El Con­gre­so con­si­de­ra que los desahu­cios fue­ron un error es­tra­té­gi­co de la ban­ca

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Las res­pon­sa­bi­li­da­des

“La si­tua­ción des­bor­dó a to­dos. Las en­ti­da­des in­ten­ta­ron ne­go­ciar por­que no te­nían na­da que ga­nar al que­dar­se con un pi­so. Su­po­ne un cos­te muy ele­va­do pa­ra el ban­co, ymás des­de las pro­vi­sio­nes que im­pu­so Guin­dos. Co­mo úl­ti­ma so­lu­ción, se eje­cu­ta­ron las de aque­llos que no po­dían ne­go­ciar. De lo que hay que cul­par a los ban­cos es de que con­ce­die­sen cré­di­to en con­di­cio­nes­muy re­la­ja­das. Una par­te fue cré­di­to bueno que se vol­vió ma­lo con la cri­sis. Pe­ro otra par­te fue­ron prés­ta­mos en los que no se exa­mi­nó bien la ca­pa­ci­dad de pa­go y se so­bre­va­lo­ra­ron las ga­ran­tías, al­go en lo que sí tu­vie­ron res­pon­sa­bi­li­dad. Por otra par­te, los pres­ta­ta­rios tam­bién asu­mie­ron una res­pon­sa­bi­li­dad al fir­mar”, ra­zo­na Juan Fer­nan­do Ro­bles, pro­fe­sor del Cen­tro de Es­tu­dios Fi­nan­cie­ros. En ge­ne­ral, fuen­tes del sec­tor ban­ca­rio pien­san que el Con­gre­so ha alum­bra­do una es­pe­cie de Fran­kens­tein, en el que ha sa­li­do to­do aque­llo que pa­re­cía po­pu­lar aun­que no tu­vie­se sen­ti­do.

Sea co­mo fue­re, las so­lu­cio­nes pa­lia­ti­vas que ar­ti­cu­ló el Go­bierno del PP ya a fi­na­les de 2012 so­lo se re­fe­rían a per­so­nas en ries­go de ex­clu­sión so­cial. Lo que, se­gún Fer­nán­dez Sei­jo, de­jó a la in­tem­pe­rie a las cla­ses me­dias. De acuer­do con al­gu­nas es­ti­ma­cio­nes, el nú­me­ro de desahu­cios de pri­me­ra vi­vien­da po­dría ha­ber al­can­za­do du­ran­te la cri­sis el en­torno de los 230.000. Y las ci­fras no em­pe­za­ron a des­cen­der has­ta no­viem­bre de 2012, cuan­do la abo­ga­da ge­ne­ral de la UE es­ta­ble­ció en el ca­so de Moha­med Aziz que la le­gis­la­ción es­pa­ño­la no per­mi­tía al hi­po­te­ca­do la po­si­bi­li­dad de re­cla­mar, le­sio­nan­do sus de­re­chos. En 2013, el Tri­bu­nal de Lu­xem­bur­go pu­bli­ca la sen­ten­cia de es­te ca­so, de­jan­do cla­ro que los jue­ces pue­den in­ter­ve­nir pa­ra va­lo­rar si hay cláu­su­las abu­si­vas.

En 2015, el Su­pre­mo de­cla­ra nu­las las cláu­su­las de ven­ci­mien­to an­ti­ci­pa­do, adu­cien­do que una par­te no pue­de dar por ven­ci­do el prés­ta­mo so­lo por un in­cum­pli­mien­to le­ve. Des­de en­ton­ces, hay unas 80.000 pa­ra­li­za­das a la es­pe­ra de que se sien­te un cri­te­rio. El pró­xi­mo 26 de mar­zo se de­be­ría re­sol­ver es­te pun­to muer­to cuan­do el Tri­bu­nal eu­ro­peo dic­ta­mi­ne so­bre las cues­tio­nes pre­ju­di­cia­les plan­tea­das por el ven­ci­mien­to an­ti­ci­pa­do de la hi­po­te­ca.

La nue­va ley de cré­di­to in­mo­bi­lia­rio, que ha apro­ba­do el Con­gre­so y que en­tra­rá en vi­gor tres me­ses des­pués de que se pu­bli­que en el BOE, en­du­re­ce los re­qui­si­tos pa­ra que se des­alo­je. Y, ade­más, per­mi­te que en las hi­po­te­cas vie­jas el clien­te pue­da ele­gir a qué es­que­ma se aco­ge: si al nue­vo o al an­ti­guo, que en prin­ci­pio se adap­ta­rá a lo que es­ta­blez­ca el 26 de mar­zo el Tri­bu­nal de la UE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.