nía de al­ta ve­lo­ci­dad, pe­ro tam­bién con­tri­bu­ye a la mo­vi­li­dad de las mu­je­res”, apun­ta por su par­te Jorge Se­gre­lles, el pre­si­den­te del Con­se­jo del Con­sor­cio Es­pa­ñol Al­ta Ve­lo­ci­dad Me­ca Me­di­na, por te­lé­fono des­de Ma­drid.

Areej, una su­per­vi­so­ra sa­ni­ta­ria, y sus hi­jas Ya­ra y La­ra son un buen ejem­plo. Re­gre­san a Me­di­na des­pués de pa­sar el fin de se­ma­na en Yed­da con unos fa­mi­lia­res. “Ha­bía­mos uti­li­za­do el fe­rro­ca­rril en Eu­ro­pa du­ran­te las va­ca­cio­nes, pe­ro nun­ca en Ara­bia Sau­dí. Nos ha en­can­ta­do la ex­pe­rien­cia”, re­su­me Ya­ra. “In­clu­so aho­ra que po­de­mos con­du­cir, es más se­gu­ro y rá­pi­do que via­jar en co­che”, aña­de.

El con­voy se ra­len­ti­za al lle­gar a la es­ta­ción de KAEC, si­glas en in­glés de la Ciu­dad Eco­nó­mi­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.