Mon­te­ro, el fu­tu­ro de Po­de­mos cam­bia de gé­ne­ro

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Los años de la PAH Des­de aba­jo La su­ce­sión

An­tes de lle­gar a cla­se en la Uni­ver­si­dad, Ire­ne Mon­te­ro (Ma­drid, 1988) acu­día a desahu­cios. “Más de una vez la en­con­tra­mos en el ba­ño de la fa­cul­tad la­ván­do­se los dien­tes por­que ni le ha­bía da­do tiem­po en ca­sa”, re­cuer­da su ami­ga Io­ne Be­la­rra, dipu­tada de Po­de­mos. La ac­ti­vis­ta que se for­jó en el mo­vi­mien­to an­ti­de­sahu­cios ha con­tri­bui­do en cin­co años a la cons­truc­ción de Po­de­mos y ha te­ni­do que asu­mir el li­de­raz­go en el mo­men­to más crí­ti­co: la in­te­gra­ción de Íñi­go Erre­jón en la pla­ta­for­ma de la al­cal­de­sa de Ma­drid, Ma­nue­la Car­me­na, que no pu­do fre­nar. Mon­te­ro es ya una de las má­xi­mas di­ri­gen­tes de un par­ti­do en el que el hi­per­li­de­raz­go es de hom­bres. Y li­de­ra las qui­nie­las pa­ra en­ca­be­zar el re­le­vo en la se­cre­ta­ría ge­ne­ral.

Mon­te­ro de­ja su fu­tu­ro en­ma­nos de la mi­li­tan­cia, pe­ro en­tre bas­ti­do­res Po­de­mos pre­pa­ra des­de ha­ce tiem­po la su­ce­sión fe­me­ni­na a Pa­blo Igle­sias. Su nom­bre apa­re­ce en to­das las en­cues­tas in­ter­nas. “Es­toy con­ven­ci­da de que en Po­de­mos la pró­xi­ma per­so­na que sea se­cre­ta­ria ge­ne­ral se­rá una mu­jer”, di­jo en una en­tre­vis­ta en TVE. No fue una res­pues­ta im­pro­vi­sa­da. Fue un men­sa­je di­rec­to a su par­ti­do, con­si­de­ran dos per­so­nas que han tra­ba­ja­do con ella. Mon­te­ro, di­cen es­tas fuen­tes, nun­ca se sa­le del guion. Aque­lla no­che, an­tes de que pro­nun­cia­ra la fra­se, en los chats in­ter­nos de Po­de­mos cir­cu­la­ba la or­den de di­fun­dir es­te men­sa­je en re­des has­ta con­ver­tir­lo en tren­ding to­pic.

En ho­ra­rio de má­xi­ma au­dien­cia, la di­ri­gen­te ini­ció una cam­pa­ña dis­tin­ta de la de las cua­tro ci­tas elec­to­ra­les que Po­de­mos tie­ne por de­lan­te. Se ha abier­to la puer­ta a Vis­ta­le­gre III, la asam­blea, aún sin fe­cha, de la que sal­drá un nue­vo li­de­raz­go. Lan­zar es­ta es- tra­te­gia en el ini­cio de la pre­cam­pa­ña no ha sen­ta­do bien en una par­te de Po­de­mos muy preo­cu­pa­da por unas elec­cio­nes en las que pue­den per­der —au­gu­ran las en­cues­tas— par­te de la re­pre­sen­ta­ción que con­si­guie­ron ha­ce cua­tro años. Mon­te­ro, aho­ra pie­za cla­ve en la di­rec­ción de Po­de­mos, lle­gó al par­ti­do tras las elec­cio­nes eu­ro­peas de 2015. No apa­re­ce en la fa­mo­sa fo­to de los cin­co fun­da­do­res. Su en­tra­da coin­ci­de con el mo­men­to de efer­ves­cen­cia ini­cial. “Com­par­ti­mos una re­fle­xión que te­nía­mos des­de el 15M. Más allá de se­guir re­cla­man­do a los que es­ta­ban en las ins­ti­tu­cio­nes, era el mo­men­to de ha­cer po­lí­ti­ca con nues­tras ma­nos”, di­ce Ra­fa Ma­yo­ral, tam­bién dipu­tado de Po­de­mos. Aun­que se ha­bían co­no­ci­do an­tes, su amis­tad co­men­zó en 2011, cuan­do se fun­dó la Pla­ta­for­ma de Afec­ta­dos por la Hi­po­te­ca (PAH) en Ma­drid. “Yo apor­ta­ba mis co­no­ci­mien­tos ju­rí­di­cos de abo­ga­do e Ire­ne, psicóloga, ayu­da­ba a que las fa­mi­lias se em­po­de­ra­ran”, re­la­ta.

El tra­ba­jo de Mon­te­ro lla­mó la aten­ción de Juan Car­los Mo­ne­de­ro. “Era una jo­ven lle­na de fuer­za, va­lien­te y muy com­pro­me­ti­da con la suer­te de la gen­te más gol­pea­da”, di­ce el co­fun­da­dor de Po­de­mos. Mo­ne­de­ro la in­vi­tó a su pro­gra­ma de te­le­vi­sión La Tuer­ka, en el que tam­bién par­ti­ci­pa­ba Igle­sias. Es­te es­pa­cio fue otra de las se­mi­llas de las que sur­gió Po­de­mos. Cuen­ta Mo­ne­de­ro que ya en­ton­ces vio “a un cua­dro po­lí­ti­co que po­día ha­cer mu­cho por la re­ge­ne­ra­ción en Es­pa­ña”. Así que la ani­mó pa­ra que en­tra­ra en el par­ti­do. La pro­pia Mon­te­ro ha re­co­no­ci­do que es­te en­cuen­tro fue cla­ve pa­ra que to­ma­ra la de­ci­sión de­fi­ni­ti­va de unir­se a Po­de­mos.

De aque­llos años de ac­ti­vis­mo, tan­to Ma­yo­ral co­mo Be­la­rra re­cuer­dan a una mu­jer “tra­ba­ja­do­ra, em­pá­ti­ca y com­pro­me­ti­da”. Los que ya no tra­ba­jan tan cer­ca de ella coin­ci­den en es­ta des­crip­ción. “Es bri­llan­te, muy in­te­li­gen­te”, opi­nan. Aun­que con­si­de­ran que es me­nos crea­ti­va que otros di­ri­gen­tes de Po­de­mos. Lo in­ten­ta su­plir, di­cen, con au­to­exi­gen­cia. Mon­te­ro es­tu­dia al mi­lí­me­tro ca­da uno de los pa­sos que da en su tra­ba­jo. No de­ja una lí­nea suel­ta en ca­da una de las pro­pues­tas que defiende. “Los co­mu­nis­tas nos em­po­lla­mos las co­sas”, di­ce una per­so­na que com­par­te con ella el mis­mo ori­gen: las ju­ven­tu­des co­mu­nis­tas en las que Mon­te­ro em­pe­zó a mi­li­tar con 16 años.

Era el ini­cio de los 2000 cuan­do se in­te­gró en es­te mo­vi­mien­to. Mon­te­ro era una es­tu­dian­te en el Si­glo XXI de Mo­ra­ta­laz. Un co­le­gio con­cer­ta­do de una coope­ra­ti­va de cor­te pro­gre­sis­ta en un ba­rrio obre­ro de Ma­drid don­de se crió con sus pa­dres, un em­plea­do de una em­pre­sa de mu­dan­zas y una edu­ca­do­ra. Ya des­pun­ta­ba co­mo es­tu­dian­te. Y man­tu­vo un buen ex­pe­dien­te aca­dé­mi­co.

“No es­tu­ve to­tal­men­te de acuer­do con que renunciara a su be­ca pa­ra ha­cer el doc­to­ra­do en Es­ta­dos Uni­dos y se me­tie­ra a tra­ba­jar en Po­de­mos 24 ho­ras al día”, di­ce Mo­ne­de­ro. “Ella de­cía que no po­día mar­char­se fue­ra en un mo­men­to tan im­por­tan­te pa­ra el fu­tu­ro de Es­pa­ña”. En Po­de­mos em­pe­zó des­de aba­jo. Co­la­bo­ró en el pro­gra­ma, tra­ba­jó en los círcu­los, or­ga­ni­zó ma­ni­fes­ta­cio­nes. En­tró en la di­rec­ción co­mo je­fa de ga­bi­ne­te de Igle­sias. Una vez en la eje­cu­ti­va, su tra­ba­jo y la co­yun­tu­ra acom­pa­ña­ron su as­cen­so. Las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de 2015 y 2016 pu­sie­ron a prue­ba la amis­tad de Igle­sias y Erre­jón y, por tan­to, la uni­dad en Po­de­mos. La dis­tan­cia fí­si­ca que mar­ca­ron en el Con­gre­so —de­ja­ron de sen­tar­se jun­tos en su ban­ca­da— se tra­du­jo en un abis­mo en el par­ti­do.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral em­pe­zó a ce­rrar su círcu­lo con unas po­cas per­so­nas de con­fian­za. Mon­te­ro asu­mió la por­ta­vo­cía par­la­men- En ju­nio de 2018, Mon­te­ro li­de­ró con Igle­sias la mo­ción de cen­su­ra que ter­mi­nó con el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy. Su in­ter­ven­ción par­la­men­ta­ria lan­zó un po­de­ro­so men­sa­je que per­du­ra: el re­le­vo es­ta­ba en mar­cha en Po­de­mos.

Al po­co tiem­po, tu­vo que re­ti­rar­se por el par­to pre­ma­tu­ro de sus me­lli­zos. Un mes an­tes, su pa­dre ha­bía fa­lle­ci­do. “Si al­go he apren­di­do es que la es­pe­ran­za pue­de ven­cer al más te­rri­ble de los mie­dos”, di­jo en su ac­to de re­gre­so. Vol­vía pa­ra sus­ti­tuir co­mo lí­der in­te­ri­na a Igle­sias, el pa­dre de sus hi­jos.

El 23 de mar­zo, cuan­do Igle­sias ter­mi­ne su per­mi­so de pa­ter­ni­dad, Mon­te­ro vol­ve­rá a ser la nú­me­ro dos. Una po­si­ción que pue­de cam­biar a par­tir del 28 de abril, cuan­do se cie­rren las ur­nas. “Si las ga­na­mos, o si so­mos la pri­me­ra fuer­za, ten­dre­mos que lo­grar un acuer­do de Go­bierno”, es­cri­be Igle­sias en el li­bro Nu­do Es­pa­ña (Ar­pa). “Si no, ten­dre­mos que bus­car otro ti­po de acuer­do, y allí se de­fi­ni­rá mi fu­tu­ro po­lí­ti­co”. Y el de Mon­te­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.