La otra fa­mi­lia de Car­los de In­gla­te­rra

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Co­mo hi­jo ma­yor de Ca­mi­lla de Cor­nua­lles y pe­rio­dis­ta gas­tro­nó­mi­co muy co­no­ci­do en In­gla­te­rra, Tom Par­ker Bow­les no es ajeno a la aten­ción me­diá­ti­ca, pe­ro en las úl­ti­mas se­ma­nas su nom­bre ha apa­re­ci­do en los pe­rió­di­cos por un mo­ti­vo di­fe­ren­te: un ama­go de es­cán­da­lo re­la­cio­na­do con un ne­go­cio de cor­te­zas de cer­do que co­fun­dó en 2011 jun­to a dos ami­gos. Mr Trot­ter’s Great Bri­tish Pork Crac­kling, que así se lla­ma el pro­duc­to, se pre­cia­ba de su tra­za­bi­li­dad: las cor­te­zas se ela­bo­ra­ban so­lo con cer­dos de gran­jas bri­tá­ni­cas cer­ti­fi­ca­das en bie­nes­tar ani­mal. Pe­ro, se­gún ha pu­bli­ca­do The Ti­mes, la em­pre­sa se ha vis­to for­za­da a ad­mi­tir que, de un tiem­po a es­ta par­te, uti­li­za so­bre to­do cer­dos ex­tran­je­ros: en con­cre­to, da­ne­ses, ale­ma­nes y ho­lan­de­ses. Par­ker Bow­les ha in­ten­ta­do dar car­pe­ta­zo al asun­to con un tuit don­de ex­pli­ca que, pre­ci­sa­men­te, aban­do­nó el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de Mr Trot­ter’s a prin­ci­pios del año pa­sa­do “por­que ya no po­día­mos ga­ran­ti­zar un su­mi­nis­tro re­gu­lar de cor­te­zas de cer­dos cria­dos al ai­re li­bre en Gran Bre­ta­ña”.

Es­tá más que acos­tum­bra­do a li­diar con po­lé­mi­cas. En una en­tre­vis­ta en The Lady don­de le pre­gun­ta­ron qué era lo más des­agra­da­ble que le ha­bían lla­ma­do, con­tes­tó: “No hay na­da que pue­da ofen­der­me. Me han di­cho de to­do”.

En 1999, el ta­bloi­de News of the World pu­bli­có su fo­to en por­ta­da con el ti­tu­lar: “Es­te es el hi­jo de Ca­mi­lla pues­to de co­caí­na”, y la BBC ase­gu­ró que el prín­ci­pe Car­los ha­bía te­ni­do que lla­mar­le al or­den an­te su su­pues­to con­su­mo de dro­gas. Y en va­rias oca­sio­nes ha con­ta­do que, cuan­do a prin­ci­pios de los años no­ven­ta sa­lió a la luz la re­la­ción ex­tra­ma­ri­tal de Ca­mi­lla con el prín­ci­pe Car­los, él y su her­ma­na, Lau­ra Lo­pes (am­bos son hi­jos del ofi­cial re­ti­ra­do An­drew Par­ker Bow­les, con quien la du­que­sa es­tu­vo ca­sa­da de 1973 a 1995), ju­ga­ban a spot the pap (lo­ca­li­za al pa­pa­ra­zi). “Mi ma­dre te­nía unos pris­má­ti­cos y nos sen­tá­ba­mos arri­ba di­cien­do: ‘ ¿Cuán­tos hay?’. Los en­con­tra­bas por­que el sol se re­fle­ja­ba en sus len­tes. Du­ran­te unos dos años fue to­tal­men­te nor­mal te­ner cin­co pa­pa­ra­zis en­tre los ar­bus­tos”, ex­pli­có en The Guar­dian en 2006.

Ade­más de es­ta no­to­rie­dad ex­tra­cu­rri­cu­lar, el hi­jas­tro del fu­tu­ro mo­nar­ca (que es, al mis­mo tiem­po, su ahi­ja­do), de 44 años, se ha la­bra­do una me­re­ci­da fa­ma en su país co­mo pe­rio­dis­ta cu­li­na­rio. Crí­ti­co de res­tau­ran­tes en The Mail on Sun­day y co­la­bo­ra­dor de Es­qui­re, en­tre otros me­dios, ha ga­na­do pre­mios, ha pu­bli­ca­do ocho li­bros, y ha par­ti­ci­pa­do co­mo juez en con­cur­sos te­le­vi­si­vos de co­ci­na co­mo Mas­te­rChef. En las en­tre­vis­tas sor­pren­de por una cier­ta irre­ve­ren­cia y por su ten­den­cia a la au­to­crí­ti­ca; ha afir­ma­do, por ejem­plo, que su pa­so por Eton y Ox­ford fue “to­tal­men­te me­dio­cre”. Tam­po­co evi- otro de la de­sin­te­gra­ción de sus fa­mi­lias.

Ade­más, se­gún le con­tó a la au­to­ra un ami­go de los her­ma­nos Par­ker Bow­les, Lau­ra in­clu­so se en­ca­ra­ba con el prín­ci­pe Car­los cuan­do es­te te­le­fo­nea­ba a Ca­mi­lla a su ca­sa: “Co­gía otra ex­ten­sión y le gri­ta­ba: ‘¿Por qué no pa­ras de lla­mar a ma­má y de­jas en paz a nues­tra fa­mi­lia?”. ta las pre­gun­tas so­bre Ca­mi­lla, a quien de­fi­ne co­mo una ma­dre ejem­plar, “que nun­ca juz­ga”. “Lo que más­me ca­brea es cuan­do al­guien que no la co­no­ce di­ce que ha si­do una ma­la ma­dre”, con­tó en 2006 a The Te­le­graph. En cuan­to a su pa­dras­tro, al que lla­ma Sir y afir­ma “ado­rar”, con­si­de­ra que se­rá un rey ex­ce­len­te. En 2005, Par­ker Bow­les se ca­só con la pe­rio­dis­ta de mo­da Sa­ra Buys en una ce­re­mo­nia que tu­vo en­tre sus in­vi­ta­dos —ade­más de a sus her­ma­nas­tros—, a Mick Jag­ger o Hugh Grant. Son pa­dres de una ni­ña y un ni­ño na­ci­dos en 2007 y 2010, aun­que en enero del año pa­sa­do se pu­bli­có que el ma­tri­mo­nio atra­ve­sa­ba una gra­ve cri­sis.

Su her­ma­na Lau­ra, co­mi­sa­ria de ar­te, de 41 años, tie­ne un per­fil mu­cho más ba­jo; tan­to, que al­gu­nos me­dios se re­fie­ren a ella co­mo “la her­ma­nas­tra se­cre­ta”. Su exis­ten­cia es­tá muy le­jos de ser un se­cre­to, pe­ro Lau­ra es mu­cho más dis­cre­ta y me­nos in­cli­na­da a dar ti­tu­la­res que su her­mano. Es­tu­dió en Ox­ford, fue be­ca­ria en el Mu­seo Gug­gen­heim de Ve­ne­cia, y en 2005 abrió su pro­pia ga­le­ría, Ele­ven Fi­ne Art, que di­ri­gió du­ran­te una dé­ca­da.

La hi­ja de Ca­mi­lla es ma­dre de tres hi­jos, fru­to de su ma­tri­mo­nio con Harry Lo­pes, un aris­tó­cra­ta con un cu­rio­so cu­rrícu­lo: es CEO y fun­da­dor de una em­pre­sa de ener­gías re­no­va­bles, de jo­ven fue mo­de­lo de Cal­vin Klein, y es hi­jo y nie­to de ba­ro­nes. Su hi­ja ma­yor, Eli­za, fue una de las da­mi­tas de ho­nor en la bo­da de los du­ques de Cam­brid­ge.

Si hoy Tom y Lau­ra no tie­nen un tí­tu­lo no­bi­lia­rio, o no ocu­pan un pa­pel más re­le­van­te en el or­ga­ni­gra­ma real, no hay que bus­car los mo­ti­vos en es­tas ren­ci­llas del pa­sa­do. Lo ex­pli­có Tom sin nin­gu­na acri­tud en Good Mor­ning Bri­tain el pa­sa­do di­ciem­bre: “No­so­tros so­mos los hi­jos ple­be­yos. Es­ta­mos a un la­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.