Eu­ro­pa bus­ca re­con­ci­liar­se con su vio­len­to pa­sa­do del si­glo XX

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

¿Qué tie­nen en co­mún los res­tos de fu­si­la­dos tras la Gue­rra Ci­vil ex­hu­ma­dos en 2016 y 2017 en el ce­men­te­rio de Gua­da­la­ja­ra con las fosas de gue­rri­lle­ros an­ti­co­mu­nis­tas de los años cua­ren­ta en el cam­po­san­to mi­li­tar de Po­waz­ki, en Var­so­via, o con las de las víc­ti­mas de la ma­sa­cre de Sre­bre­ni­ca, en Bos­nia, en 1995? Que cuan­do un país se en­fren­ta a la me­mo­ria de su pa­sa­do vio­len­to re­sul­ta inevi­ta­ble de­ci­dir, por trau­má­ti­co que sea, qué ha­cer con las fosas co­mu­nes, pro­ba­ble­men­te su re­cuer­do más tan­gi­ble. “In­clu­so no ha­cer na­da ya es una de­ci­sión”, co­men­ta el an­tro­pó­lo­go del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC) Fran­cis­co Fe­rrán­diz, quien ha es­cri­to, jun­to a la pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de War­wick (In­gla­te­rra) Ma­ri­jeH­ris­to­va, un ar­tícu­lo com­pa­ran­do esos tres ca­sos: los en­co­na­dos de­ba­tes pú­bli­cos so­bre el pa­sa­do fran­quis­ta, la ins­tru­men­ta­li­za­ción de la re­sis­ten­cia an­ti­co­mu­nis­ta en Po­lo­nia y las he­ri­das que aún su­pu­ran en Bos­nia, por más que se le apli­quen re­ce­tas de jus­ti­cia in­ter­na­cio­nal y de­re­chos hu­ma­nos.

“En Es­pa­ña no so­mos unos lo­cos por dis­cu­tir es­tos te­mas, sino que for­ma­mos par­te de un pro­ce­so glo­bal”, aña­de Fe­rrán­diz. De he­cho, su ar­tícu­lo, que es­tá a pun­to de ser edi­ta­do den­tro del li­bro Re­pen­sar el pa­sa­do: La me­mo­ria (trans)cul­tu­ral eu­ro­pea (Dy­kin­son), se en­mar­ca en una in­ves­ti­ga­ción más am­plia, fi­nan­cia­da por la Co­mi­sión Eu­ro­pea con ca­si 2,5 mi­llo­nes de eu­ros. En su cur­so, una vein­te­na de his­to­ria­do­res, an­tro­pó­lo­gos y po­li­tó­lo­gos de seis uni­ver­si­da­des y cen­tros de in­ves­ti­ga­ción eu­ro­peos bus­can, es­tu­dian­do las fosas co­mu­nes y otros hitos co­mo los mu­seos de gue­rra, una al­ter­na­ti­va teó­ri­ca y prác­ti­ca pa­ra con­tra­rres­tar las cre­cien­tes “con­cep­cio­nes po­lí­ti­cas e iden­ti­ta­rias com­ba­ti­vas y an­ta­gó­ni­cas fren­te a las que la me­mo­ria cul­tu­ral eu­ro­pea pa­re­ce en oca­sio­nes im­po­ten­te”, se­gún los pro­mo­to­res del pro­yec­to. Es de­cir, me­mo­rias ba­sa­das más en el mi­to que en los he­chos y que exa­cer­ban el ul­tra­na­cio­na­lis­mo.

Es­ta úl­ti­ma for­ma de mi­rar al pa­sa­do es la que los teó­ri­cos lla­man an­ta­gó­ni­ca, la más bá­si­ca, que pa­re­cía en re­tro­ce­so en las úl­ti­mas dé­ca­das por­que otro mo­de­lo se con­vir­tió en do­mi­nan­te: uno­más ana­lí­ti­co, el lla­ma­do cos­mo­po­li­ta, ba­sa­do en los de­re­chos hu­ma­nos y en los prin­ci­pios de ver­dad, jus­ti­cia, re­pa­ra­ción y ga­ran­tía de no re­pe­ti­ción, con las víc­ti­mas en el cen­tro de to­do. “Pe­ro des­pués de to­das las co­mi­sio­nes de la ver­dad, las re­so­lu­cio­nes de laONUy los tri­bu­na­les in­ter­na­cio­na­les re­sul­ta que es­ta­mos vol­vien­do a nue­vas for­mas de fas­cis­mo, a an­ta­go­nis­mos muy pri­ma­rios”, in­ci­de Fe­rrán­diz. De la per­ple­ji­dad por ese re­tro­ce­so na­ció en 2016 el pro­yec­to Un­rest (acró­ni­mo en in­glés de “Me­mo­ria per­tur­ba­do­ra y cohe­sión so­cial en la Eu­ro­pa trans­na­cio­nal”), que con­clui­rá es­te año.

“Eu­ro­pa ne­ce­si­ta por fin ha­cer las pa­ces con su pa­sa­do vio­len­to”, se­ña­la la an­tro­pó­lo­ga so­cial de la Es­cue­la de Es­tu­dios Su­pe­rio­res en Cien­cias So­cia­les de Pa­rís Eli­sa­beth Ans­tett. Miem­bro del con­se­jo con­sul­ti­vo de Un­rest, de­ta­lla que se tra­ta de cons­truir “es­pa­cios so­cia­les, cul­tu­ra­les, pe­da­gó­gi­cos” don­de sea po­si­ble el aná­li­sis crí­ti­co. Por­que, ad­vier­te, en tiem­pos de no­ti­cias fal­sas y ex­tre­mis- mos, “no hay tan­ta gen­te con ac­ce­so a he­chos do­cu­men­ta­dos y no so­lo sen­ti­mien­tos per­so­na­les o co­lec­ti­vos”. Así, co­mo pun­to de par­ti­da del pro­yec­to, crea­ron una es­pe­cie de ter­ce­ra vía teó­ri­ca, la ago­nís­ti­ca, ba­sa­da en “au­men­tar la ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca pa­ra que El pro­yec­to Un­rest tie­ne un so­cio no aca­dé­mi­co: la com­pa­ñía de tea­tro es­pa­ño­la Mi­mo­mi­cón, en­ca­be­za­da por Lai­la Ri­poll y Ma­riano Llo­ren­te, que es­tre­nó en 2017

un mon­ta­je en torno a la his­to­ria de dos mu­je­res en bus­ca de la me­mo­ria de su abue­lo, que les lle­va­rá de San­tan­der a Bos­nia.

La Co­mi­sión Eu­ro­pea tam­bién ha fi­nan­cia­do otros pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción vin­cu­la­dos a la me­mo­ria y la cul­tu­ra. Por ejem­plo, Tra­ces, en el que aca­dé­mi­cos, ar­tis­tas y tra­ba­ja­do­res cul­tu­ra­les de No­rue­ga, Ale­ma­nia, Ita­lia, el Reino Uni­do y Po­lo­nia, en­tre otros paí­ses, in­ves­ti­gan nue­vas ma­ne­ras de trans­mi­tir a tra­vés del ar­te la he­ren­cia más trau­má­ti­ca, del Ho­lo­caus­to al pa­sa­do co­lo­nia­lis­ta o al te­rro­ris­mo en Ir­lan­da del Nor­te. pue­dan co­exis­tir, den­tro de unos lí­mi­tes le­ga­les y de res­pe­to, dis­tin­tas­me­mo­rias”, ex­pli­ca Fe­rrán­diz. La idea era es­tu­diar si “pue­de ser una so­lu­ción pa­ra Eu­ro­pa a me­dio pla­zo”, abun­da.

La ta­rea de su equi­po era ana­li­zar qué ti­po de me­mo­ria pre­do­mi­na en tres con­tex­tos di­fe­ren­tes. Vie­ron que en Po­lo­nia un dis­cur­so ofi­cial cos­mo­po­li­ta, de de­re­chos hu­ma­nos y jus­ti­cia, ocul­ta otro an­ta­gó­ni­co. Ello se pue­de ver en el uso por el Go­bierno con­ser­va­dor de los lla­ma­dos sol­da­dos mal­di­tos —gue­rri­lle­ros que en 1945, tras el fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, si­guie­ron lu­chan­do con­tra el co­mu­nis­mo— co­mo “mi­to fun­da­cio­nal”, con­vir­tien­do en hé­roes in­clu­so a cri­mi­na­les de gue­rra, ex­pli­ca Hris­to­va.

En Bos­nia, es­tos es­pe­cia­lis­tas po­nen el ejem­plo de la po­lé­mi­ca en 2011 por la cons­truc­ción de una igle­sia or­to­do­xa cer­ca de las tum­bas de par­te de los 8.000 mu­sul­ma­nes ase­si­na­dos por tro­pas ser­bias en Sre­bre­ni­ca. Lo usan pa­ra ex­pli­car có­mo, pe­se a que la pos­gue­rra en ese país se desa­rro­lló ba­jo el pa­ra­guas de la ONU, con con­de­nas a cri­mi­na­les y ac­tos de re­pa­ra­ción, la prác­ti­ca lo­cal si­gue sien­do muy an­ta­gó­ni­ca.

Res­pec­to a Es­pa­ña re­la­tan un pro­ce­so de aba­jo arri­ba, con gru­pos so­cia­les que se re­vol­vie­ron con­tra el dis­cur­so de la Tran­si­ción del “ol­vi­do cons­cien­te”, pro­vo­can­do co­mo reac­ción la ley de me­mo­ria his­tó­ri­ca de 2007. Pe­se a los agrios de­ba­tes, Fe­rrán­diz des­cri­be “una con­vi­ven­cia de mo­de­los con ma­yor fuer­za del cos­mo­po­li­tis­mo”.

En los pró­xi­mos me­ses lle­ga­rán las con­clu­sio­nes de Un­rest. Fe­rrán­diz ade­lan­ta que ha­brá que se­guir es­tu­dian­do, ya que las reali­da­des son te­rri­ble­men­te com­ple­jas y cam­bian­tes. Mien­tras, re­cla­ma que sus co­no­ci­mien­tos se apro­ve­chen en po­lí­ti­cas pú­bli­cas: “Cuan­do nos lla­man las ins­ti­tu­cio­nes siem­pre va­mos. No te­ne­mos la ra­zón, pe­ro po­de­mos diag­nos­ti­car pro­ble­mas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.