Es­cep­ti­cis­mo en las ca­lles an­te el plan de tran­si­ción

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Na­da más co­no­cer­se la no­ti­cia de que Ab­de­la­ziz Bu­te­fli­ka re­nun­cia­ba a su quin­to man­da­to en el cen­tro de Argel so­na­ron los pi­tos de los co­ches. Pe­ro en­se­gui­da, las re­des so­cia­les, don­de se han con­vo­ca­do las pro­tes­tas con­tra el ré­gi­men, apa­re­cie­ron cien­tos de men­sa­jes que ex­pre­sa­ban es­cep­ti­cis­mo e in­dig­na­ción. La in­dig­na­ción fue to­man­do cuer­po en for­ma de con­vo­ca­to­rias pa­ra otra gran ma­ni­fes­ta­ción con­tra el ré­gi­men, el vier­nes 15 de mar­zo. Si la con­vo­ca­to­ria tie­ne el mis­mo éxi­to que las pre­ce­den­tes se tra­ta­ría de la cuar­ta pro­tes­ta de di­men­sio­nes his­tó­ri­cas ele­va­das en to­do el país con­tra Bu­te­fli­ka y su ré­gi­men en so­lo un mes. Ca­da pro­tes­ta fue ma­yor que la an­te­rior.

La ma­yo­ría de los in­ter­nau­tas coin­ci­dían en afir­mar que la ofer­ta de Bu­te­fli­ka era más o me­nos la mis­ma que ofre­ció ha­ce una se­ma­na des­de Gi­ne­bra y que el pue­blo re­cha­zó: la con­vo­ca­to­ria de unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das en me­nos de un año a las que Bu­te­fli­ka no iba a con­cu­rrir co­mo can­di­da­to.

Lou­nès Gue­ma­che, di­rec­tor del si­tio di­gi­tal TSA, el más leí­do del país, in­di­ca­ba: “Es­to es­tá muy le­jos de la de­man­da del pue­blo. Bu­te­fli­ka es­tá or­ga­ni­zan­do una fal­sa re­ti­ra­da del po­der. Es una fal­sa tran­si­ción ges­tio­na­da por el po­der”. El aná­li­sis ofre­ci­do por su me­dio se­ña­la: “Bu­te­fli­ka pro­po­ne una ver­sión ace­le­ra­da de la tran­si­ción que ya ha­bía propuesto sin éxi­to ha­ce una se­ma­na”.

El hu­mo­ris­ta Kamel Ab­dat tui­teó: “Bu­te­fli­ka no ha he­cho más que re­for­mu­lar la car­ta de la se­ma­na pa­sa­da. (…) El úni­co cam­bio es la per­so­na que le ha re­dac­ta­do la car­ta. El nue­vo au- si­vas que vie­nen a par­tir de aho­ra es pro­ba­ble que veamos có­mo la mo­vi­li­za­ción ciu­da­da­na in­ten­ta evi­tar un se­gun­do se­cues­tro.

El cuar­to es el si­len­cio de lo que tan a me­nu­do lla­ma­mos la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Pa­ra lo que nos tie­nen acos­tum­bra­dos, tan­to Ma­cron co­mo Trump han si­do bas­tan­te dis­cre­tos. Seguro que es­tos días la ac­ti­vi­dad di­plo­má­ti­ca res­pec­to a Argelia ha si­do fre­né­ti­ca pe­ro es un acier­to que, aun­que so­lo sea por una vez, se ha­ya evi­ta­do la ten­ta­ción de ha­cer po­lí­ti­ca ex­te­rior a gol­pe de tuit. Los ar­ge­li­nos lo hu­bie­ran in­ter­pre­ta­do co­mo una in­je­ren­cia no desea­da y es muy pro­ba­ble que el es­pal­da­ra­zo de los lí­de­res in­ter­na­cio­na­les a una u otra par­te se hu­bie­ra gi­ra­do en con­tra de aquel a quien pre­ten­die­sen apo­yar.

El 11 de mar­zo que­da­rá gra­ba­do en la me­mo­ria de los ar­ge­li­nos co­mo otro de los días his­tó­ri­cos de un país que, an­te to­do, es com­ba­ti­vo y or­gu­llo­so. No obs- tor vez es más in­te­li­gen­te y más su­til”. El in­ter­nau­ta Inal Ah­med se­ña­la­ba: “Bu­te­fli­ka y su clan ya ha­bía pe­di­do un año más. Y el pue­blo lo re­cha­zó. Aho­ra nos jo­den y ob­tie­ne un año más de fuer­za”. Se tra­ta de “una tran­si­ción ges­tio­na­da por el sis­te­ma”, re­su­mía el pe­rio­dis­ta Kha­led Dra­re­ni. El repu­tado hu­mo­ris­ta gráfico Ali Di­lem di­bu­jó a Bu­te­fli­ka en su si­lla de rue­das di­cien­do que en lu­gar de pos­tu­lar­se pa­ra un quin­to man­da­to de cin­co años ha­rá un cuar­to man­da­to de 10 años.

En las re­des so­cia­les ya se es­ta­ba ba­ra­jan­do es­tos días qué nom­bres po­drían in­te­grar un hi­po­té­ti­co co­mi­té de sa­bios pa­ra pi­lo­tar la tran­si­ción. Una de las per­so­nas más ci­ta­das es el abo­ga­do Mus­ta­fa Bou­cha­chi, an­ti­guo pre­si­den­te de la Li­ga Ar­ge­li­na de De­fen­sa de De­re­chos del Hom­bre y uno de los más cé­le­bres opo­si­to­res al quin­to man­da­to. Bou­cha­chi va­lo­ró ayer la no­ti­cia: “Es una vic­to­ria par­cial del pue­blo ar­ge­lino. Pe­ro las de­ci­sio­nes to­ma­das no res­pon­den a las reivin­di­ca­cio­nes del pue­blo: elec­cio­nes trans­pa­ren­tes, un Go­bierno de tran­si­ción for­ma­do por per­so­na­li­da­des ele­gi­das por el pue­blo”.

Los partidos de la opo­si­ción no tie­nen mu­cha fuer­za en Argelia. Y me­nos aho­ra, des­pués de que la gran ma­ni­fes­ta­ción del 22 de mar­zo, la que rom­pió el mu­ro del mie­do, fue­ra or­ga­ni­za­da sin la pre­sen­cia de mu­chos de ellos. No obs­tan­te, va­rios di­ri­gen­tes opo­si­to­res se ex­pre­sa­ron en con­tra de la pro­pues­ta de Bu­te­fli­ka. Así, At­ma­ne Ma­zouz, dipu­tado del RCD, se­ña­ló: “Bu­te­fli­ka vio­la la Cons­ti­tu­ción de nue­vo. El man­da­to del pre­si­den­te so­lo pue­de pro­lon­gar­se en un so­lo ca­so: el es­ta­do de gue­rra”.

A pri­me­ras ho­ras de la no­che, la te­le­vi­sión pú­bli­ca di­fun­dió nue­vas imágenes de Bu­te­fli­ka en las que se veía al has­ta ayer al pri­mer mi­nis­tro, Ah­med Ou­yahia, pre­sen­tan­do su di­mi­sión. Una vez más, el pre­si­den­te no men­cio­na pa­la­bra al­gu­na. Al­can­za a mo­ver la mano de­re­cha, eso sí, cuan­do Ou­yahia le ofre­ce la su­ya pa­ra sa­lu­dar­lo.

Has­ta aho­ra, el le­ma que im­pe­ra­ba en to­das las pro­tes­tas era muy cla­ro: “No al quin­to man­da­to”. Aho­ra, hay quie­nes pro­po­nen: “No a la pro­lon­ga­ción del cuar­to man­da­to”. tan­te, la for­ma en que se aca­be re­cor­dan­do de­pen­de­rá de lo que su­ce­da a par­tir de aho­ra. Hay al­go que es seguro: los que hoy acu­mu­lan el po­der ha­rán to­do lo po­si­ble pa­ra re­te­ner­lo, aun­que ten­gan que ha­cer sa­cri­fi­cios y cam­bios par­cia­les. Tam­bién es muy pro­ba­ble que los que en al­gún mo­men­to se han vis­to apar­ta­dos in­ten­ten re­cu­pe­rar te­rreno o sal­dar cuen­tas con los ri­va­les. Lo que es­tá me­nos cla­ro es si el mo­vi­mien­to eman­ci­pa­dor ten­drá su­fi­cien­te fuer­za pa­ra que evi­tar que los cam­bios sean me­ra­men­te cos­mé­ti­cos. Pe­ro no es me­nos cier­to que ha­ce ape­nas unos me­ses ca­si na­die ha­bría da­do ve­ro­si­mi­li­tud a un es­ce­na­rio co­mo el que aca­ba de abrir­se. La sa­ga ar­ge­li­na to­da­vía no ha ter­mi­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.