“Con Bo­ris me une el de­sa­lien­to ha­cia el plan de sa­li­da de la UE”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Jo John­son (Lon­dres, 47 años) es el ne­ga­ti­vo de su her­mano, el ex­tra­va­gan­te eu­ro­es­cép­ti­co Bo­ris. La mis­ma ca­be­lle­ra ru­bia, pe­ro pul­cra­men­te pei­na­da. Un fí­si­co espigado fren­te a la ten­den­cia a ex­pan­dir­se. Dos ca­ba­lle­ros edu­ca­dos en Eton y Ox­ford. Bo­ris, en­tre­ga­do al po­pu­lis­mo. Jo, proeu­ro­peo por con­vic­ción y sen­ti­do de la ló­gi­ca. El uno bra­ma por un Bre­xit a las bra­vas, el otro desea­ría un nue­vo re­fe­rén­dum. “Te­nía­mos ya to­das las ven­ta­jas de per­te­ne­cer a la UE y nin­gu­na de las des­ven­ta­jas. ¿Có­mo po­día no gus­tar­nos esa si­tua­ción?”, se pre­gun­ta.

Pre­gun­ta. Di­mi­tió de su pues­to en el Go­bierno pa­ra ex­pre­sar su re­cha­zo al plan del Bre­xit. En eso coin­ci­de con su her­mano.

Res­pues­ta. Nos une un fra­ter­nal de­sa­lien­to ha­cia ese plan. Pen­sa­mos que se tra­ta del peor re­sul­ta­do po­si­ble. Es un fra­ca­so a la ho­ra de ob­te­ner cual­quier be­ne­fi­cio del Bre­xit. Nos con­du­ce a una te­rri­ble re­la­ción con la UE que va a ser desas­tro­sa pa­ra el Par­ti­do Con­ser­va­dor y un re­sul­ta­do te­rri­ble pa­ra el país. P. ¿Se si­guen ha­blan­do? R. Por su­pues­to. No es­ta­mos de acuer­do en el Bre­xit, pe­ro se­gui­mos muy cer­ca co­mo her­ma­nos, y nos preo­cu­pa­mos el uno por el otro.

P. ¿Con­ti­núa pen­san­do que la me­jor solución a es­te em­bro­llo se­ría un nue­vo re­fe­rén­dum?

R. Ne­ce­si­ta­mos te­ner más con­fian­za en no­so­tros mis­mos co­mo de­mo­cra­cia. Si no com­prue­bas el es­ta­do de la opi­nión pú­bli­ca de un mo­do for­mal es que te has ren­di­do. Ya no so­mos una de­mo­cra­cia, so­mos otra co­sa. En cual­quier ca­so, no se tra­ta de for­zar a la ciu­da­da­nía a un nue­vo re­fe­rén­dum. De­be lle­gar­se al pun­to en el que el país vea es­ta solución co­mo el mo­do na­tu­ral de re­sol­ver es­te em­bro­llo. El Bre­xit ha si­do de­fi­ni­do des­de un prin­ci­pio co­mo un puz­le que no tie­ne una solución bue­na. Y creo que la ciu­da­da­nía de­be lle­gar por sí mis­ma a es­ta con­clu­sión, no pue­de ser im­pues­ta por el Par­la­men­to.

P. ¿Qué ha pa­sa­do con ese prag­ma­tis­mo y vo­lun­tad de com­pro­mi­so por el que el Reino Uni­do era fa­mo­so?

R. Nos es­ta­mos mo­vien­do a un ti­po de po­lí­ti­ca más allá de los he­chos y las prue­bas. Co­mo di­jo Mi­chael Go­ve du­ran­te la cam­pa­ña del re­fe­rén­dum, “ya bas­ta de ex­per­tos”. Ese pun­to de vista se ha con­so­li­da­do. Hay una es­pe­cie de an­ti­pa­tía ge­ne­ra­li­za-

R. No es­toy de acuer­do. Creo que la si­tua­ción an­te­rior al re­fe­rén­dum era per­fec­ta pa­ra el Reino Uni­do. Par­te del mer­ca­do in­te­rior sin com­par­tir mo­ne­da, y el con­trol de nues­tras fron­te­ras, sin per­te­ne­cer a Schen­gen. ¿Qué po­día no gus­tar­nos? Era un equi­li­brio es­ta­ble y sos­te­ni­ble en nues­tra re­la­ción. No me pa­re­ce que la sa­li­da fue­ra inevi­ta­ble.

P. Si su her­mano aca­ba­se li­de­ran­do el Par­ti­do Con­ser­va­dor, lo ten­dría di­fí­cil pa­ra tra­ba­jar con él...

R. Creo que es un lí­der ca­ris­má­ti­co e ins­pi­ra­dor. Lo de­mos­tró co­mo al­cal­de de Lon­dres. Su op­ti­mis­mo so­bre el Reino Uni­do cap­tu­ró el sen­tir de la gen­te. Ne­ce­si­ta­mos a al­guien que pue­da dar un nue­vo im­pul­so al país, y creo que él po­dría ha­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.