El re­to her­cú­leo de fre­nar al de­sier­to

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El avan­ce del de­sier­to es si­len­cio­so. Sin ape­nas tes­ti­gos, la ero­sión del sue­lo en Es­pa­ña se co­me ca­da año más cul­ti­vos y bos­ques. En las zo­nas más cas­ti­ga­das, la po­bla­ción hu­ye del cam­po a la ciu­dad en bus­ca de fu­tu­ro y opor­tu­ni­da­des. Sin em­bar­go, en uno de los ex­tre­mos más ári­dos de Eu­ro­pa —el sud­es­te in­te­rior que com­par­ten Al­me­ría, Gra­na­da y Mur­cia— ha sur­gi­do un mo­vi­mien­to pa­ra re­ver­tir es­ta cre­cien­te de­vas­ta­ción de la bio­di­ver­si­dad. El te­rri­to­rio es inmenso y abar­ca un­mi­llón de hectáreas (co­mo el te­rri­to­rio de As­tu­rias) re­par­ti­das en cin­co co­mar­cas.

Es­ta ti­tá­ni­ca ta­rea de agri­cul­to­res y em­pren­de­do­res del al­ti­plano na­ció ha­ce un lus­tro y tie­ne por de­lan­te al me­nos otros 15 años. Se tra­ta de im­pe­dir ser de­glu­ti­dos por el de­sier­to, caer víc­ti­mas de la des­po­bla­ción y tor­nar su pai­sa­je al ver­de. Su me­jor ar­ma: el desa­rro­llo de ne­go­cios gra­cias a in­ver­so­res ex­tran­je­ros y fi­lán­tro­pos pa­ra fo­men­tar la agri­cul­tu­ra re­ge­ne­ra­ti­va, que mi­ma el sue­lo y mul­ti­pli­ca su mi­cro­bio­lo­gía y ri­que­za. Y una ba­la en la re­cá­ma­ra: esa in­ver­sión, hoy de 1,3 mi­llo­nes anua­les, per­du­ra­rá al me­nos has­ta 2035, por­que el sue­lo y re­pin­tar una pos­tal pre­ci­san tiem­po.

“Ne­ce­si­tá­ba­mos Al­ve­lal [la aso­cia­ción que agru­pa a los em­pren­de­do­res], es­to sí que es agua de ma­yo”, di­ce son­rien­te la am­bien­tó­lo­ga Belén Sán­chez al pie de La Mue­la, la em­ble­má­ti­ca mon­ta­ña de Vé­lez Blan­co (Al­me­ría) en cu­ya fal­da aca­ban de re­po­blar 50.000 en­ci­nas, sa­bi­nas mo­ra y pi­nos ca­rras­co. Des­de Nai­ro­bi (Ke­nia), Tim Ch­ris­top­her­sen, je­fe de la sub­di­vi­sión de Agua Dul­ce, Tie­rra y Cli­ma de ONU Me­dio Am­bien­te, exal­ta: “Es­te pro­yec­to en Es­pa­ña ten­drá un im­pac­to­ma­si­vo que po­dría in­clu­so al­te­rar el cli­ma lo­cal, con más agua en el sue­lo y más eva­po­trans­pi­ra­ción [des­de los ár­bo­les]”.

Na­cio­nes Uni­das tie­ne el am­bi­cio­so ob­je­ti­vo de re­cu­pe­rar 350 mi­llo­nes de hectáreas de tie­rras de­gra­da­das (el ta­ma­ño de In­dia) pa­ra 2030, in­ver­sión ci­fra­da en 730.000 mi­llo­nes. El mal da­to es que 2.000 mi­llo­nes de hectáreas es­tán hoy de­gra­da­das, [dos ve­ces el ta­ma­ño de Chi­na] se­gún el Ins­ti­tu­to de Re­cur­sos Mun­dia­les. Pa­ra pa­liar­lo, la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU apro­bó la se­ma­na pa­sa­da la Dé­ca­da pa­ra la Res­tau­ra­ción de Eco­sis­te­mas, que mo­vi­li­za­rá “apo­yo po­lí­ti­co y fi­nan­cie­ro” en­tre 2021 y 2030.

Afi­na­les de 2014 laONGho­lan­de­sa Com­mon­land bus­ca­ba una zo­na en Es­pa­ña don­de re­pro­du­cir su mo­de­lo de éxi­to que ya ha­bía im­ple­men­ta­do en Su­dá­fri­ca y lue­go tras­la­dó a Aus­tra­lia. Tras re­ci­bir 21 pro­yec­tos de trans­for­ma­ción eco­ló­gi­ca y que­dar cua­tro fi­na­lis­tas (Va­len­cia, Soria, Do­ña­na y Al­me­ría), es­ta úl­ti­ma se lle­vó el ga­to al agua. La con­ser­va­cio­nis­ta As­trid Var­gas, co­no­ci­da por es­ta­ble­cer el pro­gra­ma de cría pa­ra la con­ser­va­ción del lin­ce ibé­ri­co, hi­zo la cri­ba pa­ra la ONG jun­to al his­tó­ri­co eco­lo­gis­ta Pa­co Ca­se­ro has­ta op­tar por el al­ti­plano al­me­rien­se. El mo­vi­mien­to so­cial, que ya ha­bía pren­di­do an­tes en esa pro­vin­cia an­da­lu­za da­da la gra­ve­dad de la ero­sión y la des­po­bla­ción, de­can­tó la ba­lan­za. “Ha­bía gas y Com­mon­land en­cen­dió la lla­ma”, ilus­tra la am­bien­tó­lo­ga Do­lo­res Ma­se­go­sa.

“Nos fi­ja­mos en Es­pa­ña por­que el Me­di­te­rrá­neo es­tá muy de­gra­da­do y ya en 2009 los in­for­mes de Na­cio­nes Uni­das aler­ta­ban del avan­ce de la de­fo­res­ta­ción. Bus­ca­mos un área que la gen­te qui­sie­ra trans­for­mar y aho­ra te­ne­mos la ma­yor res­tau­ra­ción del pai­sa­je de Eu­ro­pa”, en­sal­za Wi­llem Fer­wer­da, res­pon­sa­ble de Com­mon­land. Ch­ris­top­her­sen ra­ti­fi­ca que es el pro­yec­to de ma­yor ex­ten­sión en el vie­jo con­ti­nen­te, su­per­fi­cie res- tau­ra­da que Chi­na y Etio­pía mul­ti­pli­can por mu­cho.

Es­tos vi­sio­na­rios an­da­lu­ces y mur­cia­nos bus­can re­pli­car —en el nor­te y a pe­que­ña es­ca­la— La Gran Mu­ra­lla Ver­de afri­ca­na que a lo lar­go de 5.400 ki­ló­me­tros y des­de ha­ce una dé­ca­da in­ten­ta fre­nar la de­ser­ti­fi­ca­ción des­de el Sáha­ra ha­cia el sur con un gran bos­que de 15 ki­ló­me­tros de an­cho y pro­yec­tos de desa­rro­llo ru­ral en el Sahel. Son 250 em­pren­de­do­res, in­ves­ti­ga­do­res y es­pí­ri­tus in­quie­tos que for­man la aso­cia­ción Al­ve­lal pa­ra desa­rro­llar ne­go­cios al­ter­na­ti­vos y sos­te­ni­bles.

A es­ca­sos ki­ló­me­tros del de­sier­to de Los Co­lo­ra­dos y jun­to al Geo­par­que del Cua­ter­na­rio de

Pa­ra ce­rrar el círcu­lo ho­lís­ti­co de la di­ver­si­dad de cul­ti­vos es ne­ce­sa­rio el pas­to­reo ex­ten­si­vo. La ga­na­de­ra San­tia­ga Sán­chez tie­ne un mi­llar de ove­jas y co­mer­cia­li­za el cordero se­gu­re­ño eco­ló­gi­co, un 25% más ca­ro que el con­ven­cio­nal. “Apar­te de las ven­ta­jas me­dioam­bien­ta­les, a los clien­tes que me vi­si­tan les ex­pli­co que co­men car­ne li­bre de hor­mo­nas, trans­gé­ni­cos y an­ti­bió­ti­cos. Les ha­blo cla­ri­to”, en­fa­ti­za.

Sán­chez ad­mi­te la di­fi­cul­tad de trans­mi­tir las ven­ta­jas de la car­ne eco­ló­gi­ca al con­su­mi­dor y los pro­ble­mas de dis­tri­bu­ción de los ga­na­de­ros. Sin em­bar­go, cuan­do cap­ta un clien­te, lo fi­de­li­za con la men­sa­je­ría por co­rreo, que le per­mi­te ser­vir a Ga­li­cia en pa­que­tes re­fri­ge­ra­dos y en me­nos de 24 ho­ras atra­ve­san­do el país.

Al­ve­lal quie­re sa­car par­ti­do a los mi­llo­nes de tu­ris­tas que ca­da año vi­si­tan la cos­ta en­tre Be­ni­dorm y Mar­be­lla, pa­ra ofre­cer­les una vi­si­ta al in­te­rior a tra­vés de la gas­tro­no­mía. Has­ta aho­ra, los vi­si­tan­tes ape­nas ha­cían bre­ves in­cur­sio­nes pa­ra vi­si­tar cue­vas co­mo la de Los Le­tre­ros, con pin­tu­ras ru­pes­tres de­cla­ra­das Pa­tri­mo­nio Mun­dial por la Unesco. Y pa­ra rom­per es­ta iner­cia, Al­ve­lal ha fir­ma­do un acuer­do con la Fun­da­ción TUI [pri­mer ope­ra­dor de tu­ris­mo]. “Es un pro­yec­to que en­tra más por la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.